Prueba

Prueba Opel Zafira Tourer 1.6 CDTI 120 CV

Vicente Cano

19/01/2015 - 12:39

Aquí tienes la primera prueba del Opel Zafira Tourer 1.6 CDTi 120 CV. Con un consumo homologado de 5,7 l/100 km, el nuevo motor diésel de 120 CV convierte al monovolumen de Opel en un agradable compañero de viaje. Su precio rondará los 23.000 euros.

El Opel Zafira Tourer estrena un nuevo propulsor diesel de 120 CV y 320 Nm de par que supone una alternativa de acceso a la gama diésel. En principio, renunciar a cierta dosis de potencia en un coche familiar puede resultar paradójico, pero en el caso del Opel Zafira Tourer 1.6 CDTI en su nueva variante de 120 CV cobra mucho sentido.

Y es que, como verás en la prueba del Opel Zafira Tourer 1.6 CDTI 120 CV, aunque mantiene su capacidad para alojar a siete ocupantes y un maletero de hasta 1.860 litros, el nuevo diésel básico no da la impresión de quedarse corto en ningún momento.

Prueba del Opel Zafira Tourer 1.6 CDTI 136

En el Salón de Frankfurt 2013 se presentó el Opel Zafira Tourer 1.6 CDTI 136, desarrollado al completo por Opel en su centro técnico de Turín, sustituirá a todos los modelos de la marca equipados con el 1.7 CDTI y algunos de los 2.0 CDTI a lo largo de los dos próximos años.

El motor 1.6 CDTI de Opel es el primero de una nueva familia de propulsores diésel del Opel construidos completamente en aluminio, un material que en este caso ha permitido un ahorro de peso de más de 20 kg. Con 85 CV por litro y 1,4 kg/kW, Opel afirma que tiene la más elevada densidad de potencia de todos los bloques de estas características en el mercado. Con un ratio de compresión de 16,0:1, General Motors ha patentado más de 150 funciones de control de la Unidad Electrónica de Control (ECU) que estrena y que se irá equipando en todos los motores diésel de cuatro cilindros del grupo.

Su bajo consumo homologado (4,1 l/100 km que en durante mi prueba de prestaciones sin ningún tipo de miramientos se fueron a unos muy poco alarmantes 8,4 l/100 km) se debe principalmente a la inyección por raíl común con un control de combustión de ciclo cerrado y a una potente carga de admisión por parte de unas boquillas de inyección que logran 2.000 bares. La bujías de precalentamiento llevan unos nuevos sensores piezoeléctricos que son capaces de detectar la presión de los cilindros en tiempo real para así calcular la calidad de la combustión y ajustar más rápidamente la inyección.

En lo que a la reducción de ruido y vibraciones se refiere, además de las mejoras en los procesos de simulación por ordenador, diseño y fabricación, el cárter de aluminio lleva unas inserciones en hierro forjado para sujetar el cigüeñal, así como unos refuerzos transversales. Además, este elemento lleva cuatro contrapesos, y los pistones en aluminio también deben ayudar lo suyo para reducir las masas oscilantes. Aunque el bloque 1.6 CDTI 136 cumple con la normativa de emisiones EURO VI, en el caso del Zafira Tourer 1.6 CDTI 136 ha sido necesario montar además un sistema de reducción catalítica a base de urea (SRC). Esta solución denominada BlueInjection por Opel asegura un tratamiento óptimo de los óxidos de nitrógeno (NOx) e se irá instalando paulatinamente en todos los modelos de mayor tamaño de la marca de Rüsselsheim.

Tenlo en cuenta, porque el Opel que estés pensando en comprarte no solo ganará en un consumo más reducido –en el Zafira Tourer es de 4,1 l/100 (igual que en el Renault Scénic dCi 110 CV), sino que la como sucede con la nueva familia de motores de gasolina SIDI, la marca ha puesto todo su empeño en lograr unos bloques de gran elasticidad y con unos bajísimos niveles de ruido y vibraciones. Y como podrás leer abajo, lo ha logrado.

Con 136 CV y 320 Nm de par disponibles entre las 3.500 rpm y las 4.000 rpm, pero que ya ofrece 200 Nm a solo 2.000 vueltas, el nuevo motor 1.6 CDTI de Opel resulta sumamente agradable de conducir. Incluso en el pesado Opel Zafira Tourer 1.6 CDTI con el que logra unas emisiones de 109 g/km de CO2, que seguramente estarán por debajo de los 100 gramos en modelos más pequeños. En la presentación internacional, hubo ocasión de conducirlo entre el aeropuerto de Viena y Mayerling, un trayecto de unos 40 km, tanto al regreso como a la ida, en la que por un accidente tuve la ‘suerte’ de probarlo en el mismo entorno en el que se mueve un conductor atascado cada mañana de camino al trabajo.

Al ralentí, su nivel de ruido y vibraciones es excepcionalmente bajo, por lo que cuando vi la diapositiva en la que Opel aseguraba que se había logrado reducir la increíble cifra de 5 dB por debajo de la mayoría de sus rivales, me lo creí, aunque sigue pareciéndome una salvajada. Eso sí, te recomiendo que si vas a hacer mucha conducción urbana, optes por el nuevo cambio automático de seis velocidades que ofrece Opel, primero, porque la intromisión del Start/Stop hace que a veces de fuertes trompicones y, segundo, por tu propio confort.

Conduciéndolo ya sobre las ligeras pendientes que rodean la localidad austriaca en la que se suicidó el príncipe Rudolf –Mayerling- no hubo manera de hacer que el 1.6 CDTI se ahogara: en tercera, es capaz de subir desde las 1.000 rpm hasta las 4.000 vueltas sin los desagradables gorgoteos de otras mecánicas diésel y así con el resto de las marchas. Además, para un pequeño bloque diésel montado en un monovolumen de casi 1.700 kg, conseguir acelerar hasta los 100 km/h en 11,2 segundos y pasar de 80 a 100 km/h en 11,2 segundos, en quinta, no está nada mal.

En cuanto sales con él a carretera, puedes hacer un viaje a velocidades legales sin acordarte de que conduces un petrolero y, si quieres infringir la ley, allá tú. Opel dice que el Zafira Tourer 1.6 CDTI 136 alcanza los 193 km/h, yo ante las docenas de radares con limitación a 100 y 80 km/h que había por todas partes, tuve que cortarme.

Prueba del Opel Zafira Tourer 1.6 CDTI 120 CV

Desde que arrancas, este 1.6 sorprende con sus refinadas maneras, gira en silencio y apenas emite vibraciones gracias a un habitáculo aislado con esmero. Solo cuando pisas a fondo y la aguja del cuentavueltas alcanza la marca de las 5.000 rpm, los 120 CV se escuchan en todo su esplendor de puertas adentro.

Sorprende lo bien que este pequeño propulsor es capaz de mover las 1,7 toneladas que pesa el monovolumen de Opel. Siendo sincero, 12,7 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado no es una cifra deslumbrante, pero lo cierto es que el Zafira se mueve con suficiente agilidad entre el tráfico diario y transmite relajación y viveza en todo momento. Una vez que el turbo despierta de su letargo (más o menos hace su aparición a partir de las 2.000 vueltas) y los 320 Nm hacen acto de pre-sencia, no echarás de menos más potencia. En ciudad y por carreteras comarcales, el Zafira Tourer es un compañero de viaje agradable, que sorprende con un nivel de comodidad bastante alto.

Estéticamente, nada delata que lleva el nuevo diésel básico. El puesto de mando con el monitor muy elevado se ve penalizado por el exceso de pequeños botones. La suspensión filtra con naturalidad las irregularidades del asfalto y apenas muestra balanceos al tomar las curvas. Su velocidad máxima tampoco es deslumbrante, pero ¿quién pretende ir a más de 186 km/h en un monovolumen amable como este? Salvo que estés en una autopista sin límites de velocidad en Alemania. Y, aun así, se me antoja demasiado arriesgado en un vehículo como este.

Una vez que llegas a casa es hora de echar un vistazo a la hoja de los costes. En ese momento, el Zafira Tourer 1.6 CDTI te volverá a provocar una pequeña sonrisa: solo consume una media de 5,7 litros, por lo que también cuida de tu economía doméstica. Y si lo que quieres es realizar grandes trayectos sin tener que parar, su autonomía de 1.000 km hará temblar a cualquier vejiga que se le ponga por delante. Con un precio es- timado de 23.000 euros costará aproximadamente lo mismo que el 2.0 CDTI de 130 CV, cuya cifra de emisiones es superior y, por tanto, te obliga a pagar el im- puesto de matriculación.

En la prueba del Opel Zafira 1.6 CDTI 120 CV quedan claras dos cosas: en primer lugar, que Opel es capaz de desarrollar motores muy agradables. Y también que un monovolumen de siete plazas con un pequeño motor diésel de 120 CV no tiene por qué estar inframotorizado. No creo que ningún comprador potencial de este vehículo eche en falta más caballos. Sin duda, es una opción recomendable.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches