Skip to main content

Comparativa

Comparativa: Peugeot 508 vs Volkswagen Arteon

Comparativa Peugeot 508 vs Volkswagen Arteon

Quien quiera belleza... ¿debe sufrir? No necesariamente.

Los franceses tienen un nombre para la mezcla entre una berlina y un coupé: Peugeot 508. El nuevo modelo de Peugeot llega con aspiraciones premium, hasta el punto de que rivaliza con el Volkswagen Arteon. Son dos berlinas con líneas coupé, que te despiertan una sonrisa cada mañana al ir a trabajar en ellas. Pero, ¿qué esconden bajo sus atractivas carrocerías? Lo vamos a comprobar en la comparativa del Peugeot 508 y el Volkswagen Arteon

No te pierdas: Los precios del VW Arteon: una berlina 'premium' que puedes comprar desde 40.825 euros

En coches de este tipo hay que valorar obligadamente su estética. ¿Cuál de los dos es más bonito? Esto es algo subjetivo, pero en la redacción de AUTO BILD tenemos un veredicto: el Peugeot. Es de esos coches cuyo dueño prefiere limpiar a mano, para no arriesgarse al más mínimo rayón en su cautivadora carrocería. Y es que nos han gustado tanto sus líneas fluidas y detalles como su ajustada cintura sobre los pasos de rueda traseros, que le perdonamos otros como la doble salida de escape falsa (en realidad solo tiene una, la del lado izquierdo).

Comparativa: Peugeot 508 vs Volkswagen Arteon

Una vez en el asiento del conductor, Peugeot mantiene la configuración de su ya casi tradicional i-Cockpit, con un volante pequeño y la instrumentación sobre el mismo. En este caso, es una pantalla LCD configurable. Por otro lado, la consola central está en una posición elevada, por eso uno se siente algo encajado en su puesto de mandos. Así que, dicho llanamente: este salpicadero es diferente a la mayoría, aunque no necesariamente mejor. Eso sí, no se puede negar que tiene mucha personalidad y que la sensación general de acabados y ajustes es buena. Además, aunque mide 11 centímetros menos que el Volkswagen, ofrece algo más de espacio en las plazas delanteras. Y las teclas físicas bajo la pantalla, que parecen las de un piano, facilitan mucho su manejo, que es rápido e intuitivo.

Vídeo: Mas detalles del nuevo Volkswagen Arteon en acción:

En cuanto al espacio de carga, si pliegas los asientos traseros, te queda una superficie totalmente plana, que cubica hasta 1.537 litros

Pero si dejamos a un lado la estética y nos centramos en la practicidad, lo cierto es que aquí es el Arteon el que muestra sus puntos fuertes. Su enorme portón trasero puede tener cierre eléctrico opcionalmente (1.095 euros) y el espacio para las piernas detrás es sorprendente. Aquí el Peugeot anda más escaso y tampoco brilla en el espacio para los hombros. En definitiva, uno se siente en el habitáculo del Arteon como en el de una auténtica berlina, no en una berlina-coupé. No nos sorprende, si tenemos en cuenta que su primo es el gigante Skoda Superb.

Por otro lado, como el Arteon es hoy por hoy el buque insignia de Volkswagen, va acompañado de todo un arsenal de asistentes tecnológicos: delante lucen bombillas Full LED, mientras que el confort del asiento del conductor es mayor que el de su rival; el sistema de navegación Discover Media es de serie y el coche viene muy bien equipado. 

No obstante, si pretendes rizar el rizo y lo cargas de extras, el precio final puede superar los 50.000 euros con relativa facilidad. Por ejemplo, las imponentes llantas opcionales de 20 pulgadas (1.095 euros) quedan muy bonitas, pero penalizan la respuesta sobre asfalto en mal estado. ¿La solución? Seguir desembolsando y equiparlo con el chasis adaptativo DCC (1.235 euros). 

Vídeo: Todos los datos y especificaciones del Peugeot 508:

Bajo el capó, el Arteon recurre al conocido 2.0 TDI de 150 CV de potencia y 340 Nm de par máximo que le ofrecen muy buenas prestaciones. El Peugeot tiene 130 CV y 300 Nm de par, por eso acelera más lento: de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos, frente a los 9,8 de Volkswagen. En las recuperaciones, la ventaja también es claramente para el alemán. Hemos medido un consumo menor en el Peugeot: 5,4 litros de media. Pero el del Volkswagen, 6,2 litros, se mantiene dentro de lo correcto, teniendo en cuenta sus prestaciones. 

El diésel del alemán sale penalizado en nuestro apartado de medio ambiente, porque nuestra unidad de pruebas solo cumple la norma Euro 6c. Pero el Arteon recurre a un catalizador SCR e inyección de urea, por lo que no debería tener problemas en superar la Euro 6d-TEMP. El Peugeot despeja todas las dudas sobre el futuro de su diésel: cumple desde el principio la norma más exigente y lleva un gran depósito de AdBlue en el maletero. ¡Así se hace! 

Lo que nos ha encantado del pequeño motor diésel del Peugeot es su baja rumorosidad, que logra sin recurrir a cristales aislantes, como los del Volkswagen. Además, en marcha, el Peugeot se siente algo más ligero que su rival, lo cual no sorprende, si tenemos en cuenta que es más corto y pesa 125 kilos menos. 

El cambio automático de nuestra unidad de pruebas permite un rodar fluido y relajado. Esta caja de ocho velocidades fabricada por Aisin ya nos gustó cuando la probamos en el Peugeot 3008. Sus inserciones son, en todo momento, suaves, sin tirones y no interfiere en el bienestar general de los pasajeros. 

¿Como se comportan?

La suspensión del 508 filtra correctamente los baches, al mismo tiempo que mantiene a la carrocería en su sitio. Además de cómodo, permite un rodar aplomado sin un exceso de balanceos. Esto, en cualquier caso, no implica que la berlina francesa con formas coupé tenga pretensiones deportivas, porque este modelo está enfocado a los viajes relajados, sin estrés, en los que da igual los kilómetros que recorras, que no llegarás fatigado a tu destino. Si quieres más dinamismo, el Arteon es el que despunta en estas lides. Y no porque tenga un chasis mejor ajustado, sino porque cuenta con más recursos de tecnología avanzada, como la dirección progresiva, que también montan coches como el deportivo Cupra Ateca

Vídeo: Volkswagen Arteon contra Kia Stinger:

En definitiva, cualquiera de los dos coches son muy recomendables para esos viajeros que quieran coches confortables, sin renunciar a cierta chispa en el diseño. Pero solo puede ganar uno, así de objetivo es nuestro protocolo de puntuación. El Peugeot 508 BlueHDi 130 queda en segundo puesto, pero lo hace con argumentos de peso: es más ahorrador, ofrece menos emisiones y su diseño, al menos a nuestro parecer, es más chic, que dirían los franceses. 

El Volkswagen Arteon 2.0 TDI es más espacioso, más potente, más confortable y dinámico... Y también más costoso. Por esto último y por su consumo más elevado, no se aleja más del francés. Si fallara en solo dos apartados, el 508 le vencería. 

Conclusión

El nuevo 508 nos ha impresionado: Peugeot ha transformado su berlina en toda una pieza de diseño con practicidad para el día a día. Ha dejado boquiabiertos al mercado y sus compradores. El Volkswagen Arteon ha sudado para conseguir la victoria.

Lecturas recomendadas