Prueba

Prueba: AC Schnitzer BMW M2 (2016)

Luis Meyer

23/10/2016 - 16:18

El BMW M2 es un deportivo excelente, casi inmejorable, pero el preparador alemán lo ha logrado. En esta prueba del AC Schnitzer BMW M2 (2016) en un circuito comprobamos que es uno de los bólidos más eficaces de su segmento. Y se pone al nivel del BMW M4.

Ópticamente, el preparador no ha introducido variaciones muy llamativas. Aquí se trata de tuning muy afinado. Lo comprobamos al volante. Prueba: Prueba: AC Schnitzer BMW M2 (2016).

Con todo, el nuevo BMW recibe nuevo frontal con 'splitters' y 'wings' que le confiere un aspecto un poco mas agresivo. A eso hay que añadir ruedas de 20 pulgadas en aluminio diseñadas por AC Schnitzer. Las carcasas de los espejos retrovisores y el espoiler del techo son de carbono y redondean un conjunto muy deportivo. Lo metemos en el Contidrom para ver si su aspecto se corresponde con su comportamiento.

Dentro, el preparador deja su sello en los pedales, las alfombrillas y el frenos de mano. Pero la gran novedad son los asientos: unos Recaro Pole Position. Un extra que desde ya te recomendamos, y que no está disponible en el modelo de serie. Con nuevo software, el AC Schnitzer extrae 430 CV del tres litros de seis cilindros en línea, y se pone al nivel del BMW M4 (431). El par motor sube de 500 a 580 Nm. 

A pesar de su poderío, no es un caballo salvaje, empuja con fuerza, pero el conductor siempre tiene la sensación de tener el control. Y el sonido, con sus nuevos escapes, pone los pelos de punta, aún más que en el M2 de serie. 

El chasis deportivo es firme pero sigue siendo suficientemente confortable. Ahora la carrocería está rebajada en 30  milímetros delante y 25 detrás. Eso aumenta el carácter deportivo del coche, y también el aspecto, pero no es tan bajo como para estar preocupado todo el rato por las aceras y las rampas de garaje.

En el circuito la zaga se ha revelado extremadamente ágil, y el ESP evita que el coche se desmande si entro demasiado rápido en una curva, pero no es muy intrusivo. Si lo pongo en modo Sport Plus, retarda aún más su entrada en escena.

Por el momento, la preparación cuesta 20.000 euros en Alemania. ¿Tú qué opinas? ¿Merece la pena? 

¿Buscas un coche que se adapte a ti? Encuéntralo rápidamente en nuestro recomendador.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches