Skip to main content

Reportaje

Tres mentiras y tres verdades sobre los coches de GLP y GNC

Mentiras y verdades sobre los coches de GLP

El anuncio de que el Plan Movalt (el programa gubernamental de ayudas a la compra de vehículos eficientes) se había agotado en solo 24 horas no fue una sorpresa para casi nadie. Sí lo fue el cómo se habían repartido los 20 millones que el Gobierno había asignado para la adquisición: los destinatarios de la mayor parte del presupuesto no fueron los coches eléctricos, sino los movidos por Gas Natural Comprimido (GNC) y, en menor medida, los de Gas Licuado del Petróleo (GLP).

Plan VEA: el nuevo plan de ayudas a la compra de coches eficientes 

Sin hacer ruido y sin generar tantos titulares como los coches eléctricos, los coches de GNC y de GLP van ganando cuota de mercado mes a mes. Son, en ambos casos, coches movidos por una mecánica bifuel que combina la gasolina con el gas licuado del petróleo en el caso de los coches de GLP y de gas natural comprimido cuando se trata de los coches de GNC y que no tienen nada que envidiar ni en potencia ni en seguridad a los motores de propulsión.

A pesar de eso, tanto los coches de GLP (aquí tienes algunos de los coches de GLP que se venden en España) como los de GNC siguen siendo segmentos desconocidos entre los compradores y eso genera dudas y mueve falsos mitos que ha llegado el momento de erradicar.

Tres mentiras sobre los coches de GLP y GNC

  1. Puedes repostar en cualquier gasolinera. 
    Aunque cada vez son más las estaciones de servicio que cuentan con surtidores de GLP y GNC lo cierto es que la escasez de puntos de repostaje sigue siendo uno de los grandes lastres para la popularización de estas energías.
    Actualmente existen cerca de 600 estaciones de servicio repartidas por España.
  2. El depósito de gas no es es seguro.
    No temas; el depósito de gas de los coches de GLP y GNC ni va a estallar, ni se va a incendiar, ni nada por el estilo. Están diseñados, fabricados y homologados bajo los más altos estándares de la industria, e incluyen una válvula que en caso de fallo del sistema evacuaría el gas con total seguridad.
  3. Si se acaba el gas, te quedas tirado.
    Los coches de GLP y GNC usan mecánicas bifuel de manera que cuando el gas se acaba pueden continuar circulando sin necesidad de parar: el cambio de combustible se hace de forma automática.
     

Tres verdades sobre los coches de GLP y GNC 

  1. Permiten ahorrar combustible.
    Esto no solo es verdad, sino que es la razón por la que cada vez más conductores deciden comprar un coche de gas. 
    Son varios los estudios que señalan que un vehículo GNC o GLP puede conseguir un ahorro de hasta un 35% si se compara con un vehículo de gasoil y hasta un 65% si lo comparamos con uno de gasolina.
  2. Son menos contaminantes.
    Como emiten mucho menos dióxido de carbono están catalogados como vehículos ECO lo que además de ayudar al medio ambiente supone beneficios fiscales y libertad de paso en episodios de alta contaminación.
  3. Tienen descuentos a la compra.
    Los nuevos planes de ayuda a la compra del Gobierno dejan fuera a los coches de combustión y premian la compra de vehículos eficientes como los movidos por gas.

Fuente: ALD Automotive

Lecturas recomendadas