Reportaje

Coches clásicos

¿Qué coches del pasado rescatarías para tu garaje?

¿Qué coches del pasado rescatarías para tu garaje?

Luis Meyer

05/05/2014 - 14:56

Que un modelo se deje de fabricar no significa que haya perdido encanto. Seguro que hay muchos coches que, si por ti fuera, seguirían estando de plena actualidad. Pedimos a seis redactores que nos digan qué coche rescatarían para su garaje.

Hay coches de los que no nos olvidamos fácilmente, aunque pase el tiempo. A continuación, algunos compañeros de AUTO BILD Alemania, nos hablan de los coches que, sin duda alguna, rescatarían para su garaje particular.

Andreas (42 años): “Yo rescataría un Mercedes 190 para mi garaje. ¿Soy un tipo aburrido? Para nada. Creo que esa pequeña berlina, hoy en día, se ve incluso ‘cool’.

No te pierdas: Los cinco coches que cambiaron la industria del automóvil

El W201 se lanzó en 1982, y hasta su final en 1993 se vendieron 1,9 millones de coches. Hoy en día hay una oferta gigantesca de ejemplares usados, y los precios son más que aceptables. Por unos 5.000 euros puedes hacerte con uno de menos de 100.000 kilómetros”. Nuestro ejemplar es una versión de 1991, que había estado en manos de una abuelita. Su estado, con solo 33.340 kilómetros a sus espaldas, es impecable. Y además es diésel. Por eso su precio se eleva a los 7.950 euros.

Dentro, no pude ser más austero: ni siquiera lleva radio de serie. Mucho plástico por todos lados, pero eso sí, de construcción sólida. Lleva un motor diésel atmosférico de 75 CV, así que no temas por el turbo, porque no existe. Eso sí: lleva ABS, techo deslizante, cierre centralizado y espejo exterior derecho (entonces no era tan habitual).

Frank (47) se ha interesado por nada menos que un Rolls-Royce Silver Spur de 1985 con 133.800 kilómetros. “¡Apenas me creía que podía hacerme con todo un Rolls por solo 7.500 euros!”, exclama emocionado.

“Soy nuevo en esto del lujo… Más si se tiene en cuenta que en 1985 el precio de este coche estaba en seis cifras” A primera vista se ve realmente bien, pero bajo el capó es un auténtico desastre: el 6,75 litros V8 traquetea que da gusto, los frenos trabajan a media jornada y la calefacción y el climatizador, directamente, están de huelga. Bajo el techo de vinilo, la corrosión pugna por expandirse. Para ponerlo a punto habría que desembolsar muchos miles de euros extra. A cambio, te dejas llevar por el lujo ochentero: madera y cuero nobles por doquier, y un volante extremadamente grande y fino. Por cierto, los asientos son mucho más duros de lo que nos esperábamos en un coche así. Al final, este Rolls es más recomendable para rodajes de películas o coleccionistas de coches de exposición que para el uso normal de un particular.

Lars (37 años) se llevaría a su garaje al entrañable Citroën 2CV. En este caso, fabricado en 1983 y con 165.500 kilómetros a sus espaldas. Precio: 6.900 euros.

La sensación única que produce merece la pena: escuchar el gorgoteo de su dos cilindros bóxer de 29 CV mientras contemplas el cielo sobre ti a través del techo de lona enrollable y el viento golpea las ventanillas plegables logra que de pronto te sientas en paz contigo mismo y con el mundo. “Un coche hecho de sensaciones, con una mecánica sumamente sencilla y apenas fallos”, dice nuestro periodista.

El corazón de nuestra redactora Katrin (47 años) está con el primer Renault Twingo (fabricado en 1999). “Mi primer flechazo con este coche fue cuando mi novio de entonces me vino a recoger en uno recién comprado. Los dulces y tiernos ojos de este pequeño y seductor francés me cautivaron enseguida”.

Además, el ejemplar que ves en la foto es el acabado Initiale, con un equipamiento reservado por aquel entonces a los grandes: cuero, climatizador… El espacio interior sigue sorprendiendo hoy en día. Los respaldos de los asientos delanteros se pueden plegar del todo y el coche se convierte en una cama doble. Y además, es fiable: el sólido motor 1,2 litros de cuatro cilindros y 60 CV está impecable.

Stefan (36 años) sueña todavía con un Audi 200 Turbo quattro (1987, 214.000 kilómetros, 6.900 euros). “A finales de los años 70, Audi metió la cabeza en el segmento de lujo, y modificó el austero Audi 100 y lo convirtió en un 200.

Nuestro ejemplar lleva una carrocería totalmente protegida contra la corrosión. Lleva el color Flamingo original, y por dentro revestimientos de verde velour. El típico sonido del cinco cilindros no llega a ser molesto, y al conducirlo se acepta que el chasis sea tan blando: era lo que demandaba el segmento de las berlinas de lujo.

Christian (46 años) sigue enamorado del VW Escarabajo. En este caso, un ejemplar de 1971 con 138.500 kilómetros. Precio: 7.900 euros.

No es un coche moderno y eso se nota nada más arrancarlo, pero en su favor hay que decir que en los 70 era un coche perfectamente apto (y masivamente vendido) para el uso diario. El 1302 es un tipo que encandila: con 44 CV, tiene un rodar asombrosamente alegre. Delante lleva frenos de disco, y detrás un eje transversal. No es un clásico para quienes busquen sensaciones deportivas, pero a día de hoy sigue siendo un coche muy válido para ciudad y alguna escapada esporádica.


Lecturas recomendadas

Buscador de coches