Skip to main content

Reportaje

Motor

Volkswagen ID.4, dos fortalezas y un problema para triunfar en 2022

Volkswagen ID.4, dos fortalezas y un problema

Un SUV eléctrico de tamaño medio

Volkswagen inició su andadura eléctrica con el Volkswagen ID.3, un compacto equivalente al Golf tradicional, pero con baterías, y continuó con el Volkswagen ID.4, un SUV eléctrico de tamaño medio. ¿Cómo se comportará a lo largo de este año que acaba de comenzar? Te mostramos dos fortalezas y un problema para triunfar en 2022.

El Volkswagen ID.4 es el primer SUV eléctrico de la compañía alemana. Podríamos decir que es un Tiguan a pilas. Mide 4,58 metros de largo, 1,85 de alto y 1,64 de ancho. Por tanto, es 32 cm más grande que el ID.3. Pesa 2,2 toneladas, algo que merma sus prestaciones.

El SUV eléctrico de Volkswagen está disponible con una amplia gama de motores, como verás a continuación, dos niveles de batería y un enorme equipamiento tecnológico que lo convierte en un vehículo muy moderno. Está a la venta desde 35.870 euros sin incluir descuentos y Plan MOVES III.

Dos fortalezas del Volkswagen ID.4: muchas versiones donde elegir

Vamos con la primera de sus fortalezas. Sin duda, uno de los puntos fuertes del ID.4 es su amplio abanico de versiones. Está disponible con cinco niveles de potencias, 148, 170, 175, 204 y 306 CV, aunque las versiones de 175 y 306 CV todavía no están a la venta. Y dos tipos de batería, 52 y 77 kWh.

Además, la marca ofrece siete niveles de equipamiento, Pure Performance, City, Style, Pro Performance, Life, Business y Max.

Vídeo Volkswagen ID.4: prueba a fondo del primer SUV eléctrico de los de Wolfsburgo

Según la versión elegida, la carga de la batería es diferente. Todas cargan con corriente alterna y continua, pero la potencia máxima admitida difiere. Las variantes con batería de 52 kWh cargan a 7,2 kW en corriente alterna y a 50 o 100 kW en continua, dependiendo de la motorización y el equipamiento.

En cambio, las versiones con batería de 77 kWh, carga a 11 kW en corriente alterna y a 125 kW en continua.

Espacioso y práctico

Volkswagen ID.4, dos fortalezas y un problema
El maletero ofrece un volumen de 543 litros, una cifra bastante buena

El otro aspecto interesante para triunfar del ID.4 tiene que ver con su practicidad. Es un SUV eléctrico perfectamente válido para el día a día (siempre que tengas donde recargar la batería), con un habitáculo espacioso y un maletero grande, teniendo en cuenta que es un coche eléctrico.

La capacidad de carga alcanza los 543 litros con todos los asientos en su posición normal y puede ascender hasta 1.575 litros, abatiendo la fila posterior. Por tanto, no hay ningún problema para que una familia media pueda viajar como lo haría en un vehículo equivalente con motor térmico.

Un problema: autonomía y tiempos de carga

Volkswagen ID.4, dos fortalezas y un problema
Con corriente continua a 125 kW tarda 38 minutos en cargar el 80% de la batería

Vamos con la principal pega del Volkswagen ID.4. Quizá, el principal aspecto que puede echar para atrás a más de un comprador es su autonomía y los tiempos de recarga. Como ya hemos dicho más arriba, el coche se ofrece con dos niveles de batería. 

En el mejor de los casos, en la versión Pro Performance con el motor de 204 CV y la batería de 77 kWh, homologa una autonomía de 522 kilómetros (ciclo WLTP). Pero, en la vida real, esa cifra es claramente inferior. Con un consumo medio real de entre 20 y 21 kWh, la autonomía real oscila entre los 360 y 380 kilómetros.

Por tanto, para utilizar el vehículo a diario, es necesario disponer de un punto de recarga en casa o tener localizados varios puntos públicos donde recargar la batería. Igualmente, para hacer un viaje largo, obliga a planificar bien las zonas donde habrá que recargar. 

Por otra parte, los tiempos de recarga no son nada cortos. Ya hemos visto que el coche admite distintos tipos de carga, en función del tipo de batería, la motorización y el nivel de acabado. Pero, para hacernos una idea, en corriente alterna a 11 kW tarda unas siete horas y media en cargarse por completo. En corriente continua a 125 kW, pasa del 0 al 80% en 38 minutos.

Conclusión

Volkswagen ID.4, dos fortalezas y un problema
Quizá, una alternativa híbrida enchufable sería más interesante

El Volkswagen ID.4 es un SUV que destaca, sobre todo, por un equipamiento tecnológico muy avanzado, como se puede ver en su interior totalmente digital, con diferentes pantallas y muchas funciones táctiles. Es también un coche muy práctico, ya que es muy espacioso y tiene un buen maletero.

En carretera va bien, aunque sin emocionar. Es ágil y silencioso en ciudad y suficientemente aplomado en autovía. Se nota bastante pesado, no en vano, en la báscula declara más de dos toneladas, pero la entrega inmediata de par hace que se mueva con soltura en la mayoría de situaciones. 

Quizá, por el mismo precio, sea más interesante la versión híbrida enchufable del Volkswagen Tiguan, que ofrece autonomía eléctrica suficiente para el día a día, 40 CV más de potencia y, gracias a su motor de gasolina, nunca sufrirás el llamado ‘range anxiety’ o ansiedad por autonomía.

Y además