Skip to main content

Noticia

Motor

Cazada a 209 km/h porque tenía que ir al baño

Cazada Mercedes Clase G
La excusa no sirvió.

Ante cazadas por exceso de velocidad hemos visto excusas de todos los colores, pero esta apela a los más primario del ser humano, a su sentido más animal, a… tener que hacer sus necesidades. Al menos eso argumento esta conductora cuando fue pillada superando la velocidad permitida en la vía en casi 100 km/h.

Los hechos ocurrieron por la noche en Reino Unido, concretamente en la M1 en Derbyshire Constabulary:

La conductora iba al volante de un Mercedes Clase G a velocidades de entre 100-130 mph (161-209 km/h), con una velocidad media de 113 mph (182 km/h). En España estaríamos hablando de una infracción grave, pero allí lo es todavía más, puesto que la velocidad máxima a la que se puede circular es de 70 mph, es decir, de solo 113 km/h, lo que implica que en los momentos de mayor “desenfreno” la infractora llegó a superar el límite establecido hasta en 97 km/h.

Como es lógico, fue parada por la policía, a los que dijo que iba tan rápido porque tenía que ir al baño. Obviamente, no coló y, para más Inri, además la conductora solo tenía el carné de conducir provisional e iba sin ningún supervisor en el vehículo.

De acuerdo a la ley británica, los agentes confiscaron el Mercedes y para recuperarlo la conductora tendrá que pagar unas multas bastante elevadas.

Etiquetas:

Multas de tráfico

Y además