Reportaje

Coches clásicos

Alfa Romeo: la fábrica fantasma de Arese

Alfa Romeo: la fábrica fantasma de Arese

Fran Rico

24/02/2012 - 14:34

Alfa Romeo contaba con varias fábricas. Una de ellas, la de Arese, llegó a producir 1.000 coches diarios y empleaba a 60.000 trabajadores. A Fiat ya no le interesa la fábrica. Lo único que quedaba era el museo y ya está cerrado. Volkswagen ha mostrado interés por el grupo pero no hay nada oficial.

El logo de Alfa Romeo en estado de oxidación sobre uno de los hangares, es testigo de un tiempo dorado. La barrera oxidada se eleva en silencio y deja vía libre a un imperio decadente. Una fábrica que daba trabajo a 60.000 empleados y que producía más de 1.000 coches diarios está desterrada al olvido. La naturaleza comienza a recuperar lo que en otro tiempo fue suyo.

Alfa Romeo tuvo un problema de éxito. A principios de los años 60, la fábrica de Portello, en Milán, estaba al borde de su máxima capacidad, por lo que los italianos levantaron al norte de la ciudad una nueva planta. A la vanguardia de la tecnología, la nueva fábrica de Arese tenía la capacidad de fabricar 700 coches diarios. Allí se fabricaron coches como el Alfa Romeo Giulia o el Alfa Romeo Duetto.



Muchos de los coches de Arese, compitieron de tú a tú con los BMW de la época. Alfa Romeo era una marca distinguida. Por lo que Fiat se hizo con la marca y aumentó de 700 a 1.000 las unidades diarias que se hacían en Arese. Pero, esta idea chocó con la del ayuntamiento de Arese. En consecuencia, la familia Agnelli decidió ir cerrando paulatinamente la fábrica de Alfa Romeo.

En sus 100 años de vida, Alfa Romeo no solo ha desarrollado coches. Durante la II Guerra Mundial, un motor de avión de 18 cilindros con una potencia de 2.000 CV fue el motor de avión más explosivo del Mundo. Además, se fabricó una novedosa cocina que podía funcionar con gas o electricidad, tractores o vehículos agrícolas.

En el año 2000, Fiat suspendió de forma definitiva la producción de coches en Arese, que pasó a fabricar los motores V6 hasta 2006. El centro de diseño fue el último departamento que se mudó de allí a Turín. En estos momentos, Fiat ha vendido gran parte del terreno, que ahora ocupa un centro de logística y otro de reciclar basura. También Fiat.

La versión oficial es que el cierre es por trabajos de mantenimiento. Muchos piensan que la clausura es la estocada final a la fábrica de Arese. Además, se rumorea que los ayuntamientos locales están planteándose conceder la licencia para instalaciones de recreo y un gran outlet de ropa en esos terrenos. Y por ende Fiat no quiere invertir ni un euro más en el museo. "El grupo ha intentado en estos años vender los modelos expuestos", según un ex empleado de la planta. Un plan que se interrumpió cuando, a finales de enero, el ministerio de Cultura prohibió por el momento vender esas piezas de colección.

A los fans de la marca milanesa estos conflictos les dan igual. El caso es que ya no pueden ir a ver leyendas vivas como el Alfetta del año 1951, con el que el piloto Juan Manuel Fangio se hizo con el título de campeón del mundo de Fórmula 1. Un quebradero de cabeza en el que Volkswagen podría ser la solución.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches