Skip to main content

Prueba

Prueba Skoda Kodiaq SportLine: por encima del bien...

Prueba Skoda Kodiaq Sportline
Nota

9

Y mucho más del mal, porque pocos defectos podrás encontrar en este Kodiaq: potente, cómodo, amplio. Ya, pero es diésel. Ya, pero... ¿y qué?

Que no, que no tienes que tirar tu coche diésel a la basura porque un puñado de políticos los estén demonizando. Bueno, también depende de qué año sea y cuánto contamine, porque si es de los petroletas de hace 15 años, ahí sí habría que tomarmedidas, que luego el aire limpio nos gusta a todos... Dicho esto, comencemos con la prueba del Skoda Kodiaq SportLine.

No te pierdas todas las novedades de 2019

Parece demostrado que a una gran mayoría también nos gustan los SUV. Eso no lo digo yo; para eso están las cifras de ventas. Si no vives ni en Madrid ni en Barcelona, donde los diésel van a sufrir más, y buscas un SUV cómodo, amplio, seguro y con un equipamiento de nivel premium, puede que este Skoda Kodiaq SportLine colme todas tus expectativas. Y es que, para empezar, este acabado
le da un aire deportivo y a la vez, distinguido... de la competencia. Por 4.800 euros más que el acabado Ambition, tienes las llantas de aleación
Triglav de 19 pulgadas (17 en el Ambition), asientos deportivos en Alcantara con costuras en gris, más asiento del conductor con ajuste eléctrico, faros Full Led o portón del maletero con apertura y cierre automático. Además, claro está, de todos los aditamentos estéticos del exterior, como los retrovisores o raíles del techo en negro o las placas laterales con el anagrama SportLine. Un equipamiento extra muy apetecible, que se suma a la interminable lista de elementos de todo tipo que te harán la vida a bordo más agradable y segura en este Skoda Kodiaq.

VÍDEO: Todos los detalles del Skoda Scala

Pero lo que te resultará de lo más agradable es su motor diésel. En este caso, se trata del 2.0 TDI más potente, con 190 CV que vienen que ni
pintados para tirar de las casi dos toneladas que pesa este Kodiaq. Y es que, con este motor, todos esos kilos parecen reducirse a la mitad, dada la alegría con la que se mueve. Una mecánica ya muy conocida, con cuatro cilindros, turbo y un contenido consumo de combustible si no eres muy agresivo con el acelerador, lo que quiere decir que se puede conformar con unos siete litros cada 100 km, pero sobre todo, lo que te decía, con unas reacciones más que ágiles, que se demuestran en una aceleración de 0 a 100 km/h en menos de nueve segundos o en el paso de 60 a 100 km/h en cinco. Claro que a esta agilidad contribuye, y mucho, el cambio automático DSG de siete velocidades, al que van asociados todos los motores disponibles (un gasolina y tres diésel) con este nivel de acabado, SportLine. Dispone de Launch Control, que permite arrancar desde cero con el máximo de potencia disponible, un elemento difícil de encontrar en un SUV. A baja velocidad, no es la caja más suave, pero es menos brusca de lo que yo pensaba y de cómo actúa en otros modelos.

Pero, amigo mío, ¿qué es un SUV sin tracción 4x4? ¿un turismo grande y elevado? No, un SUV que se precie debe llevarla y así ocurre en este Kodiaq (también es la única posibilidad con este motor). Funciona mediante un embrague multidisco de control electrónico tipo Haldex, que envía fuerza al eje trasero en cuanto detecta pérdidas de tracción. Es un gran argumento a su favor, no solo por sus mejores aptitudes cuando abandonas el asfalto, sino por el plus de seguridad que aporta. También dispone del selector de modos de conducción, que puedes activar a tu antojo: Eco, Comfort, Normal, Sport, Individual y Snow.

Además, dispone de la función Off-road, que permite cambiar la configuración de todos los sistemas de asistencia, hace que el acelerador responda con menos sensibilidad y activa el control de arranque (Auto Hold) y descenso de pendientes. En cuanto a su respuesta, sorprende.
Es un coche grande, que mide 4,7 metros de largo y pesa mucho, pero no se desenvuelve mal en carreteras reviradas, aunque resulta
mucho más indicado como confortable viajero. A bordo todo el mundo irá bien Y es que su gran espacio interior es lo que más apreciarás en el Kodiaq. Hay sitio más que de sobra para que todos viajen a gusto, dejen un montón de cosas en su gran cantidad de huecos portaobjetos y su gran maletero y disfruten de los trayectos como en pocos vehículos podrán hacer. Y es que este SUV, como buen Skoda, incluye un montón de soluciones Simply Clever, que no son solo inteligentes, sino que sitúan a este Kodiaq muy por encima del bien...

Conclusión

Lo mejor

Carrocería: Con 4,7 m de largo y una batalla de 2,8 m, ofrece mucho espacio interior. Hasta 7 plazas (en opción) y maletero de hasta 2.065 l.

Lo peor

Connected Car: De serie lleva la Radio Infotainment Bolero con pantalla táctil de 8", conexión SmartLink+, Aux-In y USB delantero.

Y además