Skip to main content

Noticia

Cadillac Super Cruise: mira mamá, ¡sin manos!

Cadillac Super Cruise

Impresionante.

Vamos camino de la conducción completamente autónoma, pero por el momento tenemos que conformarnos con asistentes de conducción y, en los casos más avanzados, con sistemas semiautónomos. Puede sonar a decepción, pero no es así, de hecho algunos son realmente buenos, como se puede ver en este vídeo de los compañeros de The Drive a los mandos de un Cadillac CT6.

El sistema (el Autopilot de Cadillac, para entendernos) recibe el nombre de Cadillac Super Cruise y, básicamente, consiste en conducción manos libres. Está pensado para el uso en autovías y autopistas y consiste en un conjunto formado por radares, cámaras y sensores, lo que permite a los conductores soltar las manos del volante durante periodos largos de tiempo.

Cadillac CT6: rival del Clase S

El Super Cruise se encarga de manejar tanto el volante como los pedales de acelerador y freno, y solo pide al piloto una cosa: que no deje de tener la vista en la carretera. Esto se debe a que cuenta con el Driver Monitoring System, un sistema formado por seis luces infrarrojas que salen del volante y enfocan al conductor. Cuenta con un software que monitoriza la postura de la cara y la dirección en la que miran los ojos, permitiendo desviar la mirada hasta cinco segundos del frente.

Si se sobrepasa ese periodo de tiempo, el coche avisa de que el piloto automático se va a desactivar mediante señales sonoras, visuales e incluso por vibración del asiento. Si aún así el vehículo no detecta que el conductor retome el control del volante (lo que podría ocurrir si ha caído en un sueño profundo o ha tenido algún problema como un desmayo o infarto), el coche se para por su cuenta, activa las luces de emergencia y emite una señal de ayuda a través de OnStar.

Fuente: The Drive.

Lecturas recomendadas