Skip to main content

Prueba

Prueba Seat Arona 1.6 TDI 115 CV FR, cuatro razones para comprarlo y una para pensarlo

Prueba Seat Arona 1.6 TDI 115 CV FR
Nota

9

El pequeño de la familia SUV es uno de los todocamino del segmento b que me compraría, aunque tiene que mejorar en...

Los directivos de la firma de Martorell se hicieron de rogar, pero, por fin, sacaron la carrocería SUV del cajón y ahora no hay quien les pare. Al Seat Ateca le ha seguido el coche de la prueba, el Seat Arona 1.6 TDI 115 CV FR. No será el último en llegar, porque ya están confirmados el Seat Tarraco y un todocamino deportivo con línea de coupé.

Prueba Seat Arona 1.6 TDI 115 CV FR

El Arona ha llegado a un copadísimo segmento con multitud de opciones, casi todas ellas muy bien resultas. El caso es que el vehículo español cuenta con muchas virtudes destacadas, aunque alguna también a perfeccionar.

1. Imagen deportiva 

Este humilde periodista que te habla cree que el Arona con el acabado FR, el más deportivo de la gama, es el SUV del segmento B que porta la imagen más dinámica. Eso es todo un acierto.

Prueba Seat Arona 1.6 TDI 115 CV FR

2. Motor

La unidad de pruebas del Seat Arona equipa el motor 1.6 TDI de 115 CV. Es a partir de las 1.800 rpm cuando va cogiendo fuerza, pero es desde las 2.500 vueltas cuando da el do de pecho. Un do de pecho muy bien entonado que se mantiene constante hasta muy poco antes del corte. Este motor sería la opción perfecta y la elegida por mí si no fuese por el perseguimiento que están haciendo las autoridades a los propulsores de gasoleo y si en la gama no hubiese un TSI con un rendimiento excelente.  

¿Cómo de seguro es el Seat Arona? Aquí lo tienes

3. Interior bien resulto

Algo que no me ha sorprendido es su interior, que desprende muy buena calidad percibida, como también lo hace su 'hermano', el Seat Ibiza. 'Colabora' la pantalla del sistema de infoentretenimiento y la moldura que recorre el salpicadero de forma transversal. Existen plásticos duros por todo el habitáculo, pero eso es algo habitual entre los coches de su tamaño.  

4. Espacio suficiente en las plazas traseras

Sorprendentemente el espacio de las plazas traseras reservado para las piernas es bastante amplio: la magia de la plataforma modular y su mayor distancia entre ejes. También el de la cabeza, que suma unos milímetros más que en el caso del Ibiza. El justo es el de los hombros, algo habitual en este y en segmentos aún mayores.

5. Amplio maletero, pero...

Con el Seat Arona 1.6 TDI 115 CV FR de la prueba podrás moverte sin problema alguno fuera de la ciudad. Sus prestaciones y su comportamiento te lo permiten. También su maletero de 400 litros, 45 más que el Ibiza. Pocas pegas se le pueden poner al coche. ¿La única? Que el piso del espacio de carga no se quede totalmente plano al abatir los respaldos de los asientos traseros. 

Prueba Seat Arona 1.6 TDI 115 CV FR

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Conclusión

Lo mejor

Diseño tanto exterior como interior. Respuesta de su motor.

Lo peor

Espacio hombros plazas traseras. Maletero ampliable sin fondo plano.

Lecturas recomendadas