Skip to main content

¡Cuidado, Volkswagen! Aquí vienen tus rivales del lejano oriente. En el segmento de los SUV compactos en torno a los 4,50 metros, hasta ahora, el Volkswagen Tiguan ha ganado todas las comparativas. Pero ahora, su dura competencia de Corea y Japón también pugna por el trono. Comparativa: Tiguan/CX-5/Tucson/CR-V.

Mazda CX-5 Skyactiv-G 165 AWD

Te vamos a decir por qué no hay dos como el Mazda CX-5. Su diseño, que por desgracia no puntúa, es espectacular se mire por donde se mire: proporcionado, afilado y contundente a la vez, combina la elegancia y la deportividad como ningún otro en esta comparativa. 

Cara a cara: ¡Mazda CX-5 vs Hyundai Tucson!

Dentro, tengo ante mí un cockpit de líneas limpias, con buenos materiales y un navegador que (aquí también va a contracorriente) no es táctil, sino que se maneja por botones y ruedas. Por desgracia, su respuesta es bastante lenta. 

Te interesa: Renting Mazda Rent and Drive, ¿qué cuestan un 3, un 6, un CX-3 y un CX-5?

También se diferencia de la masa en el motor: un dos litros, y sin turbo. Un atmosférico gasolina, por tanto, que con 8,1 litros, también es el más ahorrador de esta tanda. 

Pero también el más perezoso en la zona baja. Y es que los 165 CV solo se notan al subirlo de vueltas, lo que tiene su explicación: los 213 Nm de par los entrega en las 4.000 revoluciones. A este Mazda hay que mantenerlo despierto para rodar con algo de brío. 

Y es que su dirección, con una respuesta muy directa, y su preciso cambio de recorridos cortos invitan a una conducción dinámica. Pero por desgracia, un chasis con un tarado muy confortable tiene su reverso: es demasiado blando en los apoyos fuertes, y en zonas de curvas, te invita a bajar el ritmo. 

Una cosa que nos ha encantado: su maletero. No es el más grande de todos, pero sí el más refinado. Ninguno tiene un tapizado tan bien acabado como el del Mazda. 

Puesto 5 con 509 de 750 puntos

Honda CR-V 1.5 VTEC

Tiguan/CX-5/Tucson/CR-V

Si tienes perros, este es tu coche. Porque su maletero cubica un mínimo de 561 litros, el segundo más capaz tras el Tiguan, y si pliegas la segunda fila, es el más grande de todos por goleada: 1.756 litros. Y además, tiene la boca de carga más baja, y gracias a su inteligente mecanismo de plegado, queda una superficie totalmente plana. 

Además, el Honda CR-V es el suave de la comparativa: ninguno filtra las irregularidades de forma tan fluida. Por desgracia, ningún otro es tan poco manejable cuando le das vidilla en un tramo de curvas: balance como un barco en medio de un oleaje. Y es que este es un coche para quien quiera viajar relajado por autovías amplias. 

Y entonces, irá realmente cómodo aquí dentro: los asientos son muy cómodos, con un buen contorno en los hombros y regulación eléctrica. Las marchas se cambian con fluidez con su palanca tipo 'joystick', el cockpit es claro con su velocímetro digital. No podemos decir lo mismo de su sistema multimedia: su peculiar configuración de los menús requiere un periodo de aprendizaje. 

Puesto 4 con 510 de 750 puntos.

Kia Sportage 1.6 T-GDI AWD

Tiguan/CX-5/Tucson/CR-V

Es la otra cara de la moneda. Porque el Kia Sportage sí que te incita a una conducción deportiva. Monta un gasolina de 177 CV que puedes gestionar por las levas del volante, e insertar las marchas con un leve movimiento de dedo. Y sentirás hasta la mínima irregularidad del asfalto en tus riñones, porque este Kia es tan deportivo como pretende su imagen. 

A cambio,  su suspensión tiene un tarado muy firme que mantiene la carrocería en su sitio en los fuertes cambios de apoyo. Pero con las llantas de 19 pulgadas la respuesta es seca incluso cuando quieres una conducción relajada, y su motor turbo, muy vivo, está siempre muy presente dentro del habitáculo. 

El grueso pilar C dificulta la visibilidad trasera, y la ayuda al aparcamiento con visión a través de la pantalla de lo que sucede detrás, es casi imprescindible. El cockpit, con muchos botones, tiene un manejo intuitivo, pero los acabados no rayan a la misma altura que los de su hermano de grupo, el Hyundai. 

Y los laterales del maletero, al igual que en el Tucson, son de plástico duro. Cuidado al colocar objetos valiosos, que pueden rayarse. Para acabar, el apartado donde hace palidecer a los demás: la garantía de siete años.

Puesto 3 con 511 de 750 puntos. 

 Hyundai Tucson 1.6 T-GDI 4WD

Ningún otro SUV de este segmento ha quedado nunca tan cerca del Tiguan. El Hyundai Tucson sigue, en muchos aspectos, las directrices del alemán. Y con éxito. 

Tiguan/CX-5/Tucson/CR-V

El cockpit es claro y su uso extremadamente intuitivo, con un monitor a la altura de las visión del conductor y botones de acceso rápido (¡y ruedas para el volumen!). En el interior hay más plásticos duros de los que nos gustarían, pero los ajustes son sólidos y está muy bien rematado. El maletero, con entre 513 y 1.503 litros, es más que correcto. 

En marcha, logra una conseguida combinación entre confort y deportividad, con un buen filtrado y giros precisos. A eso añade una garantía de cinco años sin límite de kilometraje y un precio considerablemente más bajo que el del Tiguan.

¿Qué le falta respecto al alemán? Unos asientos más cómodos, amortiguadores regulables, y una banqueta trasera variable. Si tuviera todo esto, posiblemente estaría en lo más alto del podio. 

Puesto 2 con 518 de 750 puntos. 

Volkswagen Tiguan 2.0 TSI 4Motion

Es de esos coches que siempre gana, no tanto porque destaque, sino porque prácticamente no tiene fallos. El Volkswagen Tiguan tiene el maletero más grande con 615 litros mínimos, y por sus formas cuadradas tiene las ventanillas más grandes y la mayor sensación de desahogo en el interior. También la mejor visibilidad perimétrica.

Tiguan/CX-5/Tucson/CR-V

Y aporta pequeños detalles como las varillas telescópicas de gas para mantener abierto el capó, o un mullido de poliestireno en el doble suelo del maletero, para que los pequeños objetos no se muevan durante el viaje. 

Su comportamiento es el más equilibrado: gracias a su amortiguación regulable opcional DCC hace desaparecer las irregularidades del asfalto, su afinada dirección progresiva (también opcional) da la sensación, sobre tramos de curvas, de que este SUV de 1,7 toneladas es considerablemente más pequeño. 

También tiene sus puntos débiles: la pantalla del sistema multimedia va demasiado baja y obliga a desviar la vista, y echamos de menos la rueda de volumen. Y en un coche de este precio, echamos de menos un revestimiento para el maletero más refinado que el fieltro que trae de fábrica. 

Puesto 1 con 537 de 750 puntos.


¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?
 

Lecturas recomendadas