Skip to main content

Noticia

5 cosas del primer Seat Ibiza que casi nadie conoce

Seat Ibiza primera generación
Muchos aseguran que la primera edición del modelo fue la mejor, y aunque no tuviera la tecnología del actual su enfoque y construcción fue muy acertada.

El Seat Ibiza se ha convertido con los años en toda una referencia dentro del segmento del urbano. Y es que ya desde su primera generación este modelo apuntó alto, llevando a la compañía a un nuevo nivel. Muchos aseguran que la primera edición del modelo fue la mejor, y aunque no tuviera la tecnología del actual su enfoque y construcción fue muy acertada. ¿Conoces todos sus secretos? Aquí te dejamos 5 cosas del primer Seat Ibiza que casi nadie conoce.

No te pierdas: 'Todas las generaciones del Seat Ibiza'

Una estatua de Miguel Ángel

Para permitir que los ingenieros estudiaran la viabilidad del diseño, el primer Seat Ibiza se esculpió en yeso como si de “una estatua de Miguel Ángel” se tratara. Así lo contaba uno de los ingenieros, que además hablaba de la utilización de más de dos toneladas de yeso para completar el trabajo.

VÍDEO: El Seat Ibiza se enfrenta a uno de sus peores rivales

Un gran acierto en diseño

Giorgetto Guigiaro fue el diseñador que dibujó al primer Seat Ibiza. Sin duda estamos ante una de las claves del gran éxito que tuvo esta primera generación, una estética que seguía los canones establecidos en aquellos tiempos. El cuerpo seguía líneas rectas con formas cuadradas, mucho menos dinámico que el actual.

Todo un aventurero

El Seat Ibiza fue el modelo que utilizó la marca para darse a conocer en el mundo. Sus cinco generaciones han vendido 5,6 millones de unidades en más de 80 países. Todo un éxito que sirvió para que la marca rompiera fronteras y llegara a internacionalizarse.

Un duro trabajo

Se empleaban hasta 60 horas para fabricar una unidad de la primera generación del Seat Ibiza. Ahora, los operarios tardan poco más de 16 horas en construir al actual. Por supuesto, la forma de trabajar de hoy en día no tiene nada que ver con la de entonces, y aunque ahora los modelos sean más sofisticados utilizan la última tecnología en sus plataformas.

Pequeño glotón

El primer Seat Ibiza tenía un consumo medio de hasta 7,8 l/100 km. Nada ver con las cifras de consumo de combustible que se manejan en la actualidad con su última generación, moviéndonos en los 5 l/100 km de media. Al igual que su construcción, la tecnología empleada en sus motores no tenía nada que ver, y aunque eran avanzados los años no pasan en balde.

Y además