Skip to main content

Comparativa

Comparativa del nuevo Mazda3 vs Ford Focus y Peugeot 308

Comparativa del nuevo Mazda3 vs Ford Focus y Peugeot 308

Con poco más de cuatro metros de longitud y cinco puertas, la diversión de conducción se combina aquí con un sentido práctico, y un combustible diesel eficiente. Hablamos, claro, del segmento compacto, y hoy enfrentamos a tres de sus grandes exponentes, en esta comparativa del nuevo Mazda 3 vs Ford Focus y Peugeot 308.

VÍDEO: Mazda 3 a fondo

Vayamos por partes.  Mazda 3: Presentado en primavera de 2019, con un diseño que rompe con lo establecido y lo aleja del resto. Ford Focus: como es tradición en este modelo , combina la agilidad en carretera con la agilidad en ciudad. La cuarta generación lleva en el mercado desde 2018. Peugeot 308: el francés se mueve en su segunda generación desde 2014 en nuestras carreteras.

En 2017, todas las versiones recibieron un lavado de cara. El Peugeot tiene en su interior relojes pequeños, agujas en sentido contrario, sobre al la empuñadura del volante, muy pequeño, que requiere un tiempo para acostumbrarse. La información de tráfico en el Peugeot viene a través de TomTom Live Traffic.

El control de voz es incómodo, pero compensado por la gran pantalla. Con función de masaje y reposacabezas integrado: los asientos del Peugeot son visualmente exuberantes, pero les falta algo de forma.

Interiores con personalidad propia

En el Mazda, el cockpit con un reloj central presidiendo es agradablemente y ordenado, con grandes cifras. Como debe ser. Los japoneses también usan TomTom como proveedor de mapas. La pantalla del navegador es extra ancha y se puede operar a través de un gran control giratorio.

Comparativa del nuevo Mazda3 vs Ford Focus y Peugeot 308

Los asientos tienen una superficie larga y el acolchado claramente contorneado con el que ofrecen mucho agarre. En el Focus la representación del tacómetro es un poco pequeña. El diseño es clásico, todo se capta a la primera. La información de tráfico en tiempo real está disponible en Ford durante dos años sin cargo. Como un extra, el teléfono móvil se puede cargar de forma inductiva. Los asientos son cómodos y bien contoneados, aunque hemos echado en falta un poco más de agarre en la zona superior de la espalda.

 
Nuestro coche de prueba, en el acabado ST con muelles más cortos en 20 milímetros, tiene reacciones algo más secas, pero aun así es cómodo, y gana en agilidad. La dirección funciona rápido, y los frenos son estables y fácilmente dosificables. Lástima que Ford haya agregado un programa al sistema de control del motor para una transición más sensible en los cambios de marcha. Esto hace que la respuesta del diésel (120 CV, 300 Nm) sea algo retardada, y de alguna manera artificial y unarmónica.


Cambio al Peugeot. Aunque el francés es más liviano que los otros dos, tiene más potencia y acelera, sobre el papel, antes de 0 a 100, la sensación que transmite su respuesta al acelerador no es muy entusiasta. Esto puede deberse a la salida de potencia algo vibrante y gruñona, a su reticencia a subir de vueltas. Todo esto se ensombrece aún más por un cambio de manejo poco preciso. 

Así se comportan

Comparativa del nuevo Mazda3 vs Ford Focus y Peugeot 308

La parte buena es que al contener el temperamento del diésel (130 CV, 300 Nm), es incluso más ahorrador que los otros dos candidatos. Gracias a la suspensión muy suave, el 308 rueda de forma suave y agradable, y filtra bien los baches. Sin embargo, esto perjudica la precisión de conducción. Mejor circular relajadamente con este coche y, de paso, el motor se mantiene silencioso. Entra, siéntete bien, arranca. Esto es lo que parece susurrarte el Mazda cuando te sientas.. La palanca de cambios se desliza casi sola a su primera posición. Su manejo es excelente. 


También la respuesta del motor, que muestra muy buenos modales. Gira con ganas, y solo se le puede criticar que tome algo de aire en cada inserción. Rinde 116 CV y 270 Nm de par, y sin esfuerzo, sube hasta las 5.000 vueltas.
 

¿Todo ok? En realidad no, porque el nuevo Mazda 3 encaja más en la liga coupé que en el mundo compacto. Lema: Si quieres belleza, tienes que sufrir. Entrar en las plazas traseras supone un ejercicio de gimnasia que puede llegar a ser agotador.  

Y además