Logo Autobild.es

Cuando tener un jefe como Elon Musk se vuelve un serio problema

Elon Musk

‘X’ no remonta.

Elon Musk es una de esas personalidades fuertes que genera polémica allá por donde va. Esto es bueno en tanto en cuanto genera mucha visibilidad para las marcas a su cargo, pero la parte negativa es que no siempre es para bien. Es algo que está afectando especialmente a ‘X’, anteriormente conocida como Twitter.

Tener a Musk como jefe no tiene que ser fácil, algo que está experimentando en primera persona Linda Yaccarino, CEO de la red social, que según han publicado varios medios, está teniendo problemas y tiranteces con el dueño de manera cada vez más habitual.

Y es que no se encuentra en una buena posición, puesto que desde que Elon comprara Twitter, los anunciantes abandonaron en masa la red y, aunque han empezado a volver poco a poco, la situación no ha llegado a volver al nivel anterior.

Un ejemplo significativo es el de la Super Bowl, uno de los escenarios publicitarios más grandes del mundo: en la edición de 2024 McDonald's o YouTube redujeron su gasto en X hasta en un 55% en comparación con lo invertido el año anterior.

 

Con esta situación económica, que no es precisamente sencilla, la tensión entre Yaccarino y Musk no ha hecho más que aumentar. 

Los compañeros de Business Insider han hablado sobre el tema como Randall Peterson, profesor de conducta corporativa en la London Business School, quien ve lógico la crisis de liderazgo, porque cualquier empresa en una situación económica similar se encontraría en una tesitura parecida.

“Para Yaccarino, su reputación se ha arruinado en su propio ámbito. Su formación es en marketing y publicidad, y ese es el problema de ingresos ahora mismo. Si no es capaz de darle la vuelta, lo que le ha dado fama se convertirá en un gran interrogante”, explica.

Y es que Musk está pidiendo a la CEO que aumente los ingresos y reduzca los gastos, pero no está poniendo de su parte para ayudar a que esto suceda, especialmente en lo relativo a conseguir ingresos publicitarios.

Hace no mucho hizo unas declaraciones que fueron consideradas antisemitas, lo que provocó que anunciantes abandonaran la red social; también se saltó el Cannes Lions en 2023, que es el evento más importante de la industria publicitaria a nivel mundial, etc.

El resultado es que, según documentos internos, ‘X’ se enfrentaba a la seria posibilidad de perder hasta 75 millones de dólares en ingresos, es decir, unos 69 millones de euros, puesto que grandes anunciantes como Coca-Cola o Microsoft o bien dejaron de anunciarse en la red social o estaban pensando en dejar de hacerlo.

El fichaje de Yaccarino se llevó a cabo para formar una dupla con Musk que consiguiera sacar adelante ‘X’, pero lo cierto es que este dúo no ha funcionado como se esperaba y la que lo está pagando es la compañía.

“Todo el mundo pensaba que esto podría funcionar muy bien y el hecho de que no haya sido así es interesante. La pregunta para mí es si X simplemente está tan estropeada que nadie puede salvarla o si Yaccarino podría haberlo hecho si se le permitiese hacer lo que sabe hacer”, comenta Peterson.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.