Skip to main content

Noticia

¿Cuál es mejor, Alfa Romeo 4C o Porsche 718 Boxster?

¿Cuál es mejor, Alfa Romeo 4C o Porsche 718 Boxster?

¿Cuál es mejor, Alfa Romeo 4C o Porsche 718 Boxster? Hoy vamos a comparar sobre el papel a estos dos apetecibles deportivos de propulsión y con motor en posición central trasera. Dos coches que representan a la perfección y de maneras diferentes el concepto de lo que debe ser un vehículo divertido pensado para los amantes de la conducción.

Te interesa: ¿Cuál es mejor, Alfa Romeo Stelvio o BMW X3?

¿Cuál es mejor, Alfa Romeo 4C o Porsche 718 Boxster? Si te haces esta pregunta seguramente sea porque estás interesado en adquirir un vehículo deportivo puro por concepción y no un turismo que posteriormente haya sido adaptado para que ofrezca una dinámica supuestamente deportiva. Aquí no hay trampa ni trucos: el brillante comportamiento de los candidatos de Porsche y Alfa Romeo es consecuencia de su arquitectura (motor central trasero y propulsión) y también, del trabajo de puesta a punto realizado por los ingenieros y probadores de cada marca.

Y aunque a primera vista y por lo que hemos dicho hasta ahora el Alfa Romeo 4C y el Porsche 718 Boxster pueden parecer rivales directos, decidir qué coche comprar entre estos dos vehículos dependerá fundamentalmente del uso que quieras darles. Sí que son competencia por precio, exclusividad, imagen o prestaciones, pero no tanto si atendemos a las posibilidades de equipamiento o al confort de marcha. Dos aspectos que quizá no sean los más importantes en un automóvil de este segmento, pero está claro que son los que te llevarán a tomar la decisión final a la hora de elegir uno y otro. Porque como te explicamos ahora, las diferencias en este sentido son abismales.

Porsche 718 Boxster: el comienzo de una nueva era

Al igual que sucedió con casi todas las variantes del Porsche 911 (a excepción del 911 GT3 2017), la gama de los deportivos descapotables más asequibles de la firma alemana sufrió un cambio transcendental con la introducción del actualizado Porsche 718 Boxster: el abandono de los motores atmosféricos de seis cilindros en favor de otros turboalimentados de cuatro cilindros más potentes y sobre todo, más eficientes. Algo que no gustó a muchos aficionados, pero que no ha afectado en absoluto al atractivo del Boxster, más que nada que nada porque ahora es más efectivo y rápido que antes.

Con la renovación de los propulsores, Porsche introdujo también sustanciales cambios estéticos con los que han conseguido que el 718 Boxster sea todavía más atractivo. También actualizaron el habitáculo con un nuevo sistema multimedia con un funcionamiento excelente, creando de esta forma un espacio en el que da gusto pasar horas y horas. Pero la esencia de un deportivo está, además de en su comportamiento (algo que, tratándose de un producto de Porsche, sabemos que domina), en su mecánica.

En el caso del Porsche Boxster, tienes dos opciones entre las que elegir: un 2.0 bóxer de cuatro cilindros con 300 CV de potencia y 380 Nm de par o bien, un 2.5 litros también bóxer y de cuatro cilindros con 350 CV y 420 Nm. A esto hay que sumar la posibilidad de optar entre un cambio manual y otro automático PDK de doble embrague, con el que por cierto, consigue mejores prestaciones y un menor consumo. Parte de un precio que arranca en los 61.000 euros del 718 Boxster o de los 74.000 euros en el caso del más potente, el 718 Boxster S, unas tarifas que curiosamente son sustancialmente inferiores a las de su rival en esta comparativa.

Alfa Romeo 4C: un Ferrari a escala

Chasis de fibra de carbono, un peso de menos de 1.000 kilogramos en orden de marcha, 240 CV turboalimentados, sin dirección asistida… Esta es solo una pequeña presentación del Alfa Romeo 4C, un coche que por sus características, bien podría ser calificado como un Ferrari a escala. Es más exclusivo que el Porsche con el que lo comparamos y también es más extremo en casi todos los apartados excepto en el de potencia bruta, pero lo compensa y con creces gracias a un peso 400 kg inferior al de su oponente. Sí, hay casi media tonelada de diferencia entre los dos.

Estéticamente, brilla a gran altura gracias a la magia de Alfa Romeo, que ha sabido crear un automóvil que a pesar de sus reducidas dimensiones (es casi 40 cm más corto que el 718 Boxster), desprende fuerza y deportividad por todos sus costados. En este sentido, también está por encima del Porsche, que al ser más común, llama mucho menos la atención por la calle mientras que el 4C es un auténtico imán de miradas. Y si damos el salto al interior, entenderemos rápidamente cómo es posible que pese tan poco: lo primero que ves es su chasis de fibra de carbono y que carece prácticamente de cualquier elemento de confort, lo que marca diferencias con respecto a su oponente.

Dinámicamente, el Alfa Romeo 4C es más radical que el Porsche 718 Boxster gracias a su menos peso, a la ausencia de dirección asistida o a unas suspensiones muy enérgicas que sujetan muy bien el coche pero que, al mismo tiempo, transmiten al usuario cada imperfección de la calzada. Solo hay un motor disponible (un cuatro cilindros en línea con 1.7 litros, 241 CV y 350 Nm) y un único cambio, una caja automática de doble embrague. En cuanto a las carrocerías, puedes optar por el coupé, que parte de unos 66.000 euros, o bien por el 4C Spider, en cuyo caso deberás desembolsar alrededor de 80.000 euros. Esto significa que el 4C coupé es unos 5.000 euros más caro que el 718 Boxster, mientras que el 4C Spider cuesta casi 5.000 euros más que el más potente 718 Boxster S.

Conclusión: todo depende de lo que busques

¿Pretendes usarlos a diario o solo quieres utilizarlos en ocasiones especiales? Es que dependiendo de esa respuesta, la recomendación es muy distinta. Porque como hemos dicho, el Alfa Romeo es una pieza extremadamente radical y tremendamente exclusiva por sus características, pero está a años luz en materia de confort y usabilidad si lo comparamos con el Porsche 718 Boxster, que a su lado parece una berlina de representación. Ojo, que con esto no queremos decir que el Porsche no sea deportivo, que lo es y mucho, simplemente que el Alfa es más radical. Así que si buscas un modelo prestacional descapotable o coupé que sea especial, poco visto y con el que salir a dar una vuelta en fin de semana, el italiano podría ser tu mejor opción. Y si por el contrario tienes intención de usarlo en más circunstancias, no estás dispuesto a renunciar a cierto nivel de confort o no puedes vivir sin los últimos avances en materia de conectividad, no hay duda de la elección más seguro sería el Porsche.

Lecturas recomendadas

Y además