Skip to main content

Noticia

Cómo reclamar al seguro por amaxofobia tras sufrir un accidente

Amaxofobia: cómo superar el miedo a conducir

Cómo puedes reclamar al seguro por amaxofobia tras sufrir un accidente. Es importante conocer todos los pasos y procesos a seguir.

La amaxofobia por accidente de tráfico es la alteración psíquica más común que se observa tras sufrir un accidente. Ésta se traduce en miedo o pánico a conducir, a subirse a un vehículo o incluso en utilizar el transporte público. Esta alteración del comportamiento puede traducirse también en ataques de ansiedad o de pánico, pesadillas, sudores, mareos o dificultad para respirar, entre otros. Hoy vamos a conocer, gracias a Tráfico Ayuda, a cómo puedes reclamar al seguro por amaxofobia tras sufrir un accidente.

No te pierdas: La Defensa Jurídica: una cláusula importante del seguro de coche

Todos estos síntomas pueden minar sustancialmente la calidad de vida de las personas que padecen amaxofobia, por lo que la ley exige que la indemnización por accidente de tráfico sea extensible también a estos daños. De este modo, es importante conocer cómo puedes reclamar a la compañía aseguradora por esta alteración del comportamiento.

Vídeo: Accidentes: siempre es cuestión de un segundo:

Cómo reclamar al seguro por amaxofobia

Para poder tramitar una reclamación debe existir una valoración y un seguimiento médico por parte de un profesional especializado, el cual diagnostique que se padece este trastorno y especifique en sus informes la intensidad de los síntomas y su repercusión en la calidad de vida del accidentado. En muchos casos, este tipo de secuelas no pueden ser indemnizadas porque no existe un correcto diagnóstico.

El caso de la persona que padece amaxofobia y se dedica a conducir un vehículo reviste de una mayor gravedad, por lo que se debe reclamar, además de las propias secuelas psicológicas, la incapacidad para realizar su trabajo o actividad profesional, así como por perjuicio moral por pérdida de calidad de vida. No olvidemos que la indemnización por incapacidad permanente incluye tanto las secuelas físicas como las psicológicas.

La amaxofobia puede llegar a superarse con diferentes terapias psicológicas y cognitivas-conductuales. Con este tipo de ayudas, el conductor pierde el miedo a ejercer la conducción y a solventar cualquier imprevisto que le pueda surgir en la carretera. También es importante saber que los gastos derivados de un tratamiento psicológico para curarse de esta patología son reclamables a las compañías asegurados por daños y perjuicios.

Información elaborada con datos de Tráfico Ayuda

Lecturas recomendadas