Skip to main content

Reportaje

Comparativa Peugeot 508: ¿gasolina o diésel?

Comparativa Peugeot 508 gasolina o diesel

La eterna pelea.

Dicho de forma sencilla: un diésel tiene un rodar más tosco porque le faltan las bujías. En lugar de partir de una leve chispa, un motor diésel debe provocar su combustión por sí solo bajo una elevada relación de compresión, por medio de la autoignición. Por eso la respuesta de un gasolina debe ser más suave, si bien, en el caso del Peugeot 508, es el mundo al revés. El Pure Tech 225, que es como se llama el motor de gasolina en este modelo, es especialmente ruidoso. El HDi 180, por el contrario, está mejor aislado. Y es una pena, porque en parado, se muestra más agitado. Los pasajeros reciben más vibraciones.

Todos los coches nuevos que se lanzan en 2019

Hay otras cosas que hablan a favor del 225: una vez lanzado, su rodar no tiene crítica alguna. Subjetivamente, la fuerza de arranque es similar a la del diésel, pero con la ventaja de que es mucho más potente, y eso se nota en toda la franja de revoluciones, en la que resulta considerablemente más elástico y, por tanto, cómodo de llevar. Dicho de forma resumida: el gasolina, aunque solo tenga 1,6 litros de cubicaje y cuatro cilindros, casa mucho mejor con el talante dinámico de una berlina como la de Peugeot. E incluso en un apartado como el consumo, el gasolina no tiene por qué avergonzarse. Hemos medido 7,7 litros cada 100 kilómetros, 1,4 más que los 6,3 del HDi.

VÍDEO: Todos los datos y especificaciones del Peugeot 508

En definitiva, esta diferencia apenas perjudica su balance de costes, ya que recupera, por ejemplo, en el coste del seguro a todo riesgo. Otro dato para los obsesos del monedero: el gasolina (mucho más potente y veloz) cuesta, nuevo, 600 euros menos y, según los pronósticos en cuanto al valor residual, el precio de reventa tan solo sería levemente menor que el del modelo diésel. Dicho brevemente: más barato, más veloz y mejor, es el 508 con el motor Pure Tech 225.

Prueba del Peugeot 508 SW 2019: porque familiar viene de familia

Ganador: gasolina

El diésel es para quien haga muchos kilómetros al año. Y, aun así, que no esperen mucho ahorro. Porque la diferencia de costes a partir de ahí es muy pequeña. El gasolina es, por tanto y general, mayor opción.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas