Prueba

Volvo S60 2013: mucho más que un restyling

David López

29/08/2014 - 09:48

El Volvo S60 2013 se actualiza con mucho más que ligeros retoques. Además de una estética muy moderna (sobre todo en la zaga), estrena un interior con renovado cuadro de mandos y nuevos sistemas de ayuda al conductor. Ya está a la venta desde 28.800 euros. Hemos probado, además, una de sus combinaciones más interesantes: el motor D4 de 180 CV con el cambio automático Powershift de ocho velocidades.

El Volvo S60 2013 experimenta un notable salto de calidad, tanto en presencia exterior como al volante.  Aunque mantiene las dimensiones idénticas (se mueve en la liga de los Audi A4 y BMW Serie 3) ha ganado en empaque gracias a la nueva parrilla delantera con faros y rejilla mucho más alargados, nervios más marcados  y luces diurnas horizontales. Las formas son también más limpias en la zaga, donde destaca la línea LED que enmarca a los pilotos y las versiones más deportivas cuentan con doble salida de escape.

Pese a llevar solo tres años en el mercado, el nuevo Volvo S60 experimenta un profundo cambio en el interior, donde descubro un cuadro de mandos completamente renovado que hereda la pantalla TFT (opcional en el nivel básico, de serie en el resto) que estrenó el Volvo V40. En ella puedo variar la iluminación y el tipo de información, además de ver la marcha más adecuada para consumir menos. Todo con gráficos grandes y de fácil lectura. Permanece invariable la consola central con una pantalla demasiado pequeña, igual que algunos botones.

No acaban aquí las novedades del interior del Volvo, pues también estrena un sistema multimedia denominado Sensus Connected Touch con el que puedes conectarte a Internet, manejar varias aplicaciones como Spotify y crear una red wifi en el interior del Volvo S60 2013. Un sueco que incorpora ayudas a la conducción en su equipamiento como el asistente de luces largas, el sistema de frenado automático en caso de colisión (funciona hasta 50 km/h) o el dispositivo de reconocimiento de señales que te avisa (por ejemplo) del límite de velocidad en la vía por donde estás circulando.

Ocho opciones mecánicas componen la gama del nuevo Volvo S60 2013. En gasolina hay tres variantes: T4 de 179 CV, T5 de 241 CV y T6 de 394 CV. Defenderán las ventas diésel cuatro variantes: D2 de 114 CV, D3 de 136 CV,  D4 de 163 y 190 CV y D5 de 215 CV. Según la motorización, está disponible un cambio manual de seis velocidades o un automático Powershift.

Para la primera prueba he elegido el D4 manual, una de las combinaciones que mayor demanda tendrá. Destaca por su suavidad, pues apenas siento vibraciones al volante y solo al pasar de 3.500 vueltas lo noto demasiado sonoro. Algo que tampoco es necesario, pues desde 1.500 rpm ya están disponibles 400 Nm de par. Volvo homologa un gasto de 4,3 L100 km, pero en conducción normal yo no he bajado de 5,5 litros. Un buen dato para su potencia, eso sí.

El nuevo Volvo S60 ya está a la venta y sus precios oscilan entre 28.800 y 50.450 euros. Además, como las versiones D2 y D4 solo emiten 119 g/km, están exentas de pagar el impuesto de matriculación.

Prueba Volvo S60 D5 (por Kike Ruiz)

El mundo al revés. Si te preguntaran por el carácter que define a un Volvo S60 de toda la vida, seguro que responderías con palabras parecidas a estas: seguro, robusto, cómodo... En un examen en la universidad habrías acertado de pleno. Lo que pasa es que la realidad a veces supera tus expectativas y eso es justamente lo que me ha pasado a mí con la variante diésel, el Volvo S60 D5montada ya sobre el 'restyling' que ha recibido este mismo año.

Que los Volvo cada vez entran mejor por los ojos es algo evidente (y no te digo ya si van acabados con el dinámico lenguaje R-Design), pero que su comportamiento sea más deportivo que confortable era algo que no me esperaba. Todo eso se debe a un chasis tan duro como jamás he sentido antes en un Volvo, algo de lo que te das cuenta al pasar por el primer badén (de los cientos que hay ya repartidos por doquier) con el que te topes. La suspensión es tan firme que las sacudidas dentro del habitáculo son demasiado evidentes y a poco que no calcules bien la velocidad en estos pasos, los pasajeros de atrás se van a quejar (y con razón).

De todas formas, tengo que decirte que esta configuración de chasis le viene que ni pintada a un Volvo S60 D5 de 215 CV que empuja con ganas desde abajo y cuyo ronroneo (bastante notorio por otra parte) suena hasta bonito cuando aceleras fuerte (gasta razonablemente poco (aquí tienes la prueba del Volvo S60 DRIVe más ahorrador). Y lo que jamás creí que diría de un Volvo: en carreteras con buen asfalto, este S60 D5 es capaz de marcar el ritmo a sus competidores más dinámicos.

El tacto de la dirección no va a frenar tu ímpetu: tiene un 'feeling' bastante firme, algo que te gustará cuando vayas rápido en autovías, pero que te hará torcer el gesto cuando tengas que aparcar o maniobrar. Por su parte, del cambio automático no tengo queja. Es tan rápido en sus transiciones como confortable en su funcionamiento.

Ahora aparco a un lado la sorprendente deportividad de esta versión del Volvo S60 2013 para fijarme más en el aspecto práctico. Ahí es donde el modelo sueco te da una de cal y otra de arena. Para empezar, la postura al volante no deja lugar a reproches y los pasajeros de atrás solo se quejarán del voluminoso túnel central. Por lo demás, no falta espacio en esta fila, que tiene sus buenas comodidades como salidas de aire específicas o unos asientos bien moldeados. El farolillo rojo se lo lleva un maletero pequeño, irregular y con un acceso estrecho. Si pretendes llevar la casa a cuestas, vas a necesitar un cofre para el techo.

Prueba del Volvo S60 D4 180 CV (por David López)

La gama S60 ha aumentado este verano con la llegada de una variante más potente al motor D4. Un bloque antes solo contaba con una variante de 163 CV y ahora eleva la potencia hasta los 180. Eso sí, mantiene una arquitectura de cuatro cilindros en línea, la inyección directa por conducto común y se apoya en un turbo de geometría variable para buscar una entrega de fuerza más inmediata. A nivel técnico, la gran novedad es su asociación con el cambio automático Powershift de ocho velocidades.

Al volante del Volvo S60 D4 180 CV lo primero que llama la atención es el confort de marcha. Como buen producto sueco, la comodidad del pasaje es una de sus virtudes, gracias a unas suspensioens que filtran con suavidad los baches. Sin embargo, esta vez se siente un mayor equilibrio entre confort/deprtividad debido a un chasis más aplomado, que hace olvidar los pronunciados balanceos de carrocería que padecían hace años modelos de la marca cuando ibas rápido en curva. Esta vez el eje delantero es mucho más ágil y no se arredra en una carretera de montaña. Lástima que la dirección sea un poco blanda en esas 'deportivas' circunstancias. Entre eso y que el motor entrega la potencia con mucha linealidad, lo mejor es contener el genio y empezar a completar kilómetros sin ningún cansancio (ni de la máquina ni del hombre).

Lo primero porque este bloque (pese a sus 180 CV y cambio automático) me ha gastado una media real de 5,5 litros, una cifra muy contenida. Lo segundo porque entre el confort de los aisentos y el de la suspensión, apenas notarás fatiga. Tampoco debes cansarte al manejar las levas del cambio de ocho velocidfades. Para mí, demasiadas relaciones un modelo tan rutero como este, donde el 90 por ciento irás en D, seamos sinceros.

Las plazas traseras son algo más amplias que las ofrecidas por sus rivales alemanes, sobre todo la central, y el maletero de 380 litros se queda algo escaso (su sistema de plegado de los respaldos, con un planca en el maletero no es muy intuitivo). Al menos, la boca de carga es amplia para ser un cuatro puertas.

36.910 euros pide Volvo por este Volvo S60 D4 180 CV con acabado Kinetic, un precio sensiblemente inferior al que te exige Mercedes por un nuevo Mercedes Clase C equivalente. Esa es otra baza a su favor, a la que se une (como es habitual en Volvo) un equipamiento de seguridad muy brillante.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de David López

David López

Director Online

Coches grandes, pequeños, urbanos, deportivos... todos son interesantes y tienen mucho que probar y contar

Todo sobre Volvo

Volvo S60 S60

Buscador de coches