Skip to main content

Reportaje

Motor

Peugeot 308 o Mazda3, 3 puntos donde es mejor y peor cada uno

peugeot308 vs mazda3
En poco más de cuatro metros de longitud y cinco puertas, la diversión de conducción se combina aquí con un sentido práctico.

Hablamos, claro, del segmento compacto que, no solo es uno de lo más competidos, sino también uno de los más entretenidos. Y hoy decidimos entre Peugeot 308 o Mazda3, 3 puntos donde es mejor y peor cada uno.

VÍDEO: Nuevo Mazda3, asalto al segmento premium

Vamos a echar un vistazo a dos modelos que apuestan por caracteres muy contrapuestos. Se podrían resumir como el confort y la sobriedad más francesa contra el carácter japonés. Escoger un estilo u otro depende de ti, pero aquí tienes algunos datos para elegir.

VÍDEO: Carlos Sainz presenta el Peugeot 308 GTi

Antes de empezar, el Mazda3 se presentó en primavera de 2019, con un diseño que rompe con lo establecido y lo aleja del resto. Por su parte, el Peugeot 308 se mueve con su segunda generación desde 2014 en nuestras carreteras.

Primer punto: Interior

Aquí creo que el Peugeot es un claro ganador en cuanto a sensación de espacio. Su diseño más rectilíneo permite una línea de cintura más baja y, por lo tanto mayor superficie acristalada. 

peuget-308-vs-mazda3_308_interior
Cockpit del Peugeot 308

Cuando te sientas en el 308 te encuentras con un interior más diáfano, especialmente en la zona delantera, donde el siempre polarizador i-Cockpit es el protagonista absoluto: como no tiene ni botones ni ningún tipo de mando de control (salvo el volumen de la radio y alguno más), las superficies son más limpias y la sensación de desahogo es superior.

El Peugeot tiene en su interior relojes pequeños, agujas en sentido contrario, el volante, muy pequeño, requiere un tiempo para acostumbrarse. La información de tráfico en el Peugeot viene a través de TomTom Live Traffic. El control de voz es incómodo, pero compensado por la gran pantalla. Con función de masaje y reposacabezas integrado: los asientos del Peugeot son visualmente exuberantes, pero les falta algo de forma.

He probado el Peugeot 308 GT, cuatro razones para comprarlo y una para pensarlo

Por contra, en el Mazda juega un papel importante el 'diseño Kodo'. Son líneas curvas y sinuosas con mucha chapa a la vista. La línea de cintura va ascendiendo, por lo que en la zona posterior la sensación de espacio es un poco menor. En el Mazda, el cockpit con un reloj central presidiendo es agradablemente y ordenado, con grandes cifras. Como debe ser. Los japoneses usan navegadores con software de NNG y cartografía de HERE maps. La pantalla del navegador es extra-ancha y se puede operar a través de un gran control giratorio.

peuget-308-vs-mazda3_mazda_interior
Cockpit del Mazda3

Los asientos tienen una superficie larga y el acolchado claramente contorneado con el que ofrecen mucho agarre.

En cuanto apostura de conducción, me quedo con el Mazda. Cuando te sientas en el asiento del conductor, te encuentras con una postura natural, quizá algo más dinámica que en el caso del 308. En ambos casos los asientos son cómodos y tienen un buen tamaño, pero en el japonés su mullido es algo más duro. Además, lo del ‘icockpit’ del francés, en el que tienes que hacer florituras con el volante para ver los relojes, sigo sin entenderlo.

Segundo punto: Motores

Para mi gusto, el motor 1.2  PuretTech del Peugeot 308 con 130 CV es de lo mejorcito del segmento, y eso que solo cuenta con tres cilindros y 1.199 cc. Suena simpático (con la opción del botón Sport hasta gordo) y empuja de manera muy lineal hasta el corte. Además, consume relativamente poco y lo cierto es que no le encuentro muchas debilidades.

peuget-308-vs-mazda3_308_motor
Motor Peugeot 308

La gama es más completa que en el caso del japonés: todos los motores son turboalimentados y cubren un gran espectro: en gasolina está el 1.2 con 110 CV (va muy justo), además del ya mencionado 130. También hay un 1.6 de 225 CV muy suave y rápido y el espectacular 2.0 de 270 del no menos espectacular Peugeot 308 GTI, que si duda es una de las mejores opciones en cuando a compactos deportivos de todo el mercado. 

En cuanto a diésel, estos ya no se llaman HDI, sino BlueHDI. La gama cuenta con un 1.5 con potencias de 100 y 130 CV. El modelo de 100 CV puede estar bien si no necesitas mucha potencia, aunque lo cierto es que cuesta tan poco menos que el de 130, que, salvo para flotas u ofertaza, no tiene demasiado sentido.

Respecto al Mazda, en gasolina tienes un bloque de dos litros atmosférico de 122 y 180 CV que funcionan igual de bien. Ambos cuentan con una hibridación ligera que les hace contar con la etiqueta ECO de la DGT, toda una ventaja añadida a las mecánicas del Peugeot, aunque, como veremos a continuación, ya no cuentan con motores diésel.

Prueba Mazda3 180 CV, pequeño GTI con etiqueta ECO

El modelo de 122 CV se puede quedar falto de punch al ser atmosférico, pero una vez que te haces y le pierdes el miedo a subir más allá de las 5.000 vueltas, su manejo es muy agradable. La variante de 180 CV es más poderosa y muy llena en todo el rango de revoluciones, por lo que la conducción es más gratificante... todo lo contrario que el consumo final. 

peuget-308-vs-mazda3_mazda_motor
Motor Mazda3

En su configurado de la web, el Mazda3 ya no tiene motores diésel. Pero aún puedes encontrar el 1.5 de 105 CV o el 2.2 de 150 en algún concesionario. 

Tercer punto: Dinámica

Aquí no sabría con cuál quedarme. Ambos modelos ofrecen un comportamiento intachable si los utilizas para lo que están concebidos. Es decir, para ir y venir en un uso normal. En términos generales el feeling de Mazda me gusta más; me recuerda a los Ford: algo más directos e inclusivos con el conductor. A grandes rasgos, el Mazda3 pisa muy neutro y tiene una estabilidad lineal que me da una mayor sensación de calidad que la del Peugeot 308.

peuget-308-vs-mazda3_mazda_frontal
Mazda3

¿Quiere eso decir que el 308 va mal? Todo lo contrario: se podría decir que es uno de los modelos más equilibrados. En conducción normal es más relajado y eso que su volante actúa sobre una dirección más rápida y un eje delantero muy bueno. Aunque debido a la suave suspensión, que ofrece mucha comodidad al pasaje, la precisión de la dirección no es tan buena como en el japonés

peuget-308-vs-mazda3_308_trasera
Peugeot 308

Por otro lado, las ruedas traseras siguen el guiado con mucha fe y, en el caso de las versiones deportivas, con un feeling que recuerda mucho a los compactos deportivos de la vieja escuela, pero con la ventaja de que no se descoloca a la primera de cambio.

Como has visto, elijas el que elijas, vas a acertar así que no te preocupes mucho y decídete por el que más te guste. Y si me preguntas por mi opinión personal... yo me quedaría con el Mazda3.

Y además