Prueba

Prueba: Smart fortwo electric drive

Alfredo Rueda

22/02/2017 - 09:38

Hace 20 años que el concepto Smart se estrenó en nuestras carreteras, revolucionando la conducción urbana. Llevaba un pequeño motor de combustión y un cambio automático famoso... Por sus tirones. En esta prueba del Smart fortwo electric drive, con motor eléctrico, queda claro lo muchísimo que ha evolucionado el modelo.

Y es que ha pasado un mundo desde entonces. Hoy, el Smart deja, en la mayoría de los casos, a sus compañeros de semáforo detrás cuando se pone en verde. Especialmente si hablamos de esta versión eléctrica, que llegará a nosotros en primavera de 2017. Nosotros ya nos hemos puesto al volante para contártelo. Prueba: Smart fortwo electric drive.

La mecánica Synchromotor va detrás, y proviene de Renault. Rinde 160 Nm de par máximo (30% más que su predecesor) y una potencia total de 81 CV. Eso le permite pasar de 0 a 60 km/h en solo 4,9 segundos, y a 100 en 11,5 en una aceleración fulgurante y que dejará plantados a los demás vehículos de combustión a la salida de los semáforos. Y algo que también se agradece ahora: sin las típicas pausas del cambio. Y es que le basta con una sola relación, y si lo estiras, alcanza unos nada desdeñables 130 km/h. Según los datos oficiales, es capaz de recorrer unos notables 160 kilómetros sin repostar, con las baterías llenas. En condiciones más realistas, nosotros hemos llegado a un poco más de 130 kilómetros, no que no está nada mal. Más si tenemos en cuenta que es un coche eléctrico para ciudad. Y no solo por su tamaño general, sino también por su increíble radio de giro de menos de siete metros, que le proporciona una agilidad inimitable en este entorno.

Quien quiera, puede configurar las recuperaciones con el botón Eco de tal manera, que el pedal del freno se vuelve casi prescindible. Esta sensación de "un solo pedal" que ya conocemos del BMW i3, es uno de los puntos fuertes de un coche eléctrico para muchos. Y el Smart, además, es muy divertido de conducir: aunque dista mucho de ser un deportivo, los cierto es que pasa por las curvas con sorprendente precisión, y el chasis ofrece un buen compromiso entre aplomo y confort.El salpicadero es ergonómico y está bien pensado. La visibilidad es muy generosa, como el número de huecos portaobjetos. El Smart es un modelo emparentado con el Renault Twingo, y comparte el navegador. Es un Tom Tom que, cuando ni está funcionando, muestra (en al pantalla) el estado de las baterías y el uso de la energía. 

Smart eléctrico

Cuenta con una batería de ion-litio que pesa 160 kilos y que produce 76 kWh (la anterior 60). Compuesta por tres módulos de 32 celdas cada uno, está garantizada por ocho años o 100.000 km. Está construida por Accumotive, una empresa alemana filial de Daimler y dedicada en exclusiva a construir este tipo de elementos.

Y la pregunta del millón: ¿en cuánto tiempo se puede cargar la batería? Pues en un enchufe normal, Smart da el dato de carga hasta el 80%, que es de seis horas. En otoño llegará uno rápido que tardará 45 m.

Respecto a su seguridad, no te preocupes: la célula Tridion, que se compone de cinco tipos de aluminio, se encargará de protegerte a ti y a la batería ubicada bajo el pasaje. Además, en cuando a seguridad y tras un accidente, el Smart desconecta automáticamente todos los sistemas de alto voltaje en menos de cinco segundos.

Smart forfour: más práctico

Cuenta con las mismas novedades que su hermano pequeño, pero la posibilidad de poder transportar dos pasajeros más en una longitud exterior superior en 80 cm, le hace mucho más versátil. Además, dinámicamente pisa mejor y no tiene tanto movimiento parásito, debido a su mayor peso (115 kg más) y, sobre todo, longitud entre ejes (62 cm mayor). El consumo de electricidad es algo superior, mientras que su autonomía es de 155 km, cinco menos que el fortwo.

smart cuatro puertas
A todo esto, un coche eléctrico moderno, evidentemente tiene que estar 'conectado'. El Smart lo hará a través de la app 'Smart Control', una aplicación con la que podrás monitorizar las principales funciones del coche, como la carga de la batería, su autonomía o la presión de los neumáticos. También podrás 'preacondicionar' su interior, encendiendo la calefacción o el aire acondicionado con anterioridad a que te subas a él.

El precio para el modelo de dos plazas partirá en Alemania de unos 22.000 euros, y en nuestro país solo será un poco más, aunque todavía no se ha dado a conocer. Ser sostenible ya no es un lujo.

¿Buscas un coche eléctrico y no puedes esperar? Encuentra el tuyo rápidamente en nuestro recomendador.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Alfredo Rueda

Alfredo Rueda

Periodista apasionado de todo lo que tenga motor: Coches, motos y ahora, también, cacharritos con alas...

Todo sobre Smart

Smart

Modelos de Smart más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches