Logo Autobild.es

Comprar coche por renting: 3 problemas que puedes tener

Renting 2018
El renting es cómodo si conocemos todos los secretos

Quizá no haya forma más sencilla de estrenar coche que comprar uno de renting.

La fórmula es fácil de entender: eliges la marca, el modelo, el color y el equipamiento y la empresa alquiladora te fija unas cuotas que tendrás que pagar cada mes -te contamos aquí con detalle todo sobre el renting particulares-. Cuando finaliza el contrato lo devuelves y compras otro.

Pero como todo en la vida, siempre hay que leer la letra pequeña del contrato. 

A continuación resolvemos tres dudas que te pueden surgir con un coche de renting:

¿Quién tiene que conseguir la pegatina DGT, marca o conductor?

Etiqueta DGT

En un coche de renting tú no eres el propietario. El dueño del vehículo es la empresa alquiladora por lo que, del mismo modo que es ella quien paga todas las tasas e impuestos (matriculación, circulación...) también debería hacerse cargo de la compra de la etiqueta medioambiental.

¿Qué hacer si sufres un accidente?

Cambia de carril sin mirar... y provoca un brutal accidente
video bot

De todas las dudas y problemas que te pueden surgir con un coche de renting quizá la que menos deba preocuparte es la relacionada con sufrir un accidente o dar/recibir un golpe.

En lo que concierne al seguro, cuando alquilas un coche de renting tienes dos opciones:

  • aceptar la póliza que la te ofrece la empresa integrada en la cuota mensual 
  • contratar por tu cuenta la póliza con una compañía aseguradora

Es importante echar cuentas. La primera opción es mucho más sencilla ya que es la alquiladora la que gestiona la póliza, pero supone un incremento del pago mensual que no siempre sale rentable.

La otra opción es gestionar tú misma la póliza. En este caso debes hablar con la alquiladora para saber si te obligan a que el seguro sea a todo riesgo o si puedes elegir un todo riesgo con franquicia.

Elijas la fórmula que elijas, en los papeles del seguro aparecerá la empresa como propietaria del vehículo y tú como tomador del seguro. Quiere decir que en caso de accidente o golpe debes proceder exactamente del mismo modo que si el coche fuera tuyo.

Como el coche siempre estará asegurado a todo riesgo los daños de ambas partes quedan cubiertos; si elegiste todo riesgo con franquicia tendrás que abonar la parte correspondiente en función de las condiciones de tu póliza.

Extras que no siempre están cubiertos

Neumáticos gastados

En la cuota mensual que pagas por comprar un coche por renting están cubiertos la mayoría de los gastos derivados del uso y disfrute del coche, pero no todos salvo que lo establezcas así.

Las coberturas básicas son el mantenimiento, las averías (siempre y cuando se produzcan durante un uso normal del coche), el pago de impuestos durante el tiempo contratado, la asistencia en carretera y la gestión de multas.

A estas se le pueden añadir otras coberturas extra que elevan el precio de la cuota mensual. Los extras más habituales son:

  • el seguro
  • cambio de neumáticos (se aconseja cuando vas a hacer más de 20.000 kms al año porque cuando devuelvas el coche deben estar en buen estado)
  • coche de sustitución

Recuerda también que en el contrato acuerdas un número máximo de kilómetros a recorrer, si te pasas, tendrás que abonar la diferencia.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.