Skip to main content

Reportaje

Tres razones por las que cada vez hay más víctimas de accidentes tráfico en España

Accidentes de Tráfico 2017

La culpa no siempre es del móvil, el alcohol o el exceso de velocidad

El año pasado 1.200 personas perdieron la vida en las carreteras como consecuencia de un accidente de tráfico. Es el dato principal del balance provisional de siniestralidad 2017 presentado ayer mismos por la Dirección General de Tráfico que confirma que, por segundo año consecutivo, aumentan los accidentes en carretera y su gravedad.

Lo que nos trae la DGT en 2018: más radares, nuevo examen y sanciones a reincidentes

De acuerdo con las cifras anunciadas por el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2017 murieron al menos 1.200 personas víctimas de accidentes de tráfico. Digo, al menos, porque son cifras provisionales en las que solo contabilizan los accidentes mortales registrados en vías interurbanas y los fallecidos hasta 24 horas después de producirse el accidente. Las definitivas incluirán los siniestros que se producen en vías interurbanas y las víctimas mortales a 30 días del suceso; se conocerán en los próximos meses.

Las frías cifras dicen lo siguiente:

  • que en 2017 se registraron 1.067 accidentes de tráfico mortales en vías interurbana, un 3% más que en 2016
  • que como consecuencia de esos 1.067 accidentes, 1.200 personas fallecieron (39 más que el año pasado) y 4.837 heridos requirieron hospitalización (un 6% menos que el año anterior)
  • que cada día 3,3 personas pierden la vida en la carretera
Accidentes de Tráfico 2017

Dónde, cómo y quién está detrás de los accidentes de tráfico

El balance de siniestralidad 2017 presentado por la DGT arroja una radiografía de la accidentalidad en España.

Por los datos con los que trabaja Tráfico, podemos dar respuesta a los tres interrogantes.

¿Dónde se producen la mayor parte de los accidentes?

El 77% de los fallecido perdió la vida en carreteras secundarias: 792 personas, 30 más que en 2016. Por contra, en autovías y autopistas, las víctimas mortales han disminuido un 1%.

Por comunidades autónomas, todas han registrado más accidentes, excepto Galicia, la Comunidad Valenciana, País Vaasco y Navarra. Andalucía, Cataluña y Castilla León, por este orden, encabezan el ranking de comunidades con más siniestralidad.

¿Cómo son los accidentes más graves?

Los datos de la DGT confirman que la salida de vía sigue siendo el tipo de accidente más común y con consecuencias más graves en vías de alta capacidad, seguida de los siniestros por colisión trasera y múltiple y los atropellos a peatones.

En carreteras convencionales, el 42% de los fallecidos se debió a salidas de vía y el 28% a colisiones frontales.

¿Quién tiene más accidentes de tráfico?

Por sexo, los hombres sufren más siniestros viales (el 78% de las víctimas mortales eran varones, más o menos igual que en 2016).

Así trabajan las Unidades de Víctimas de Tráfico 

Por edades, se ha producido un descenso importante del número de víctimas mayores de 65 años y un aumento en los colectivos de entre 25 y 34 años (+37%) y de entre 55 y 64 años (+16%). En 2017, además, han fallecido 21 niños menores de 14 años, tres más que en 2016.

La gran pregunta: ¿por qué están aumentando los accidentes de tráfico?

A esta gran pregunta no tenemos una gran respuesta. No hay datos que confirmen el por qué de los accidentes y, desde luego, no va a ser la DGT quien nos quite la duda.

Desde Tráfico apuntan a la conducción distraída, los excesos de velocidad (en este reportaje puedes ver a qué velocidad saltan los radares de la DGT), el cansancio o el sueño y el alcohol y las drogas, por este orden, como los principales desencadenantes de los accidentes.

No dudamos de esto, pero con el balance de siniestralidad y con todo lo que hemos escuchado este año de los que más saben en seguridad vial, hay tres razones que estamos seguros han influido en este aumento del número de víctimas

1. Hay más coches y son más viejos

No sabemos muy bien cómo han echado estas cuentas, pero desde la DGT aseguran que el año pasado los españoles hicimos 408,5 millones de viajes de largo recorrido por carretera, es decir, un 4,2% más que en 2016 y un 14,5% más que en 2013.

Este incremento de recorridos tiene varios motivos, entre ellos, que el parque automovilístico español no ha dejado de crecer en los últimos cuatro años pero, pese a este incremento, la antigüedad media de los coches implicados en accidentes mortales es de 12 años; edad que aumenta hasta 13,8 años en el caso de los turismos en los que viajaban los fallecidos.

Lectura de esto: por las mismas carreteras que hace cuatro años circulan muchos más coches que además son mucho más viejos. Esto supone que tienen más riesgo de sufrir averías (estas fueron las averías más frecuentes en 2016) que pueden terminar en accidente y lo más preocupante que no cuentan con sistemas de seguridad activa y pasiva que minimicen las consecuencias para sus ocupantes.

Pregunta: ¿no es entonces necesario un plan que ayude a renovar todo el parque y no solo un Movalt que impulse las ventas de coches eléctricos?

2. Faltan medios tanto para ayudar como para sancionar

En la segunda mitad de 2017, Gregorio Serrano colgó varios tuits en los que anunciaba la compra de 300 motos y 156 furgonetas para la Guardia Civil de Tráfico. Todas están equipadas con equipos para realizar controles de alcohol y drogas en cualquier momento y lugar para luchar así contra los chivatazos entre conductores.

No hace falta calculadora para decir que con las nuevas incorporaciones la flota de la Guardia Civil de Tráfico habría aumentado en 456 vehículos, pero en realidad, se ha reducido en 117. ¿Cómo es posible? Pues porque tal y como explicaron fuentes del ministerio de Interior en el Congreso hace unos días, entre 2016 y 2017 han tenido que retirar 1.162 vehículos de la Agrupación de Tráfico y solo han repuesto 589.

Se une a esto la merma del número de agentes de Tráfico que según hemos sabido no ha parado de descender en los últimos años pasando de 9.673 en 2011 hasta 8.852 en 2017.

Descenso número Guardias Civiles de Tráfico

Los agentes de tráfico denuncian jornadas de más horas de las convenidas cuando entraron a trabajar, merma de efectivos y recursos y un baremo de productividad que les obliga a poner más multas y hacer menos labor de ayuda y concienciación si quieren llegar a su sueldo a final de mes (tras ver una nómina sabemos, en exclusiva, cuánto gana un guardia civil de tráfico).

Lectura de todo esto: cada patrulla tiene que cubrir un radio de kilómetros mayor y alarga los tiempos de espera de los conductores en caso de emergencia sobre todo en zonas rurales donde está demostrado se registran más víctimas mortales.

3. Los conductores no tienen ni conciencia ni formación

Perdón por generalizar pero las estadísticas demuestran que son pocos los conductores con conciencia y formación en seguridad vial.

Esta es la explicación para que cuatro de cada 10 confiese que utiliza el móvil al volante; sesenta de cada 100 admita que utiliza la distancia de seguridad de otro conductor para colarse; y por la que cada cierto tiempo podemos actualizar noticias que hablan de los conductores más temerarios que ha pillado la Guardia Civil.

La DGT ha anunciado que en 2018 habrá una nueva Ley de Tráfico y Seguridad Vial y cambios en el examen para conseguir el carné de conducir y en el permiso por puntos. También endurecerá las sanciones para reincidentes en alcohol y drogas y notificará en el acto las sanciones por exceso de velocidad en carreteras secundarias para evitar que se atribuya la culpabilidad (y la resta de puntos) a otro conductor.

Quizá estas medidas sí sean efectivas...

 

Fotos: 112

 

Lecturas recomendadas