Lista

Práctico: todo lo que tienes que saber sobre las bolas de remolque

Practico bola remolque
¿Qué tiene esta bola que a todo el mundo le 'mola'? Da igual que sea para llevar un remolque o una caravana: merece la pena instalar una bola de enganche, pero hay que hacerlo bien.

Llegan las vacaciones y los problemas de siempre con el maletero. El coche no es de chicle y siempre falta algo de espacio. ¡Qué bien vendría uno de esos pequeños remolques que se venden hasta en las grandes superficies! Por no hablar de la posibilidad de plantearse una caravana en algún futuro... Pero todo sueño de movilidad se desvanece porque no tienes bola de remolque. Pues montar una es relativamente sencillo, pero hay que saber cómo hacerlo desde el punto de vista legal y técnico, porque no basta con liarte en el garaje a poner tornillos. En este práctico conocerás todo lo que tienes que saber sobre las bolas de remolque y su correcta instalación. 

No te pierdas: Las 5 cosas que debes saber para conducir con un remolque

En España, desde hace años, la instalación de una bola de remolque (fija o con cabezal desmontable) se considera "reforma de importancia", por lo que este elemento debe acabar figurando expresamente en la ficha técnica de tu coche. ¿Cómo? 

Vídeo: esto pasa con los remolques cuando pierden su estabilidad:

Lo primero es hacerte con un kit homologado que sea compatible con él. En este caso, se trata de uno marca Westfalia que sirve para una furgoneta VW T6 y que cuesta algo más de 800 euros (más el montaje). Para los remolques antiguos se necesita un enchufe de siete polos; los más nuevos requieren 13. Nosotros optamos por este último. 

Segundo paso: cuando el propio concesionario donde compres el coche (puede salir más caro, pero te ahorras papeleos) o un taller que elijas (más papeleo) te instale el dispositivo, te debe dar un informe de conformidad. Bajo estas líneas puedes ver cómo se hacen los trabajos. 

Paso tres: ir a la ITV con esos documentos y la instalación completada para que, si todo está correcto, incluyan la reforma en la ficha técnica y la bola quede homologada.

Y llega la pregunta del millón: ¿debes quitar la bola de enganche si no circulas con un remolque? Si este dispositivo no tapa la placa de la matrícula ni la iluminación, según la legislación española, nadie te puede obligar a ello (es más, estaría prohibido que tú le metieras mano por tu cuenta si es un sistema de enganche fijo). Eso sí, si el extremo final de tu bola de remolque es desmontable, conviene que la quites cuando no sea necesaria y la guardes en el maletero (nunca en el habitáculo): evitarás posibles desperfectos a terceros cuando hagas maniobras.

Y además