Comparativa

Cara a cara: Renault Talisman vs Kia Optima

Versiones comparadas:

Luis Meyer

22/05/2016 - 08:00

El Kia Optima es un triunfador entre las berlina medias. Pero llega un duro rival desde Francia. ¿Mantendrá el coreanos su estatus? Lo comprobamos al volante. Cara a cara: Renault Talisman vs Kia Optima

El Kia Optima ha ganado ya unas cuantas comparativas de AUTOBILD. Renault ha tenido hasta ahora menos suerte entre las berlinas medias-altas. ¡Hasta ahora! Ahora trae una aserie de argmentos para ser la referencia.  Cara a cara: Renault Talisman vs Kia Optima.

R30, R25, Safrane, Vel Satis, Latitude. ¿Te dicen algo? Es la galería de abuelos del Talisman desde 1975. Y a todas las generaciones les ha unido que solo han sido un éxito de ventas en su país de origen, Francia. En el resto de Europa no tuvo tanta suerte, y es que las berlinas del rombo no lograban destacar de verdad, no porque no tuvieran argumentos. Era una cuestión de imagen. El semiportón trasero no lograba atraer a la clientela conservadora de este segmento. Cualquiera prefería que sus vecinos lo vieran conduciendo los un tres volúmenes de BMW o de Mercedes. Y es que la hélice y la estrella plantada en el morro siempre han tenido más presencia que el rombo. 

Pero nunca es tarde. En el pasado Salón de Frankfurt, Renault presentaba en sociedad a su Talisman. ¡Con tres volúmenes, por fin! Justo ahora, que el semiportón está renaciendo… Frente a la berlina de Renault tenemos al nuevo Kia Optima, que ya lleva entre nosotros desde diciembre de 2015. Una berlina que los conductores europeos han empezado a tener muy en cuenta como opción, incluso los alemanes. Y deben, porque por nuestras páginas el Optima 1.7 CRDi ya ha sido capaz de abatir a rivales diésel como el Mazda6, el Opel Insignia, el Ford Mondeo y el Peugeot 508.

Los dos ofrecen mucho espacio. Con 4,85 de largo, llegan con creces a las medidas de las berlinas de la clase media-superior. Eso se nota sobre todo en las plazas traseras del Kia, donde las piernas siempre van desahogadas. En el Talisman no tanto, pero los asientos tiene un mullido más generoso. Pero estos no son coches de chóferes. Pasemos a las plazas delanteras. Aquí sorprende el Talisman con un refinamiento de la clase superior.

En su acabado tope de gama Initiale Paris te masajean (algo que controlas desde la pantalla táctil), te refrescan o te calefactan, como tú quieras. Y lo hacen realmente bien. Nunca antes en un Renault se ha viajado tan cómodo. A eso hay que añadir la iluminación relajante del cockpit. En lo que te rodea hay algo del refinamiento escandinavo de Volvo. Domina la gran pantalla táctil de 8,7 pulgadas, en la que regulas el navegador, el sistema de infoentretenimiento, el climatizador o la batería de asistentes así como la configuración del chasis. Pero recomendamos navegar por la profundidad de sus submenús en parado, porque su complejidad puede provocar que, en marcha, elijas la opción equivocada.

El cockpit de Kia es más convencional, por tanto tienen más botones, pero al mismo tiempos su manejo es más racional. También en este caso conducimos el acabado tope de gama. Pero el entorno es mucho más sobrio, y contrasta con el entorno colorido y la mezcla de materiales del Renault.

Pongámonos al volante.El Renault: ¡Sorprendentemente vivo! El Kia: más discreto, El Talisman se beneficia de la dirección a las cuatro ruedas 4Control de esta versión: las traseras, hasta 80 km/h, giran 3,5 grados en contra de las delanteras. A más velocidad, lo hacen a favor hasta en dos grados. Resultado: en comportamiento se pone por delante del Kia.

El Renault es aplomado, gira con rapidez y solícito. El Kia es más abrupto con su eje trasero tendente hacia fuera, y su ESP entra algo tarde. El Renault, en comparación, va sobre raíles, su ESP trabaja mucho menos. Con su talento dinámico, uno puede prescindir del modo Sport de su chasis adaptativo, porque aparte de  una dureza innecesaria no aporta mucho más. En el modo Confort, este Ranault grande transmite balancea más de la cuenta sobre irregularidades largas, el programa Normal es que logra el mayor equilibrio. Comparativamente, las suspensiones del Kia son algo más secas.

Mecánicamente, las diferencias son menores que en comportamiento. Aunque el 1,7 litros turbodiésel del Kia suene algo más flojo en parado que el 1,6 litros biturbo del Talisman, los dos empujan con ganas, y los cambio de doble embrague (siete velocidades en el Kia, seis en el Renault) tiene una respuesta fluida. Solo se descompensa un poco el Renault con unas reducciones un poco menos decididas. En consumo no hay diferencias destacables. El Renault arroja una cifra de 5,7 litros, el Kia de 5,8. Si bien al coreano su gran depósito de 70 litros le da más autonomía: unos 1.200 kilómetros frente a los 820 del Renault, cuyo depósito de 47 se nos antoja algo pequeño. 

Conclusión

¡Bien hecho, Renault! Una berlina con presencia, que pasa ágilmente por las curvas y ofrece mucho confort en viajes largos. Así es capaz de abatir a todo un Optima, aunque lo haga por poco. Pero lo cierto es que el dinamismo y el confort ponen al francés por delante, sacando una ventaja que Kia no es capaz de compensar en el apartado de costes. El coreano destaca por su espacio trasero y, una vez más, con su imbatible garantía de siete años.

Si estás pensando en comprar un coche nuevo, échale un vistazo a nuestro recomendador de coches para descubrir rápidamente qué coche comprar.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches