Skip to main content

Lista

F1

Los 7 peores coches de Fórmula 1 de la historia

Andrea Moda

Algunos de ellos ni siquiera llegaron a participar en su primera carrera.

Estos son los 7 peores coches de Fórmula 1 de la historia. Muchos de ellos nunca llegaron ni siquiera a competir, puesto que no lograron clasificarse por su falta de competitividad o no cumplieron con lo que sus equipos esperaban. Pero, ¿qué sería de la F1 sin aquellos equipos que alguna vez soñaron con poder medirse a los históricos Ferrari, McLaren o Williams? Algunas de las escuderías mencionadas aquí debajo, hasta desaparecieron tras fracasar con el concepto de sus monoplazas.

DAZN F1: Precios, comentaristas y todo lo que debes saber

VÍDEO: Aston Martin vuelve a la F1 después de 61 años

Hubo un tiempo en el que ‘casi’ cualquiera que tuviera recursos económicos podía contratar a un piloto y a unos cuantos ingenieros y mecánicos, comprar un chasis, un motor, alquilar una sede y montar un equipo en la Fórmula 1. Pero esa aventura no siempre salía bien, ya fuese por falta de dinero, de conocimiento o, simplemente, por no realizar decisiones acertadas.

Aquí debajo hablaremos de los peores coches de F1 de la historia, monoplazas que no cumplieron con las expectativas y que, en algunos casos, ni llegaron a participar en su primera carrera… pero que se ganaron un pequeño hueco en la historia de la categoría reina.

Maki F101

Maki F101

Puede que el nombre de “Maki Engineering” no te suene de nada, pero sí, fue un equipo de Fórmula 1. Natural de Japón, entró la F1 en 1974 con un peculiar monoplaza construido en su sede de Tokio. En su primer año de vida, el primer coche del equipo, el Maki 101, no se clasificó para ninguno de los dos grandes premios en los que se inscribió, con el piloto neozelandés Howden Ganley, quien además se hizo daño en las piernas al volante del monoplaza.

Al año siguiente, con una actualización del 101, el equipo regresó a la F1, pero tal y como se esperaba, tampoco tuvieron éxito. Sólo en el GP de Holanda fue autorizado a tomar la salida, y no porque se hubiese clasificado, sino porque solamente había 25 coches inscritos. Sin embargo, el motor se rompió en los entrenamientos y en el equipo no tenían recambios. Allí Tampoco pudo correr. En las otras cuatro carreras de 1975 tampoco se clasificó. Ni en 1976 con el Maki F102A.

Curiosamente, y por acabar esta historia con un dato ‘positivo’, el Maki F101 sí que llegó a participar en una carrera de F1 (no puntuable): el GP de Suiza, disputado en Dijon (Francia). El británico Tony Trimmer acabó decimotercero (y último), a seis vueltas del ganador, Clay Regazzoni.

Andrea Moda S921

Andrea Moda

La historia del S921 es otra historia de fracaso en la Fórmula 1, que se entiende mejor si explicamos el origen de Andrea Moda. Esta – muy – humilde escudería italiana fue fundada por el diseñador de calzado y empresario Andrea Sassetti. Se inscribió en la temporada 1992 de F1 tras comprar lo que quedaba del antiguo equipo Coloni – que llevaba dos años sin clasificarse para una carrera de F1 -  y compró el diseño de un coche hecho para 1990 (dos años antes) por Simtek. 

El equipo no pudo competir en la primera carrera de la temporada con el S921 al no haber ingresado el depósito que la FIA pedía a nuevas escuderías. Hubo que esperar hasta Brasil, tercera carrera de la temporada, donde los dos pilotos titulares, Roberto Moreno y Perry McCarthy sí que debían – al menos – intentar correr. A McCarthy se le rechazó la Superlicencia y Moreno no se clasificó por falta de competitividad. Al final, en aquel año, el S921 solo pudo participar en el GP de Mónaco, el único para el que se clasificó Roberto Moreno, aunque de vio obligado a abandonar después de 11 vueltas por un problema de motor.

La participación del equipo en la F1 fue un total desastre, que nos daría para escribir un largo artículo. El final de la escudería estuvo a la ‘altura’ del caos que protagonizaba en cada carrera. Sassetti, el dueño del equipo, fue detenido durante el GP de Bélgica acusado de fraude y la FIA expulsó a Andrea Moda definitivamente de la F1 tras este escándalo.

Life F190

Life 190

Life Racing Engines fue otro de esos equipos de Fórmula 1 que, fruto de la idea loca de un empresario que amaba la velocidad, acabó inscribiéndose en la F1. En esta época era habitual que esto sucediera, y podrías acabar luchando en pista con los mejores equipos del momento si conseguías clasificarte. Pero no era fácil, como ya hemos visto con los anteriores ejemplos.

El Life F190 tampoco consiguió tomar parte en una sola carrera de F1 de la temporada 1990.. Se trataba de un coche peculiar. Era un chasis del equipo First Racing, que había comprado el empresario Ernesto Vita para formar Life (su apellido traducido a inglés). Fichó a varios técnicos con experiencia en F1, que tomaron decisiones discutibles, como montar un motor W12 en el monoplaza, lo que obligó a rediseñarlo, y además causó muchos problemas de peso.

El resultado fue un coche de F1 mucho más lento que el resto de la parrilla, con algo menos de 500 CV (200 menos que otros motores) y que además pesaba mucho más. Ni Gary Brabham (hijo de Jack Brabham) ni tampoco Bruno Giacomelli, que lo sustituyó después de dos carreras, consiguió clasificarse para alguna de las catorce carreras en las que se inscribieron. Ni siquiera lo logró con el motor Judd V8 que montaron en los dos últimos grandes premios. Los pilotos llegaron a temer ser golpeados por otro coche, al ir a menor velocidad. El equipo desapareció, pero el coche sigue ‘vivo’. En 2009 incluso lo llevaron al Festival de Goodwood con su motor W12 original.

Lola Mastercard T97/30

Lola Mastercard 1997

Lola, un conocido fabricante de chasis para equipos cliente, entró en la Fórmula 1 con escudería propia en la temporada 1997. Lo hizo en asociación con la compañía Mastercard. en principio el proyecto debía ser para 1998, aunque se adelantó una temporada por decisión del patrocinador principal … y el resultado no fue nada bueno. De hecho, fue desastroso, puesto que no dio tiempo a desarrollar el monoplaza y Lola hasta acabó compitiendo con el motor V8 que el equipo Forti había utilizado un año antes.

Ninguno de los Lola T97/30, pilotados por Vicenzo Sospiri y Ricardo Rosset, lograron clasificarse para el Gran Premio de Australia de F1, al no marcar un tiempo dentro del 107% de la pole position. Justo antes del segundo gran premio de la temporada, Lola anunció que no competiría en Brasil por problemas técnicos y financieros, y nunca más regresó a pista.

EuroBrun ER188/189

Eurobrun

El equipo EuroBrun, creado en 1988 tras la alianza de los equipos Euroracing y Brun Motorsport, debutó en la Fórmula 1 con malos resultados, pero al menos logrando clasificarse (y acabar) varias carreras. El italiano Stefano Modena incluso acabó undécimo el GP de Hungría y logró otro par de duodécimos puestos. Sin embargo, a mediados de temporada, la escudería entró en crisis, Euroracing retiró su apoyo a la escudería y las posibilidades de EuroBrun cayeron en picado.

En 1989 ni Modena ni su compañero, el suizo Gregor Foitek, lograron clasificarse para ninguna de las 16 carreras de la temporada. En 1990, ya con Euroracing totalmente fuera, el piloto brasileño Roberto Moreno – recién llegado al equipo – logró una auténtica proeza, un decimotercer puesto en el GP de Estados Unidos. También se clasificó en el GP de San Marino y en México, aunque en la primera de ellas abandonó y en la segunda fue descalificado. El resto de carreras suyas (o intentos de clasificación) y de su compañero Claudio Langes fue un auténtico desastre y no se clasificaron.

Kauhsen WK 

Kauhsen F1

Kauhsen fue un equipo de Fórmula 1 propiedad del piloto alemán Willibert Kauhsen. Después de un breve paso por la Fórmula 2, decidió llevarlo a la categoría reina a pesar de no tener los recursos ni conocimientos necesarios para ello. Kauhsen quiso imitar la capacidad técnica del equipo Lotus con un coche que debutaría en la F1 en 1979, pero su intento fue absolutamente fallido. No lograron 'copiar' el efecto suelo correctamente, la aerodinámica era un desastre, utilizaban una caja de cambios antigua… Hubo que rediseñar el coche varias veces antes de competir y el equipo se quedó sin dinero.

El Kauhsen WK fue inscrito en los GP de España y de Bélgica de 1979, pero en ninguno de ellos se clasificó su piloto, el italiano Gianfranco Brancatelli. Solo compitió en una carrera de la Fórmula Aurora, donde tuvo que abandonar por problemas mecánicos. Llegó a haber cinco versiones del WK, pero ninguna fue competitiva. Kauhsen, cansado de invertir, tiró la toalla y vendió sus coches al italiano Arturo Merzario.

March 2-4-0

March 2-4-0

El equipo March quiso conseguir el éxito del mítico Tyrrell P34 de seis ruedas, que compitió en 1976 y que tan famoso se hizo. El proyecto de March era muy distinto, ya que a diferencia del Tyrrell, el grupo de cuatro ruedas lo llevaba en la parte trasera y no en la delantera como el . El coche de F1 se denominó March 2-4-0.

Robin Herd, ingeniero jefe de March, optó por este concepto porque consideraba las cuatro ruedas – de 16 pulgadas - en la parte trasera generaría un agarre adicional. El monoplaza vio la luz a finales de 1976 y se puso a prueba en 1977 (con Ian Scheckter, hermano de Jody al volante), con el objetivo de empezar a utilizarlo cuando fuese posible y atraer a patrocinadores con este concepto innovador. Sin embargo, la falta de recursos y de fiabilidad – era un coche ‘normal’ adaptado -, terminaron por echar por tierra el proyecto… para la F1, puesto que la idea fue utilizada en carreras de montaña.

Imagen: Motorsport Images

Y además