Toyota i-TRIL: triplaza, eléctrico y autónomo

Toyota i-TRIL: triplaza, eléctrico y autónomo

Acierten o no, los japoneses nos ven moviéndonos en el futuro en vehículos triplaza, eléctricos y autónomos. Estos son los tres ingredientes con los que nace el Toyota i-TRIL, un novedoso vehículo urbano que da un paso más allá del Toyota i-ROAD.

Deja que te presente al vehículo en el que quizá vayas a trabajar dentro de unos años. Se llama Toyota i-TRIL y es un triplaza, de propulsión eléctrica y conducción autónoma.

El i-TRIL es un adelanto de la movilidad del futuro tal y como la pronostican los ingenieros de Toyota. 

A nivel estético quizá te recuerde a alguien... ¿no caes?

Aunque su morro es más ancho, las dos ruedas delanteras y la trasera evocan al Toyota i-ROAD, el modelo con el que la marca nipona lleva tiempo poniendo a prueba nuevos formatos de movilidad urbana basados, entre otros aspectos, en la idea del car pooling (o coche compartido).

No esperes encontrar muchas más similitudes. El i-TRIL se puede decir que es un paso más allá del i-ROAD y como en el ánimo de Toyota no está establecer paralelismos entre ellos, no nos vamos a entretener en jugar a buscar las diferencias.

Un triplaza pensado para la ciudad

“El i-TRIL muestra las innovaciones en investigación con las que Toyota busca ofrecer una movilidad más eficiente y respetuosa con el medio ambiente", afirman desde la marca japonesa. Prueba de ello es que monta la tecnología Active Lean (sí, la misma que se empleó en el concepto i-ROAD).

El i-TRIL está pensado para que viajen tres personas en disposición 1+2. Es un vehículo ligero (solo pesa 600 kgs) y de propulsión cien por cien eléctrica que permite recorrer hasta 300 kms sin necesidad de parar a cargar las baterías.

Además cuanta con un modo de conducción autónomo que permite al vehículo circular sin necesidad de que la persona que ocupa el puesto del conductor se ocupe de los mandos; de hecho, no tiene ni volante, ni pedales, ni panel de instrumentación, sólo un mando (parecido a un joystick).

De largo, el Toyota i-TRIL mide 2,90 metros. Es curioso que sus ruedas no giran, pero tiene la cabina articulada de forma que sus ruedas delanteras se inclinan hasta 10 grados y así puede tomar las curvas sin problema.

En este vídeo, puedes verlo con todo detalle:

Más de Espacio Toyota