Skip to main content

Reportaje

Motor

La increíble historia del Ferrari 410 Sport Spider

Ferrari 410 Sport Spider

“El mejor Ferrari jamás construido”.

Hace un mes, la prestigiosa casa de subastas RM Sotheby’s realizó un importante anuncio sobre un evento que tendrá del 18 al 20 de agosto. Ese fin de semana, pondrá a subasta uno de los coches más especiales de toda la historia del automóvil, lo que hace pensar que alcanzará una cifra astronómica. Ese coche no es otro que el Ferrari 410 Sport Spider y esta es su increíble historia.

Un Ferrari clásico siempre adquiere una gran relevancia. Si encima se trata de un clásico de carreras, del que solo se fabricaron dos unidades, la cosa se pone aún más interesante. Y, si a esto le añadimos que el propio Enzo Ferrari lo bautizó como “el mejor Ferrari jamás fabricado”, entonces poco más hay que añadir. 

El Ferrari 410 Sport Spider es uno de los modelos más exclusivos que se han fabricado en Maranello. Su origen se remonta a la década de los 50, concreto, a 1955. 

Tres años después de la fundación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, antecedente de la actual Unión Europea, a propuesta del ministro de asuntos exteriores francés, Robert Schuman, y mientras se trabajaba en la creación de la Comunidad Económica Europea, Ferrari se preparaba para conquistar la FIA World Sportscar Championship.

 

En aquellos tiempos, el mundo de la competición gozaba de un prestigio enorme, especialmente, en los campeonatos americanos. Era una época en la que los pilotos y los jefes de escudería podían adquirir coches de carrera de fábrica y competir en diferentes pruebas de todo el mundo. 

Una de las pruebas que Enzo Ferrari tenía entre ceja y ceja era la mítica Panamericana. Ferrari dominaba la Fórmula 1 y las carreras de Sport-Prototipos, pero necesitaba un coche con una configuración específica para competir en diferentes circuitos y también en la prueba americana. 

La increíble historia del Ferrari 410 Sport Spider

Ferrari 410 Sport Spider
El Ferrari 410 Sport Spider chasis 0598 CM, que subasta RM Sotheby's.

RM Sotheby’s 

Como decimos, Il Commendatore quería hacerse con el título del FIA World Sportscar Championship, una competición que exigía un modelo que fuera capaz de rendir bien en situaciones bastante variadas, pues se corría tanto en circuito como en la Carrera Panamericana, una prueba que se disputaba a lo largo de cinco días a través de Méjico.

Para ello, desarrolló un nuevo chasis con una estructura tubular, llamado 519/C, al que instaló un motor V12 de 5.0 litros, con doble encendido y alimentado por tres carburadores Weber 42DCZ/4

El propulsor estaba colocado delante, como le gustaba a Enzo, y en posición longitudinal, con los 12 cilindros dispuestos a 60 grados. Producía casi 400 CV de potencia que permitía al Ferrari 410 Sport Spider alcanzar los 280 km/h

La marca italiana solo fabricó dos unidades de este coche de carreras, lo que explica su alta exclusividad. Cada una de esas unidades se corresponde con los chasis 0596 y 0598 CM (siglas que significan "Carrera Messicana").

Cambio de planes, debido a la tragedia de Le Mans

Sin embargo, una de las mayores tragedias automovilísticas de la historia obligó a Ferrari a cambiar de planes, cuando ya había empezado el desarrollo del 410 Sport Spider. 

En 1955 se produjo un terrible accidente en Le Mans, en el que murieron 83 espectadores y muchos otros resultaron heridos, tras la salida de pista de uno de los Mercedes 300 SLR. Este accidente provocó la suspensión tanto de los 1.000 Kilómetros de Nürburgring como la Panamericana.

Esto hizo que en Maranello decidieran modificar el Ferrari 410 Sport Spider para participar en la temporada del Campeonato Mundial de Sport-Prototipos de 1956, cuya primera prueba eran los 1.000 Kilómetros de Buenos Aires.

Ferrari 410 Sport Spider

El equipo estaba compuesto por Peter Collins y Luigi Musso a los mandos del chasis 0596 y Juan Manuel Fangio y Eugenio Castellotti a los mandos del 0598 CM. Sin embargo, ambos coches se vieron obligados a abandonar cuando estaban liderando la carrera, debido a una rotura de un semieje

Aquella carrera en Buenos Aires se la terminaría llevando Sterling Moss, con su Maserati 300S. El 410 Sport Spider nunca pisaría el asfalto de la Panamericana. 

Posteriormente, uno de los dos prototipos se vendió en Estados Unidos a John Elgar, donde cosechó numerosas victorias locales. El encargado de conducir el 410 Sport Spider fue Carrol Shelby, quien consiguió numerosas victorias. 

Ferrari

Modelos populares

Ver todos los modelos

Etiquetas:

Grandes Historias

Y además