Skip to main content

Noticia

Motor

BMW 3.0 CSL: vuelve el icono en forma de serie limitada a 50 unidades

BMW 3.0 CSL

Con 560 CV bajo el capó.

El apellido CSL siempre ha sido especial dentro de BMW, pero ver el nombre completo de BMW 3.0 CSL retrotrae a los años 70, en los que el modelo original dominó el Campeonato Europeo de Turismos. Ahora, por el 50 aniversario de la división M, la marca alemana lo trae de vuelta en forma de serie limitada a solo 50 unidades.

Su base es la de los M3 y M4, pero las modificaciones a las que se le ha sometido son tantas que considerarlo una variante sería un sacrilegio: diseño, aerodinámica, apartado mecánico… todo ha sido mejorado en la reedición del mítico ‘Batmóvil’.

El frontal es claramente reconocible, con la enorme parrilla de doble riñón que, eso sí, tiene un entramado específico; el paragolpes y el musculoso capó llevan a los anchos pasos de rueda, que acogen unas llantas forjadas de 20 pulgadas. Todavía más voluminosos son los pasos de rueda traseros, donde el calzado además aumenta hasta las 21 pulgadas.

 

La zaga posiblemente sea la zona más llamativa, pues combina un alerón en el techo con uno segundo sobre el maletero, con un diseño muy característico. Además, el difusor, comedido dentro de lo que cabe, aloja dos salidas de escape dobles. La guinda la pone la decoración con los colores de BMW M Motorsport, que se aplican a mano. 

Además, se ha puesto un énfasis en la ligereza del conjunto, del que la firma no da un da un dato exacto, pero sí detalla los procesos utilizados para hacer del 3.0 CSL el modelo más liviano posible.

El principal es el uso intensivo y extensivo del plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP): techo, capó, tapa del maletero, faldones delanteros y traseros, fijaciones de los paneles laterales delanteros y traseros, umbrales laterales, difusor trasero, alerón trasero y spoiler trasero están hechos de este material.

A esto se suma el alerón del techo fabricado en fibra de vidrio, el sistema de escape de titanio, que aligera unos 4,3 kilos respecto a una convencional, y el empleo de aluminio para dar forma a ciertas piezas.

560 CV de potencia

Bajo el capó se encuentra un motor conocido, el bloque 3.0 biturbo de seis cilindros ya presente tanto en el M3 como en el M4, aunque en esta ocasión potenciado a un nivel superior: desarrolla 560 CV y 550 Nm de par máximo. 

Solo puede combinarse con una caja de cambios manual de seis marchas y con un sistema de tracción trasera que dispone de diferencial M activo. La marca bávara no ha desvelado cuáles son sus prestaciones.

El resto del apartado mecánico está a la misma altura: tren de rodaje M adaptativo con amortiguadores controlados electrónicamente, dirección electromecánica M Servotronic con relación variable y sistema de frenos M carbonocerámicos, con discos de 400 mm en el eje delantero y de 380 mm en el trasero, con pinzas de seis y un pistón, respectivamente.

Por el momento se desconoce cuál es el precio del BMW 3.0 CSL y tampoco se ha desvelado cuándo empezarán a realizarse las primeras entregas.

BMW

Modelos populares

Ver todos los modelos

Etiquetas:

Coches deportivos

Y además