Skip to main content

Lista

Motor

Citroën C5 Aircross, 7 virtudes y 2 defectos

Citroën C5 Aircross, 7 virtudes y 2 defectos
El Citroën C5 Aircross es uno de los SUV medios más comprables que hay en el mercado. Te contamos 7 virtudes y 2 defectos sobre este todocamino francés.

Nos guste o no, hoy en día la inmensa mayoría de los conductores que quiere cambiar de coche está en busca y captura de un SUV. Si tu presupuesto está entre los 20.000 y los 30.000 euros, atento, porque te contamos 7 virtudes y 2 defectos del Citroën C5 Aircross, que es uno de los todocamino medios más recomendables del mercado por su buena relación calidad/precio. Pero eso te lo voy contando poco a poco.

VÍDEO: Así es el Citroën C5 Aircross Hybrid, ¿lo conoces?

VIDEO

VÍDEO: Citroën C5 Aircross Hybrid, todos los detalles y especificaciones

No te pierdas: Prueba Citroën C5 Aircross

Virtud 1: confort

VIDEO

VÍDEO: Citroën C5 Aircross, todas las combinaciones en un minuto

Empiezo destacando el confort como la virtud número 1 del Citroën C5 Aircross porque es, sin lugar a dudas, la característica por la que más destaca el SUV francés y la que más debes valorar si estás barajando comprarlo.

Como es habitual en la marca de los chevrones, este modelo mima a sus ocupantes con una suspensión que filtra a la perfección todas las irregularidades de la carretera y hace que los viajes se conviertan un pura comodidad. Y esto es algo a lo que también contribuyen sus amplios y bien acolchados asientos.

VÍDEO: ¿Cómo es de seguro el Citroën C5 Aircross? Aquí tienes el resultado

VIDEO

VÍDEO: Así de seguro es el Citroën C5 Aircross 2019

 

Virtud 2: diseño

Reconozco que apuntar el diseño como una de las virtudes de C5 Aircross puede ser algo controvertido. No porque sea más bonito o más feo, sino porque siempre es algo subjetivo. Pero lo apunto en este caso como elemento de distinción, sin entrar a valorar lo acertado o no de su estética.

Me refiero a que con todocamino medio de Citroën lo que es seguro es que vas a conducir un coche diferente al resto, con paragolpes muy prominentes que le dan una imagen robusta, algo que siempre es positivo en un SUV. Cuenta también con los característicos 'airbumps en los laterales, que le ayudan a no recibir arañazos y golpes en los laterales y no se debe pasar por alto su zaga, con disfusor simulado y una salidas de escape muy trabajadas. Y en este apartado creo que también hay que valorar que la forma no impide la función, es decir, que el diseño no compromete la practicidad, ya que desde el puesto de conducción se disfruta de una buena visibilidad circular.

Virtud 3: gama mecánica

Prueba del Citroën C5 Aircross PureTech 180 S&S EAT8

La oferta de motores disponible creo que es otra de las virtudes de este coche, porque sigue apostando por una gama de sistemas de propulsión muy variada y así cada cliente puede escoger la mecánica que más se adapta a sus necesidades. 

Está disponible con un motor gasolina Puretech de tres cilindros y 1,2 litros con 130 CV. Y también hay otro gasolina, pero con 180 CV, cuatro cilindros y 1,6 litros de cilindrada y, en este caso sólo disponible con cambio automático EAT8.

No te pierdas: Citroën C5 Aircross Hybrid: el primer híbrido enchufable de Citroën

 

La gama diésel está formada por un 1.6 BlueHDi con 130 CV y un BlueHDi de 180 CV. Además, se suma a la electrificación y añade a la gama una versión híbrida enchufable, que ofrece una potencia conjunta de 225 CV y dispone de un motor de gasolina de 180 CV y otro eléctrico de 109 CV que se nutre de una batería de 13,2 kWh de capacidad que le permite recorrer un máximo de 50 km y, por tanto se gana la etiqueta 0 de la DGT.

Pegatinas DGT: todo sobre las etiquetas medioambientales

 

Virtud 4: habitabilidad

Prueba del Citroën C5 Aircross PureTech 180 S&S EAT8

Aunque quizás es un poco exagerar, creo que tampoco es descabellado decir que el C5 Aircross es uno de los SUV más monovolumen que hay en el mercado y, por tanto, goza de un gran espacio, tanto delante como, especialmente detrás. De hecho, la segunda fila cuenta con tres asientos independientes, una característica que incluso modelos monovolumen como el Renault Scénic ya han perdido y que resulta realmente práctica para lograr una mejor modularidad, ya se por ocuparlas con sillitas infantiles o por aprovechar mejor su capacidad de carga. El maletero, por cierto, ofrece una capacidad de 460 a 1.510 litros.

Virtud 5: conectividad y equipamiento

Prueba del Citroën C5 Aircross PureTech 180 S&S EAT8

Desde el acabado Live, que se puede considerar el más bajo si se exceptúa el Star, que viene demasiado 'pelado' de extras y ofrece un precio realmente bajo para anunciarlo en las campañas, viene de serie con un completo sistema multimedia con pantalla táctil de 8 pulgadas, cuyo manejo es bastante intuitivo y ofrece un menú muy completo y personalizable. Además, el cuadro de mandos es completamente digital y te permite elegir entre tres o cuatro tipos de diseños del mismo, siendo uno de ellos configurable por el usuario.

Eso sí, si quieres conectividad Android Auto y Apple CarPlay debes pagarla en opción. Lo que sí incluye la dotación de fábrica es el climatizador de dos zonas, sensores traseros de ayuda al aparcamiento, Bluetooth y conexiones USB.

 

Virtud 6: polivalencia

Prueba del Citroën C5 Aircross PureTech 180 S&S EAT8

Al confort del que te hablaba al principio, hay que sumar la polivalencia como una de las principales virtudes del C5 Aircross, ya que puedes equiparlo con el sistema Grip Control para mejorar la capacidad de tracción en condiciones desfavorables.

Se trata de una funcionalidad avanzada del control de tracción, que cuenta con con cinco programas: normal, nieve, barro, arena y ESP off. Y así, aunque no cuenta con tracción a las cuatro ruedas, permite un uso bastante completo cuando te alejas del asfalto. Sin olvidar que, si eliges el Grip Control, viene equipado con neumáticos M+S y control de descenso de pendientes. Y un último dato: la distancia libre al suelo es de 23 centímetros, que es de la más altas del segmento.

Virtud 7: precio

No se puede negar que uno de los grandes argumentos que siempre ha tenido Citroën para comercializar sus coches ha sido el precio y esa no es una excepción en el caso del C5 Aircross.

La gama comienza, como ya te acabado de comentar con el acabado Start, que unido al motor 1.2 PureTech de 130 CV cuesta 23.750 euros (precio oficial, sin descuentos) y el abanico de precios en la gama de combustión llega a los 37.000 euros. Por su parte, los híbridos enchufables cuestan como poco 42.150 euros. Evidentemente, si acudes a un concesionario oficial Citroën te ofrecerán un amplio descuento promocional, que puede rondar los 2.000 euros y puedes seguir restando cierta cantidad a la factura si entregas un coche usado y financias la compra con la marca.

Defecto 1: precisión de conducción

Prueba del Citroën C5 Aircross PureTech 180 S&S EAT8

De la misma manera que el confort es uno de sus puntos a favor, se puede decir que uno de sus defectos es la precisión de conducción, ya que no cuenta con un cambio manual demasiado rápido (al automático EAT8 no le pongo pegas) y su dirección tiene un tacto excesivamente suave, que no ayuda en el guiado. No es que sea necesario que ofrezca una respuesta deportiva, pero en su afán por ofrecer la mayor comodidad posible, quizás se pasan un poco y carece de cierta precisión cuando lo conduces. Nada grave ni que comprometa la seguridad, desde luego, pero es algo que no valoro positivamente.

 

Defecto 2: prestaciones

Si se compara el Citroën C5 Aircross con otros modelos de la competencia, como el Renault Kadjar, por ejemplo, o el Skoda Karoq, por citar un segundo oponente de su categoría, las prestaciones, a igualdad de motor (o con una mecánica comparable), su rendimiento es inferior. Me refiero básicamente a las cifras de aceleración y velocidad máxima.

Hasta aquí el repaso a las siete virtudes y dos defectos del Citroën C5 Aircross. Y si todavía no tienes claro si este es tu coche ideal, no dejes de visitar nuestro buscador de coches:

Y además