Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

El BMW i3 dice su adiós definitivo cubierto de oro

BMW i3

Hace ya unos meses que BMW anunció que iba a dejar de producir el BMW i3, sin embargo, no ha sido hasta ahora cuando ha llegado el momento del adiós definitivo. Eso sí, para despedirle como se merece, la marca bávara ha decorado los últimos 18 ejemplares de modelo en un dorado que simboliza el éxito del eléctrico.

En concreto la combinación de colores deja el Galvanic Gold como tono principal de la carrocería, dejando el color negro como contraste en zonas como el capó, el techo y el portón trasero.

De hecho, toda esta tirada irá a parar a un mismo dueño, CarVia, una compañía de alquiler que los incorporará a su flota en Alemania. De esta manera, aunque el i3 cese su producción, parece que todavía estará presente en las calles durante bastante tiempo.

 

El BMW i3 se retira por la puerta grande y es que el coche eléctrico alemán ha tenido una hoja de servicio impresionante: ha estado a la venta durante ocho años y medio en un total de 74 países y durante ese tiempo ha conseguido comercializar más de un cuarto de millón de unidades.

La firma ha declarado lo siguiente: "Al comienzo de su producción en serie hace ocho años y medio, se consideraba visionario y exótico. Desde entonces, el vehículo compacto con propulsión eléctrica se ha establecido como pionero en el placer de conducir localmente libre de emisiones y la sostenibilidad holística".

El modelo de cero emisiones ha evolucionado de manera considerable durante toda su trayectoria, claro ejemplo de ello es como su autonomía pasó de los 130 kilómetros iniciales a los 310 que ofrecen los ejemplares actuales.

También ganó potencia, dinamismo y amplió su gama, desdoblándola en dos versiones, una estándar con 170 CV que lo convierte en un misil urbano. Por añadidura, aún se ofrece la versión i3s, con 184 CV y una aceleración de 0 a 50 km/h en 2,9 segundos (6,9 segundos en el 0 a 100 km/h).

Y además