Reportaje

Coches clásicos

Lancia Hyena: es raro, es exclusivo, es... ¡genial!

Luis Guisado

16/07/2015 - 08:00

Del Lancia Hyena solo se fabricaron 24 unidades. Pesaba 200 kg menos que su hermano, el Lancia Delta Integrale, y tenía una potencia de 250 CV. Pero nunca se fabricó en italia: los padres de la criatura fueron el importador holandés de Lancia Paul Koot y el diseñador Zagato

Lancia Delta HF Integrale. ¡Menuda diva!

El Lancia Hyena es quizá el modelo más raro de Lancia. Se basa en el Delta, que fue presentado en el Salón de Frankfurt de 1979 y un año después se convirtió en coche del año gracias al diseño de Giugiaro... ¡y a Saab!, que aportó mejoras para que tuviera un diseño más sencillo y mejores prestaciones para climas fríos. Por ejemplo, aumentó la potencia de la calefacción, la protección contra el óxido y mejoró el aislamiento del maletero. Los suecos llegaron a comercializarlo con el nombre de Saab 600. La primera generación del Lancia Delta se fabricó hasta 1993 y tuvo varias versiones, como los 1.600 GT de mediados de los 80 con poco más de 100 CV, los 1.600 GTie de 1992… Pero los que se llevaron la fama fueron los Delta HF Integrale. El útimo de ellos, el Evolution II pasó a la historia por ser el compacto más potente: 215 CV con tracción a las cuatro ruedas.


Es necesario recordar la primera generación para comprender a este ‘bicho raro’. Corrían los años 90 y Lancia, ya bajo el paraguas de Fiat, pasó a producir un coche basado en el Punto.
En 1992 sale a escena el padre del Lancia Hyena. Un coche extraño que nace de una historia aún más curiosa. Paul Koot, un importador de coches holandés, quería ofrecer una nueva versión del Delta. La fábrica contaba con el Delta HF Integrale que seguía dando guerra, aunque ya le hacían sombra modelos más modernos como el Ford Escort RS Cosworth. Por lo que, a la propuesta de Koot, la fábrica permitió que hiciera él por su cuenta el modelo, del que quería producir 500 unidades.


Koot contó con la ayuda del diseñador italiano Zagato, porque era normal que Lancia se opusiera debido al alto coste de fabricación. Sin embargo, 24 Lancia Hyena salieron a la calle. ¿Cómo? El comprador debía hacerse antes con un Delta HF Integrale, que se  desmontaba en Holanda y era enviado a las instalaciones milanesas del carrocero italiano. Allí se montaba la nueva carrocería con un chasis de aluminio y compuestos de kevlar y carbono para el interior. Después, el coche volvía a Holanda sin los asientos traseros. Otra de las rarezas de la vida del Hyena, fue su acto de presentación, ya que se mostró en Salón Internacional de Bruselas. Era 1992 y faltaba un para la puesta en marcha de la segunda generación del Delta.
Este Lancia no era un coche normal. Pesaba casi 200 kg menos que el Delta HF Integrale Evo II. Además volaba con el motor 2.0 turbo con 16 válvulas y 250 CV de potencia. El conductor se pegaba el asiento por su aceleración: tardaba 5,0 segundos en acelerar de 0 a 100 km/h. La aerodinámica del Hyena, bastante más conseguida que el Delta, ayudaba a que el coche alcanzara los 230 Km/h.
En el año 1993 el sueño de Koot llegó a su fin. El grupo Fiat compró Lancia y ‘forzó’ a Zagato a dejar de fabricar los Hyena. De las 24 unidades realizadas, diez están en Japón, cuatro en Alemania, tres en Reino Unido, dos en Italia y Holanda, y una en Suiza, Bélgica y Francia. Ya sabes: si quieres hacerte con uno de ellos, lo tienes complicado.

Lecturas recomendadas

Todo sobre Lancia

Lancia

Modelos de Lancia más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches