Logo Autobild.es

Alfa Romeo 6, la historia nunca contada de un coche de lujo incomprendido

Historia del Alfa Romeo 6

Lanzado en 1979, el Alfa Romeo 6 supuso el regreso de la marca al prestigioso segmento de las berlinas de gama alta, del que llevaba ausente más de una década. Fue el primero en equipar el motor V6 desarrollado por el ingeniero Giuseppe Busso.

La década de los 70 fue especialmente dura para la industria del automóvil. Cuando todavía no se había recuperado de la bofetada que supuso la crisis del petróleo de 1973, llegó la segunda en 1979. Esto explica que el protagonista de esta historia, el Alfa Romeo 6, tuviera que esperar hasta ese año para debutar, aunque su desarrollo comenzó mucho antes.

Tradicionalmente, Alfa Romeo ha estado siempre presente en el segmento de las berlinas de lujo. Sin embargo, durante casi todos los años 60 no contó con un representante en esta categoría. 

Hubo muchos factores detrás de esta ausencia, el principal la mencionada crisis del petróleo que, desde de 1973, hizo que los esfuerzos de la marca italiana se centraran en automóviles compactos y de bajo consumo, siguiendo la tendencia de la mayoría de los fabricantes. 

El Proghetto 119, origen del Alfa Romeo 6, comenzó a principios de la década de los 70, antes incluso, que el Alfa Romeo Alfetta. El objetivo era regresar a la categoría de las berlinas de alta gama, pero tuvo que esperar hasta 1979 para ver a la luz. El Alfetta, más modesto, estrenó muchas innovaciones mecánicas y estructurales que luego incorporó el Alfa 6.

historia del Alfa Romeo Giulia

Alfa Romeo 6, equipamiento de auténtica berlina de lujo

Historia del Alfa Romeo 6

Sin embargo, la espera mereció la pena. El Alfa Romeo 6 lucía una carrocería de cuatro puertas bastante convencional, con un diseño similar al del Alfetta. De hecho, ambos modelos compartían los paneles de las puertas, así como buena parte de las piezas.

El diseño no era especialmente aerodinámico, pero conseguía un respetable coeficiente de resistencia aerodinámica del 0,41. El habitáculo era robusto y seguro, pensado para acoger con comodidad a cuatro pasajeros. 

Llama la atención su superficie acristalada de 2,84 metros cuadrados, inmensa para su época, que cubría ofrecía una visión del 92% del contorno del coche, proporcionando, además una gran luminosidad.

Historia del Alfa Romeo 6

Al tratarse de una berlina de segmento superior, el equipamiento del Alfa Romeo 6 era muy completo. Fue el primer Alfa Romeo con dirección asistida y un referente por la ergonomía de su puesto de conducción. Todos los mandos estaban situados al alcance de la mano y su instrumentación, que incluía un reóstato para controlar la intensidad de la luz, era muy completa.

Tanto el asiento del conductor como el volante tenían regulación en altura (eléctrica en el caso del asiento). Las puertas traseras contaban con sistemas de seguridad infantil y equipaba cierre centralizado. Además, el equipamiento incluía un sistema de climatización eficaz y sencillo de utilizar, así como un termostato.

A todo esto, hay que sumar los elevalunas eléctricos, el cierre centralizado de puertas, los retrovisores exteriores eléctricos y un diferencial de deslizamiento limitado del 25% de serie, lo que hacía que el Alfa Romeo Alfa 6 tuviera un precio competitivo en comparación con otras berlinas similares de la época en las que este equipamiento solía ser un extra costoso.

El coche también se diseñó para establecer nuevos estándares de seguridad. Un ejemplo de ello era el sensor de choque en el maletero, que cortaba el suministro de combustible en caso de accidente.

El primer V6 Busso

Historia del Alfa Romeo 6

El Alfa Romeo 6 fue el primero en utilizar el motor V6 desarrollado por el ingeniero Giuseppe Busso, un motor legendario que se utilizó en varios modelos de la marca hasta 2006. 

Se trataba de un bloque V6 de 2.5 litros, construido en gran parte en aleación ligera, con dos árboles de levas en cabeza accionados por correa y alimentado por seis carburadores Dell’Orto. Producía una potencia de 156 CV a 5.600 rpm y un par motor de 224 Nm a 4.000 rpm.

La respuesta del motor, unido a su equipamiento, hizo que el Alfa Romeo 6 destacara por su agrado de conducción, gran confort y adherencia en carretera. Ofrecía un comportamiento excelente, con el toque dinámico que caracteriza a todos los vehículos de la firma de Milán. 

En definitiva, era un coche de altas prestaciones con un equipamiento y acabados lujosos para la época. Además, fue el primer modelo del fabricante italiano con carrocería totalmente galvanizada. 

Problemas de fiabilidad

Sin embargo, la galvanización resultó ser de muy baja calidad, lo que provocó que se oxidara aún más rápido que los Alfa Romeo anteriores (la marca ya era conocida por sus problemas de oxidación). 

A esto hay que añadir los problemas frecuentes con el alternador, que en los primeros modelos se estropeaba rápidamente y debía sustituirse cada pocos meses. 

En 1983, Alfa Romeo aplicó a su berlina de lujo un importante lavado de cara, sustituyendo los grupos ópticos redondos por unos faros cuadrados y añadiendo un amplio paragolpes de plástico, acorde con el gusto de la época, una nueva parrilla y nuevas molduras alrededor de los faros traseros. También se introdujeron pequeños cambios en el interior.

En cuanto al motor, los seis carburadores se sustituyeron por una inyección de combustible Bosch L-Jetronic, sin variar la potencia, y se incorporaron nuevas mecánicas: un V6 de 2.0 litros y 130 CV y un 2.5 turbodiésel de 103 CV.

La producción del Alfa Romoe 6 fue relativamente baja. Entre 1979 y 1985 se fabricaron 12.070 unidades, lo que unido a los problemas de fiabilidad y al óxido, hacen que hoy sea un coche muy raro de encontrar, sobre todo, fuera de Italia.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.