Skip to main content

Prueba

Prueba Renault Espace TCE 225, al fondo hay… potencia

Nota

8

Al fondo esta vez hay sitio... y potencia

Pruebo el Renault Espace TCE 225, un coche que siempre ha hecho gala de su espacio a bordo y sus bondades para trasladar a toda la familia en grandes trayectos. No me lo pienso mucho. Desde Madrid pongo rumbo a la playa, al levante, zona de Castellón para ser más concretos. 400 km por delante y cinco personas a bordo con niño incluido y todo el equipaje que podáis imaginar. Tanto, que cuando empiezo a ver maletas me asusto... Sin problemas, el maletero es una auténtica cueva. Con la tercera fila de asientos plegada, cubica unos 700 litros de maletero, garantizando así la buena acogida de cinco maletas de las grandes, de las de para todo un verano, e incluso más cachivaches. Desde un lateral, además, tienes un botón para abatir cada uno de los asientos y otro para plegarlos todos a la vez. La maniobra inversa tendrás que hacerla manualmente, pero que no cunda el pánico: no requiere de un gran esfuerzo. 

Cómo es por dentro el Renault Espace


Los asientos de la segunda fila son individuales, miden unos 43 cm de ancho y se pueden desplazar longitudinalmente 15 cm, lo que viene muy bien para que los hombros de tres adultos no choquen entre sí. Aunque tendrán que ser muy corpulentos para que esto ocurra. Los dos de la tercera fila (opcional) no tienen la posibilidad de esta regulación y para que sus ocupantes puedan sentirse a gusto hay que adelantar algo los de la fila anterior.
Una vez acomodados los pasajeros, comenzamos nuestro viaje. Al volante, la posición es ligeramente más elevada que en un turismo, lo que permite alargar la línea visual, con la seguridad que esto conlleva. El gran parabrisas y sus estrechos montantes  provocan un gran campo visual y mucha confianza. 

Opinión Renault Espace

Arranco este Renault mediante el botón dispuesto a la derecha del volante y un pequeño ronroneo se escapa de este motor 1.8 TCe de 225 CV. Me gusta su refinamiento y su modo de entregar la potencia. Agradable hasta decir basta, es lo que mejor define esta mecánica. Por debajo de las 1.750 rpm, cifra donde otorga su par máximo de 300 Nm, gana velocidad sin tener que hundir a tope el acelerador. Lineal, progresivo y suave, cuando superas las 3.500 rpm su contundencia sorprende. Sobre todo si cambias al modo de conducción Sport. La reacción es de tal viveza, que saliendo desde parado puedes llegar a notar una ligera flotabilidad en el tren delantero. De los otros cuatro modos (Neutral, Perso, Comfort y Eco) te recomiendo que también pruebes el Eco, que en viajes largos te servirá para reducir el consumo. Hablando de consumo, yo logré ver al final del viaje, circulando a ritmos legales, una media de 7,7 litros cada 100 km, una cifra sobresaliente para la carga que llevaba...

El comportamiento del Renault Espace

La caja de cambios de este Renault Espace es automática de doble embrague y siete velocidades es rápida, pero no tanto como otras opciones que ofrece la competencia. Aún así, resuelve bien su trabajo, aunque en ciudad y a baja velocidad, a veces, te encuentres con algún pequeño tirón.
Continuamos viaje y pasados unos kilómetros me doy cuenta de que la suspensión amortigua más que bien los rotos y cambios de asfalto que hay, por ejemplo, en la zona de unión de la R3 con la A3, cerca de Arganda del Rey. Aquí, mis pasajeros, entretenidos en una amena charla de planes playeros, ni se enteran del mal estado del suelo. Ninguno protesta, ni siquiera Álex, que a sus 11 años es de mis críticos automovilísticos más implacables. Sí que me dice que se empieza a marear cuando las curvas aparecen... y es que los balanceos de la carrocería, sin ser exagerados, sí incomodan algo más al pasaje.


Respecto a su dirección, con menos de 2,5 vueltas de volante de tope a tope, resulta tan precisa y directa, como la de un turismo, y los cambios rápidos de trayectoria se ven optimizados por el tren trasero direccional. Los frenos, en la línea de otros modelos de su tamaño, detienen en 40 metros al Espace circulando a 100 km/h.
Es en grandes rectas cuando se muestra como un cocodrilo del asfalto, un devorador de kilómetros que, aunque cuenta con un precio que puede parecer elevado (atento a los descuentos), hace bajarse a mi familia en el destino con una sonrisa en la cara. Eso no tiene precio. El precio de este Espace es de 40.271 euros.

Conclusión

Lo mejor

Potencia y rendimiento del motor 225 CV, confort de marcha

Lo peor

Consumos a ritmo elevado, manejo del equipo de sonido algo farragoso

Lecturas recomendadas