Noticia

A3 Sportback g-tron: lo último de Audi se mueve por gas

Susana Viñuela

02/03/2013 - 10:30

Audi presenta el Audi A3 Sportback g-tron, un modelo de propulsión con gas que se alimentará de un combustible que la propia marca producirá en Alemania.

Audi presenta el Audi A3 Sportback g-tron, un modelo de propulsión con gas. Tras anunciar la presentación el el próximo Salón de Ginebra 2013 del Audi A3 e-tron, un modelo enchufable, ahora nos sorprende con este modelo cinco puertas compacto que puede utilizar un combustible neutro en emisiones de CO2, el Audi e-gas. Dicho combustible se producirá próximamente en la instalación Audi e-gas que se está ultimando en Werlte, Alemania.

El proyecto viene de más atrás. Hace meses, Audi anunció la llegada del Audi A3 Sportback TCNG,  una versión basada en el Audi A3 Sportback 1.4 TSI  pero que puede funcionar indistintamente con gasolina o con lo que en la marca denominan Audi e-gas, un tipo de gas sintético que se fabrica utilizando energía procedente de fuentes renovables. En modo gas es capaz de recorrer más de 400 kilómetros, y con gasolina cubre otros 780 kilómetros, de manera que tiene una autonomía conjunta propia de un A3 con motor TDI.

El motor del Audi A3 Sportback g-back se basa en el nuevo 1.4 TFSI. Las modificaciones más relevantes afectan a la culata, a la turbosobrealimentación, al sistema de inyección y al catalizador. Con 110 CV (81 KW) y 200 Nm de par máximo, el Audi A3 Sportback g-tron supera los 190 km/h de velocidad punta, y acelera de 0 a 100 km/h en 11 segundos. El consumo medio a los 100 km no llega a 3,5 kg de gas natural o de Audi e-gas, el combustible que se produce a partir de energía eléctrica obtenida de forma ecológica en el marco del proyecto Audi e-gas. Las emisiones de CO2 a la salida del tubo de escape permanecen por debajo de los 95 g/km cuando el A3 Sportback g-tron funciona en el modo de gas.

El Audi A3 Sportback g-tron tiene dos depósitos situados debajo del piso del maletero puede almacenar siete kg de gas a una presión máxima de 200 bares. Haciendo gala del principio de construcción ligera Audi ultra, cada depósito pesa 27 kg menos que uno fabricado mediante la tecnología convencional. Los depósitos están compuestos por una matriz, compuesta por tres láminas: la primera estanca al gas constituye la capa interior; una segunda lámina, de material plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP), proporciona resistencia mecánica, y una tercera y robusta lámina de material plástico reforzado con fibra de vidrio (GFRP) ofrece protección contra daños procedentes del exterior.

Otro aspecto a destacar en el Audi A3 Sportback g-tron es el regulador electrónico de la presión del gas. El compacto y ligero componente reduce la alta presión con la que el gas sale de los depósitos en dos fases, hasta situarla entre los 5 y los 9 bares. De este modo, en el conducto común de gas y en las válvulas de insuflado se dispone siempre de la presión adecuada; baja para una conducción eficiente en los regímenes inferiores y alta cuando el conductor demanda potencia y par motor.

El Audi A3 Sportback g-tron es completamente bivalente, es decir, sus valores de potencia son idénticos tanto en el modo de gas como en el de gasolina. Con gas recorre unos 400 km (basándose en un consumo normalizado), y otros 900 km si fuera necesario en el modo de gasolina; así pues, la autonomía global puede compararse a la de un Audi con motor TDI. Dos indicadores en el cuadro de instrumentos proporcionan al conductor la información relativa al nivel de llenado de los depósitos. Además, en el sistema de información al conductor se muestra el consumo instantáneo correspondiente al modo operativo actual.

El Audi A3 Sportback g-tron llegará a los mercados a finales de año y se convertirá en el primer Audi fabricado en serie adaptado para funcionar con gas natural.

Lecturas recomendadas

Susana Viñuela

Redactora

Comunicando, que es gerundio.

Buscador de coches