Skip to main content

Lista

Motor

Mazda CX-30 o Ford Puma, ¿cuál comprar?

Mazda CX-30 o Ford Puma, ¿cuál comprar?

Hoy, como parte de nuestras comparativas técnicas, enfrentamos a dos coches llamados a pelear. Dos crossovers pequeños pero matones que llegaron al mercado en 2019. Ambos tiran de diseño para seducir, ambos gozan de más espacio interior del que parece a simple vista y ambos ofrecen abundantes opciones microhibridadas. Mazda CX-30 o Ford Puma, ¿cuál comprar? Esa es la cuestión (del día).

El norteamericano no tiene en principio nada que ver (más allá del nombre) con el mítico coupé de los años 90, pero sí comparte plataforma con el Ford Fiesta. Y el japonés remite por sus siglas al CX-3, pero en realidad estrenaba el chasis que más tarde adoptaría también el Mazda 3. Dicho lo cual, y puesto en claro (más o menos) todo este guirigay, centrémonos en las cifras y datos de cada uno, desde el tamaño hasta el precio, para determinar al final cuál representa la mejor compra actualmente.

Medidas

Barrido Ford Puma

El Mazda CX-30 está situado, dentro de la gama del fabricante nipón, entre el CX-3 y el CX-5, y algo a caballo entre el segmento B y el C. Así, mide 4.395 mm de longitud, 1.795 mm de ancho y 1.540 mm de alto. Mientras tanto, su distancia entre ejes es de 2.655 mm. 

Su contraparte estadounidense es el crossover más pequeño de Ford, y como tal resulta sensiblemente más corto, con 4.207 mm de largo. Lo que se traduce en una batalla también menguada, pero mucho menos: 2.588 mm. En las otras dimensiones no hay variaciones significativas: 1.805 mm de anchura y 1.537 mm de altura.

Maletero

Mazda CX-30

A pesar de la diferencia en tamaño, una revisión del espacio para equipajes nos hará llevarnos una sorpresa. Porque es el Ford Puma el que se impone aquí, con esos 456 litros que le han puesto por delante de la mayoría de sus competidores. 

El de Hiroshima no se queda muy lejos, con 430 litros, pero el caso es que pierde el duelo. Eso sí, la revancha de los japoneses llega con los asientos traseros abatidos: 1.406 litros vs 1.160 para su rival de hoy.

Motorizaciones

10 mejores SUV de renting Ford Puma

En su versión 2021, el CX-30 perdió la opción diésel, por lo que ahora solo cuenta con motores de gasolina con hibridación ligera. Estos son el e-Skyactiv G de 122 CV y el e-Skyactiv X de 186 CV, que pueden asociarse a cambio manual o automático, ambos de 6 velocidades. Y en todos los casos cuenta con etiqueta Eco de la DGT, claro está. 

Lo mismo ocurre con varias de las motorizaciones disponibles en el Puma. En concreto, el motor de gasolina Ecoboost 1.0 con sistema mild hybrid en dos escalones de potencia (125 CV y 155 CV). Pero este crossover ofrece una gama algo más amplia, con un diésel Ecoblue 1.5 de 120 CV y un gasolina: el Ecoboost 1.5 de 200 CV exclusivo de la versión ST, la más deportiva.

Equipamientos

Mazda CX-30

De serie, el Mazda incluye en todos sus acabados faros Full Led, llantas de aleación de 16 pulgadas, Head Up Display, detector de objetos en ángulo muerto, alerta de cambio de carril o detector de fatiga, entre otros sistemas. 

Por su parte, el Ford es algo más escaso en este punto, aunque incorpora luces diurnas led, pad para recarga inalámbrica del móvil o sistema de alarma de colisión.

Precio

Prueba del Ford Puma

Eso sí, esto último cobra todo el sentido cuando se ve lo que cuesta cada uno de ellos. El Mazda CX-30 parte desde los 27.400 euros para el acabado Origin (que se quedan en 24.800 con su actual  campaña de descuento). 

El acabado Titanium con el Ecoblue de 120 CV lo encontrarás por 20.230 euros, gracias a una potente campaña promocional que tiene ahora de 4.200 euros. Es decir, la versión de acceso del Ford Puma es unos 4.500 euros más barata en los precios con descuento. Sin ellos, la diferencia sería de 2.949 euros. Como siempre, en este apartado reside la explicación a muchos otros.

Conclusiones

Mazda CX-30

Con lo cual, ¿qué hacer si estás indeciso entre Mazda CX-30 o Ford Puma? Pues, como casi siempre, depende de cuáles sean tus prioridades. Ambas son magníficas opciones, cada una en un terreno distinto. El primero es un SUV más grande, más equipado y con un segundo escalón de potencia más alto (eso sí, no cuenta con variante deportiva, como la ST). 

Pero todo esto viene con un precio. Así que, si lo que buscas es algo con un sabor premium, el japonés desempeñará ese papel a la perfección. Pero si tu presupuesto es algo más reducido, el segundo cumplirá de sobra todas las funciones, tanto en el ámbito urbano como en viajes más o menos largos. Solo quizá con algo menos de lujos.

Etiquetas:

SUV

Y además