Skip to main content

Comparativa

Comparativa: Seat Ateca 1.6 TDI vs Seat Ateca 1.0 TSI

Comparativa Seat Ateca 1.6 TDI vs Seat Ateca 1.0 TSI

¿Diésel o gasolina? Hace unos años era común tener esta duda. Después de unos años de dominio de los diésel, ahora nos cuestionamos: "¿Qué es lo mejor?"

El inicio de la moda de los diésel tuvo lugar en los noventa con los motores TDI de Volkswagen. Pero todo empezó en los ochenta. Los motores diésel empezaron a utilizar el turbo de forma masiva y estos coches dejaron de ser caballos percherones, para convertirse en vehículos alegres. Comparamos el Seat Ateca 1.6 TDI y el Seat Ateca 1.0 TSI.

No te pierdas: Los 9 fabricantes que no volverán a vender coches diésel

De repente, todas las denominaciones del tipo Turbodiésel, Turbo D o TD tenían asociados los adjetivos de prestaciones y consumos ajustados. En 1991, Audi (es decir, VW) lanzó al mercado el 80 1.9 TDI (un diésel de inyección directa) y dejó a todo el mundo asombrado por su rendimiento y bajo consumo. Este motor lo montó el Volkswagen Passat, el Seat Ibiza, el Skoda Octavia... la competencia de Volkswagen reaccionó rápido y Peugeot lanzó sus diésel HDi, Fiat los JTD, Renault los dCi... y los rivales de Audi, los 'd' (BMW) y CDi (Mercedes). Lo cierto es que estas mecánicas tenían un funcionamiento muy alegre y, por ejemplo, en recuperaciones, un 2.0 litros turbodiésel ofrecía más empuje que un gasolina atmosférico de 130 CV. Los diésel avanzaron tanto, que un BMW 320d con carrocería E36 ganó las 24 Horas de Nürburgring de 1998 y en 2006, Audi venció en las míticas 24 Horas de Le Mans con el R10 TDI ¡Todo el mundo quería un diésel!  

Vídeo: Prueba Seat Ateca FR: genética muy deportiva:

Así que ibas al concesionario y el vendedor de turno te preguntaba. "¿Cuántos kilómetros va a hacer usted al año?", a lo que respondías: "Unos 10.000 km", "por si acaso, cómprese un diésel, no vaya a ser que en unos años haga usted más kilómetros anuales". Así que los gasolina quedaron en un segundo plano y los diésel eran los auténticos reyes del mercado con una relación de 7 por cada 10 coches nuevos.  

Pero desde el escándalo de Volkswagen en 2015 las ventas de los diésel están cayendo en picado. En 2017 solo el 48% de los vehículos vendidos fueron diésel y se espera que esta cifra baje hasta el 37%. Los coches de gasóleo están cada vez más perseguidos, de forma injusta en la mayoría de las ocasiones. Hoy en día, un motor diésel es tan limpio como un gasolina y, además, emite menos CO2. Eso sí, consigue ser tan ecológico a base de filtros de partículas, catalizador SCR con urea (AdBlue)... un compendio de tecnología que hace que su desarrollo sea costoso y, lógicamente, su precio sea más elevado que su equivalente de gasolina. Por ello, algunos fabricantes de coches han dicho adiós al diésel, entre ellos, Porsche.

Comparativa Seat Ateca 1.6 TDI vs Seat Ateca 1.0 TSI

Las marcas también han evolucionado en los últimos años los bloques de gasolina. Un buen ejemplo lo tienes en el pequeño motor turbo de 999 centímetros cúbicos del Ateca 1.0 TSI. A pesar de tener casi la misma cilindrada que un Seat Panda, tiene 115 CV de potencia y un par máximo de 200 Nm a 2.000 vueltas. Es un bloque con un funcionamiento delicioso, suave y apenas vibra a pesar de tener solo tres cilindros. En términos de agrado de conducción, este motor no tiene nada que ver con el antiguo 1.6 litros de Seat de 105 CV, aquí no tienes que estirar las marchas hasta la zona roja para obtener cierta alegría en los adelantamientos. Los motores pequeños (y grandes) de gasolina asociados a un turbo ofrecen excelentes prestaciones y pueden brindarte un consumo medio muy ajustado. 

¿TSI o TDI? Puntos a favor y en contra

Eso sí, debes ser cuidadoso con el pedal del acelerador porque puedes asustarte con el consumo medio que puede tener un sencillo motor de solo 1,0 litros. Oficialmente el gasto medio del 1.0 TSI es de 5,2 l/100 km y en nuestro recorrido de pruebas he obtenido 6,5 litros. Es una cifra razonable para un coche con las dimensiones y peso del Seat Ateca. No obstante, si pretendes aprovechar todas las prestaciones de su pequeño motor, comprobarás cómo el consumo medio se eleva hasta los 9,1 l/100 km sin ningún titubeo. ¿No te parece una cifra escandalosa para tratarse de un motor tan pequeño? Pero no te lleves las manos a la cabeza por el motor de Seat, le pasa lo mismo al EcoBoost de Ford o al PureTech de Peugeot. 

En el otro lado del ring (o de la carretera) se encuentra el Ateca 1.6 TDI. Este motor cumple con la normativa Euro 6d-Temp y nada más ponerte a sus mandos percibes que no es tan suave y silencioso como el bloque de gasolina. Las vibraciones son mayores y te hace pensar: "¿Por qué hemos olvidado durante años a los gasolina?" Pero lo cierto es que cuando te pones en marcha la cosa cambia bastante, su empuje es muy lineal (aunque frente al cronómetro me ha mostrado que es más lento) y se nota que está pensado para hacer muchos kilómetros. Puedes configurar el control de velocidad a 120 km/h por una autovía y circularás a unas relajadas 2.120 rpm en sexta marcha, gastando lo mínimo. Eso sí, te recomiendo que, de vez en cuando, circules en una marcha inferior (a la misma velocidad) para que el filtro de partículas se pueda regenerar.

Te explico: de forma automática, cada cierto tiempo, se queman los depósitos de partículas acumuladas en esta zona y, para que se regenere de forma correcta, lo mejor es hacerlo a unas 3.000 vueltas y durante un tiempo constante. No sabrás cuando se regenera el filtro de partículas, por eso, las mecánicas diésel prefieren los viajes kilométricos en carretera en los que da tiempo a una regeneración total. Los gasolina no tienen este elemento, así que están mejor adaptados a la ciudad y, por eso, tendrás menos probabilidades de sufrir averías mecánicas. Eso sí, el sistema de escape de los gasolina sufre mucho más que el de los coches diésel.

Comparativa Seat Ateca 1.6 TDI vs Seat Ateca 1.0 TSI

No siempre interesa un TDI

Sin abandonar las autovías, el Ateca 1.6 TDI se luce con un consumo medio real de 5,2 l/100 km y, lo mejor de todo, es mucho menos sensible al uso intensivo del motor. Si quieres aprovechar sus posibilidades, verás que el gasto medio será, como mucho, de 7,8 litros. 

Pero a la hora de comprar un coche, hay que ser consecuente y adquirir lo que más nos interese. Por ejemplo, si vas a realizar una conducción urbana y no superarás los 15.000 km/año... ¡no lo dudes! Tu coche es el Ateca de gasolina. Y si haces unos 20.000 kilómetros anuales y tus trayectos incluyen mucha autovía, debes escoger un diésel. 

Vídeo: Seat Ateca contra Skoda Karoq:

No encierres a un diésel en una ciudad repleta de semáforos, su hábitat natural es la carretera. 

Opinión

En mi caso particular, que realizo más de 25.000 kilómetros al año por autovía y carreteras convencionales, tengo claro que mi coche es el Ateca 1.6 TDI. Hoy en día, todavía no hay nada más eficiente que un diésel en relación consumo y prestaciones. Eso sí, si viviera en una gran ciudad, me decantaría por el gasolina.

Lecturas recomendadas