Práctico

La nueva ITV 2018 entra en vigor: estos son los 7 grandes cambios

Cinco faltas leves de la ITV que puedes solventar tu mismo
Noelia López

No digas que no te hemos avisado...

Llegó el momento. El 20 de mayo entra en vigor la nueva ITV 2018 y aunque no todas las novedades serán efectivas desde el primer momento, quienes lleven sus coches a esta revisión oficial notarán muchos cambios.

Algunos llevan tiempo aplicándose (como los que afectan a los neumáticos); otros serán sorpresa para los conductores que desde el día 21 pasen por una estación de ITV y no sepan que hay una nueva normativa; y los hay que se irán aplicando a medida que los centros de inspección reciban herramientas y formación.

Como aquello de que el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento se aplica aquí a rajatabla, para que cuando pases la ITV a tu coche no se te quede cara de sorpresa, a continuación repasamos los 7 grandes cambios que trae la nueva ITV.

1. Las pruebas de emisiones se endurecen

Conseguir que los vehículos en circulación sean menos contaminantes, pero de verdad (evitando fraudes como el archiconocido Dieselgate) ha sido y es el principal objetivo de la nueva ITV, que también tendrá nueva itv diésel

Con la nueva normativa, las pruebas de emisiones se endurecen para garantizar que todos los coches en circulación cumplen las normas europeas medioambientales Euro5 y Euro6.

Con la entrada en vigor de la nueva ITV, los operarios utilizarán herramientas digitales para detectar posibles manipulaciones en elementos como la válvula EGR o el filtro antipartículas. Todos los vehículos estarán obligados a pasar esta prueba, salvo los matriculados antes de 2006.

2. Nuevos equipos para vigilar los sistemas electrónicos de seguridad 

De manera gradual, las estaciones de ITV irán recibiendo dispositivos electrónicos de diagnóstico que se conectan al puerto OBD del coche y permiten conocer el estado de los principales sistemas electrónicos de seguridad (léase ABS, ESP, airbags, pretensores...).

Con esta nueva herramienta no solo se pretende valorar si los dispositivos funcionan correctamente, también se buscan posibles manipulaciones. 

Un ejemplo: se enciende el testigo del salpicadero que advierte de un fallo en alguno de los airbags y en vez de repararlo el taller se limita a borrar la alerta. Antes los operarios de las ITV solo vigilaban que este testigo estuviera encendido o apagado, ahora podrán saber que ha habido avería y no se ha reparado.

3. Neumáticos

El Real Decreto que regula las bases de actuación de las estaciones de ITV a partir de mayor de 2018 endurece también las pruebas a realizar sobre los neumáticos.

En realidad, la que llamamos nueva ITV de los neumáticos funciona desde el pasado 1 de febrero y supone que las cubiertas son sometidas a una inspección visual más exhaustiva para garantizar que cumplen los requisitos de homologación, dimensiones (deben ser iguales o equivalentes a las que aparecen en la tarjeta ITV) y que el Índice de capacidad de carga y categoría de velocidad son adecuados a las características del vehículo y de la ficha técnica del coche.

También se comprueba que el estado de los neumáticos es el adecuado. Esto pasa por confirmar que el dibujo de la banda de rodadura es superior al mínimo establecido por la Ley (1,6 mm). Puedes usar el truco del euro para que no te pillen desprevenido. También miran que no haya deformaciones o fisuras en la goma; y que no falte ningún tornillo o tuerca.

Una excepción. Los coches clásicos que siendo nuevos contaban con neumáticos con dibujo inferior a 1,6 mm pueden seguir utilizándolos y, de forma excepcional, circulando con ellos.

Y una matización más. Ahora vigilan que los neumáticos de un mismo eje sean idénticos tanto en marca como en modelo, medida, índice de velocidad y carga y hasta dibujo.

4. La inspección un mes antes sin cambios en la fecha

Lo de pasar la ITV 2018 antes de la fecha indicada (aunque no hubieras hecho reformas de importancia) es algo que se podía hacer con el viejo procedimiento. La diferencia es que ahora si adelantas la inspección menos de un mes no habrá cambios en la fecha en que deberás hacer la siguiente prueba.

Un ejemplo: si la fecha tope para llevar el coche a revisión es el 15 de junio de 2108 y lo hacemos el 20 de mayo de ese mismo año, la próximo inspección seguirá estando fijada para el 15 de junio de 2019.

Tampoco hay cambios en los plazos fijados, salvo con una excepción: los vehículos de alquiler que antes pasaban la inspección a los dos años de su matriculación ahora lo hacen a los cuatro años. El Gobierno ha decidido este cambio por el buen estado del parque automovilístico de alquiler de nuestro país y a las escasas incidencias que presentan en las inspecciones.

5. Nuevas normas para vehículos clásicos e importados

Si estás pensando comprar un coche en el extranjero esto te interesa especialmente. La nueva ITV establece que los vehículos importados tendrán que ser sometidos a revisión oficial en los plazos y condiciones que establezca la legislación de su país de origen.

También hay cambios en los vehículos clásicos que pasan a tener esta consideración cuando cumplen 30 años y no 20 como hasta ahora.

6. Si la ITV es desfavorable...

Recuerda:

  • Si el resultado de la inspección dice que el coche tiene un defecto leve, se puede seguir circulando pero se debe subsanar el problema.
  • Si tiene defectos graves, deben ser arreglados y volver a pasar la nueva ITV 2018 en el plazo de dos meses.
  • Si los defectos son muy graves, no podrá seguir circulando y el coche deberá ser trasladado en grúa para posteriormente volver a pasar la ITV una vez los defectos hayan sido solucionados.

Esto no cambia. Lo que si varía es que si ahora el diagnóstico de la ITV es desfavorable, una vez subsanados los fallos no tienes que volver a la misma estación, puedes acudir a cualquier otro centro.

Ojo, valora bien esta opción, porque hay estaciones que no cobran la segunda inspección o que hacen descuento. Quizá el cambio no te sea rentable.

7. ¿Qué pasa con el precio?

A esto no podemos contestar con rotundidad.

El precio de la ITV varía en función de las comunidades autónomas; algunas lo tienen liberalizado con lo que las tarifas son diferentes en cada estación; otras lo regulan con leyes.

Sea como fuere, el hecho de que las estaciones se hayan visto obligadas a invertir en nuevos equipos de medición y que, por Ley, sus operarios tengan que tener un título que acredite una condición mínima de Técnico Superior de Automoción (de lo contrario, tendrán que realizar un periodo de formación), hace prever que los sobrecostes supondrán un ligero incremento de los precios.

Desde AECA-ITV recuerdan también que con las nuevas pruebas aumenta el tiempo que hay que dedicar a cada coche con lo que se reduce el volumen diario de vehículos inspeccionados. "Esto también podría dar lugar a una subida de precios", dicen.

Imagen de perfil de Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees