Skip to main content

Reportaje

Entrevista exclusiva de AUTO BILD a Arnold Schwarzenegger

Arnold Schwarzenegger salda cuentas en AUTO BILD con la industria del automóvil

Arnold Schwarzenegger salda cuentas en AUTO BILD con la industria del automóvil. El exgobernador de California habla sobre sus reuniones, los ejecutivos de marcas, su lucha por los coches 'limpios' y cómo fue cazado por un radar en su Bugatti.

Arnold Schwarzenegger salda cuentas en AUTO BILD con la industria del automóvil. Para llegar a la 'ofi' de Arnold Schwarzenegger en Santa Mónica (California, EEUU), debes pasar por... Arnold Schwarzenegger. El Terminator es, a tamaño natural, como una figura de cera apoyada junto a la puerta. El excampeón mundial de culturismo, estrella de cine y exgobernador de California (2003-2011) está de buen humor.

El Hummer H1 eléctrico de Arnold Schwarzenegger

Ha traído a tres asesores para hablar, y da la bienvenida al invitado en alemán: "¿Cómo está Alemania?". A sus 71 años, se ocupa de muchos proyectos sociales, combate el calentamiento global y hace campañas para lograr una movilidad más ecológica.

Entrevista exclusiva de AUTOBILD a Arnorld Schwarzenegger

AUTO BILD:  ¿Qué recuerda del fraude del diésel en 2015, como gobernador de California?

Arnold Schwarzenegger: Pensé: "Oh, a eso se referían" cuando en 2012 me reuní con el entonces CEO de VW, Martin Winterkorn, en Suiza. Le dije: "Si apuestas por el motor eléctrico, puedes anunciarlo con mi nombre. Estoy totalmente involucrado". Él respondió: "¿Realmente crees que ese es el camino a seguir? Tenemos otros planes".

AB: ¿Cómo fue su reacción?

AS: Me decepcionó. Winterkorn no quería en absoluto lo que yo le proponía. Había cero entusiasmo.

AB: Siete años después, VW y los otros fabricantes alemanes están abriendo nuevos caminos ...

AS: Finalmente, sí. Mi mensaje para el fabricante de automóviles alemán es: "Deja de engañarte a ti mismo. Deja de mentir y hacer trampa. ¡Y hazte limpio! Entonces, la gente te perdonará. Yo, también.

AB: Le afectó en lo personal...

AS: Siempre he sido un gran fan de Volkswagen, Porsche y Audi. Pensé: "¿No sería genial si el coche para el pueblo, el Beetle, fuera el primer modelo eléctrico para la gente?". Si lo hubieran hecho, Tesla no existiría.

AB: ¿Cómo se ganó usted la fama de "político ecológico"?

AS: No era un activista antes de eso. Me convertí en uno cuando fui elegido gobernador. Hablé con científicos que me abrieron los ojos para proteger al Estado y a su gente.

AB: Ajustaron drásticamente las leyes ambientales en California...

AS: Fuimos muy agresivos, porque tuvimos una visión. Y eso fue más allá de California, incluso de Estados Unidos, porque estamos hablando de un calentamiento global. He pensado globalmente toda mi vida. Es por eso que me convertí en un campeón mundial de culturismo.

AB: ¿Cuáles fueron las reacciones políticas y empresariales?

AS: Amigos del partido vinieron y me dijeron: "Estás arruinando la economía. [...] Hoy California es la quinta economía más grande del mundo, tenemos las leyes ambientales más estrictas e incluso nos mantenemos en contacto con el Gobierno de Estados Unidos, en Washington.

AB: La industria automovilística, en particular, estaba sufriendo por sus severas leyes ambientales. ¿Cómo reaccionó?

AS: Cuando una vez llegué a Detroit, vi enormes carteles allí: "¡c destruye nuestra ciudad!". Pero en particular recuerdo una ronda de conversaciones a principios de 2006.

Arnold Schwarzenegger salda cuentas en AUTO BILD con la industria del automóvil

AB: Cuéntenoslas, por favor.

AS: Congregué en mi oficina a 15 miembros de las juntas directivas de los fabricantes de automóviles más importantes del mundo. Estaban listos para el ataque. Los gerentes y sus lugartenientes me dijeron: "Le vamos a demandar por sus leyes, gobernador; y si es necesario, al Estado, también. Tenemos a Washington de nuestro lado". Les miré y les dije: "Caballeros, que sepan que el tren hace mucho que salió de la estación. No pueden saltar ahora".

AB: Se referían a la electrificación de la movilidad. ¿Qué respondieron los gerentes de automóviles  alemanes, por ejemplo?

AS: Ellos no lo creyeron. Un poco más tarde, se sentaron nuevamente en el sofá y dijeron: "Gobernador, tenemos algo nuevo: BlueTec". Les pregunté: "¿Qué es eso?" Y dijeron: "Esto es clean diésel". No pude reprimir una carcajada. ¡Diésel limpio! Eso sonaba como carbón limpio. ¡Imposible! Les dije: "No existe tal cosa. Eso es una locura". Así que los alemanes ni siquiera querían llamarlo tecnología verde, sino azul. Definitivamente, no querían estar asociados con el color verde.

AB: ¿Cuál es el problema en Alemania, según usted?

AS: La falta de habilidades de liderazgo. Con los directivos, con los políticos. Siempre he admirado el poder innovador de Alemania, cómo se convirtieron en una potencia económica mundial tan rápido después de la guerra, con sus coches. Tenía mucho respeto por los alemanes. Es por eso que la estafa del diésel me decepcionó hasta personalmente. Y creo que a los propios alemanes, en realidad, también les sigue decepcionando mucho.

AB: ¿Cómo dice?

AS: Mi novia alquiló un Porsche Cayenne E-Hybrid. El que nos lo entregó dijo que durante los primeros 50 kilómetros era puramente eléctrico. Una mentira. Después de hacer no más de 20 kilómetros, arranca el de combustión. ¡De nuevo nos sentimos completamente estafados!

AB: ¿Y qué podemos hacer?

AS: Nosotros, en California, hemos promulgado leyes más estrictas y que los fabricantes de automóviles deben seguir. ¿Por qué el Gobierno alemán nunca aprobó una ley que obligara a los fabricantes de coches a cumplir con una cierta cuota de eléctricos? En California ya tenemos un 50% de energía renovable. Y nuestro objetivo de reducir los gases de efecto invernadero en un 25% se alcanzó en 2018 en lugar de 2020, como estaba previsto. Todo el mundo siempre está hablando sobre el problema del huevo y la gallina: ¿qué viene primero? ¿Coche eléctrico o infraestructuras para su recarga? Yo dije hace muchos años: "¡Que le den a eso! Solo voy a criar a la gallina". Y construí una carretera para coches de pila de combustible, con muchas estaciones para recargar hidrógeno.

AB: La industria automovilística alemana continúa advirtiendo sobre la pérdida masiva de empleos por la electrificación.

AS: Como gobernador, siempre he trabajado codo a codo con la industria. Y esta se ha beneficiado de ello. Se confió en mí cuando aprobamos las leyes, todos se sentaron en una mesa: grupos de defensa del medio ambiente, fabricantes de automóviles y políticos. Así es como creamos cientos de miles de nuevos empleos. Eso también funciona en Alemania. La idea de que si confías en una tecnología más respetuosa con el medio ambiente se pierden empleos ¡es una locura! Con tal actitud, los europeos están siendo sustituidos por los chinos

AB: Muchos ciudadanos no se equivocan al quejarse de que no pueden permitirse el cambio al coche eléctrico, incluso si lo desean.

AS: Hay que explicárselo a la gente; si compras un coche eléctrico, te conviertes en un cruzado del movimiento. Tienes que ir primero. Y debemos inspirarlos una y otra vez. El éxito no viene de la noche a la mañana. Tenemos que estar en el lado correcto de la historia. En segundo lugar, los coches eléctricos asequibles están llegando. Especialmente, cuando se compara el coste total con el de uno de combustión similar, por el propio combustible, el mantenimiento y los impuestos.

Arnold Schwarzenegger salda cuentas en AUTO BILD con la industria del automóvil

AB: ¿Qué pasa con los que no quieren participar o los que no quieren cambiar?

AS: Un problema es que muchos coches eléctricos todavía se ven bastante ridículos. Y luego, por supuesto, siempre habrá personas que amen el sonido de un Porsche y eso es lo que quieren. ¡Está bien! Después de transformar mi Hummer en un coche de propulsión eléctrica, no perdí nada. Al contrario. Siempre odié el ruido del diésel. Ahora tengo 500 CV puramente eléctricos. Antes de eso, tenía 220 CV. Hoy piso el pedal y el coche sale volando. Desde que conduje el E-Hummer por primera vez, mi Bentley Convertible está, simplemente, ahí, parado en el garaje.

AB: ¿Así que ¿le gusta conducir rápido?

AS: Conduje mi Bugatti nuevo poco más de una hora..., antes de que me detuvieran en la carretera por circular a casi 200 km/h. El policía me dejó continuar. Pero 15 minutos después volví a parar porque el primer policía había llamado a su colega y ahora quería una foto conmigo. Con mi Dodge Challenger Hellcat iba una vez a 250 km/h. Afortunadamente, solo me pillaron a 180. En la década de los setenta, el presidente Nixon había reducido la velocidad de la carretera a 88 km/h para ahorrar combustible durante la crisis del petróleo. Lo odié por eso.

AB: Un miembro del Senado republicano, como usted, acaba de presentar un proyecto de ley para introducir una 'Autopista alemana' sin límite de velocidad en dos carreteras de California ...

Arnold Schwarzenegger salda cuentas en AUTO BILD con la industria del automóvil

AS: [Ríe a carcajadas]. No he oído hablar de eso todavía. Puede cancelar todos los límites de velocidad en California, de todas formas eso no cambiaría el tráfico. En serio: nuestras autopistas son tan irregulares que no son adecuadas para velocidades tan altas.

AB: En Alemania, ahora, también hay debate al respecto.

AS: Lo de allí es diferente. Los carriles son llanos como una pista y los alemanes saben conducir muy rápido. Pero para emitir un juicio, primero tendría que estudiar las cifras de accidentalidad.

AB: Debe de ser amargo ver a un colega de partido sentado en el Despacho Oval, mirando por la ventana, mientras dice: "El planeta no se está sobrecalentando"...

AS: Bueno, está claro que en el cole no prestaba atención a las clases de geografía. Yo, sí. Sé que cuando miras por la ventana en Washington, no puedes ver lo que está pasando en África o Australia. Pero, de todos modos, la Tierra arde. El presidente Trump no quiere ver eso. En cuanto al medio ambiente, es totalmente ignorante. Pero él tampoco puede evitar lo que pasa en California. Porque el poder real recae en los gobiernos regionales.

AB: La canciller de Alemania, Angela Merkel, es física. Ella tiene que saber más del tema...

No te pierdas: Los coches de Schwarzenegger

AS: Vaya por delante que siempre he sido un gran fan de Angela Merkel, aunque muchas veces discrepo con ella. Fue demasiado lenta para la movilidad eléctrica. Yo habría actuado de manera diferente en el tema de los refugiados. Pero, en general, ella ha mantenido al país unido y de acuerdo durante mucho tiempo; y eso es casi un milagro. Ella ha hecho un gran trabajo.

AB: ¿Y después de ella?

AS: Alemania necesita una figura que reconozca la complejidad del futuro. Los problemas migratorios, los problemas medioambientales, la UE, Rusia... El mundo es tan dinámico... Alemania necesita a alguien que verdaderamente sirva a la gente.

AB: ¿Se pueden ganar elecciones con políticas climáticas?

AS: El cambio climático global es siempre muy abstracto, sí. Por eso impulsé el programa para erradicar el asma infantil. No puede ser que vivamos aquí en una de las zonas más ricas del mundo y los niños mueran a causa del aire contaminado. Esto es aún más importante para mí que el oso polar que salta de un témpano de hielo derretido a otro. Cada vida cuenta. Un Gobierno debe proteger a su gente.

AB: ¿Qué piensa de la conducción autónoma?

AS: Soy demasiado viejo para eso. No creo que llegue a asumirlo. Ya lo mostramos en mi película Total Recall, en 1990. Pero soy un fanático de la conducción en el coche y un mal pasajero. Tengo que conducir yo mismo. Me encanta conducir. Desde Los Ángeles hacia el norte, es algo fantástico. Con la música puesta. Tío, eso es como si estuvieras en un jacuzzi. Es casi como algo zen. Hace unos años me senté en un Salón del Automóvil en un prototipo de Mercedes sin conductor. Tuve que hacerlo en la parte de atrás, porque no había una zona delantera como tal. ¡Terrible! Nunca me siento en la parte de atrás. ¡Nunca!  
 

Y además