Skip to main content

Prueba

Motor

Prueba Peugeot 508 SW BlueHDi 130 GT Line: una duda más que razonable

Prueba Peugeot 508 SW BlueHDi 130 GT Line
Nota

7

¿El modelo ideal para viajeros incansables?

Nadie ha dicho que sea fácil darle forma a un vehículo ideal para las flotas: no hay empresa que no desee para sus trabajadores un automóvil amplio, con soluciones de conectividad a la última y una mecánica diésel enérgica y ahorradora al mismo tiempo bajo su capó. Sí, el Peugeot 508 SW BlueHDi de 130 CV con su acabado GT Line de nuestra prueba parece un magnífico candidato sobre el papel y, aun montando una caja de cambios automática, parece conformarse con menos de cinco litros de consumo combinado (ciclo WLTP) según promete el fabricante. ¿Será el modelo francés el nuevo rey de las quinielas flotistas? 

No te pierdas: Comparativa del Mazda6 Wagon, Peugeot 508 SW y Volvo V60

Su indudable atractivo disipa las dudas sobre la capacidad de Peugeot para crear automóviles con personalidad, y su carrocería familiar alberga un amplio maletero de 530 litros (hasta 1.780 con los asientos traseros abatidos), cuya practicidad sólo se ve empañada por culpa de un escalón algo elevado en la boca de carga. 

Prueba Peugeot 508 SW BlueHDi 130 GT Line

¿Te gusta lo que ves? Es normal, pero todo tiene su contrapartida: la acusada caída del techo en su zaga condiciona la visibilidad trasera, haciendo de la cámara de visión posterior un añadido indispensable y, además, los pasajeros que viajen detrás también acusarán las consecuencias con unas cotas algo más angostas de lo deseable, en términos generales, poniéndole las cosas difíciles a dos adultos de talla algo superior a lo normal. 

Delante, en cambio, la cosa es bien distinta: la posición al volante es muy deportiva (consola central alta, instrumentación arriba, volante pequeño) y despierta sensaciones antes incluso de poner en marcha el motor. Los asientos ofrecen un confort destacable, que asegura muchos kilómetros de viaje sin incomodidades y la insonorización general es muy buena aun contando con puertas sin marco. 

Incluso la pequeña motorización de gasóleo con 130 CV que monta la unidad de pruebas que ves en estas páginas resulta discreta… Lo que no son tan discretas son sus prestaciones, ya que, a pesar de contar con sólo 1,5 litros de cilindrada, es capaz de firmar una velocidad punta superior a los 200 km/h. 

Vídeo: Todos los datos y especificaciones del Peugeot 508:

Un consumo no muy ajustado

Por desgracia, nuestras mediciones revelan una importante debilidad: el bloque HDi de 130 CV no sólo tarda dos segundos más de lo prometido en completar la aceleración de 0 a 100… sino que también ha tenido que conformarse con un consumo medio de 5,9 litros en nuestro recorrido de pruebas, lo cual lo sitúa un litro por encima de la cifra oficial. 

Exacto: aquí es cuando un especialista en flotas frunce el ceño. A pesar de poder presumir de un precio contenido, teniendo en cuenta todo el equipamiento que monta (según la tarifa oficial cuesta poco más de 36.000 euros), creemos que resulta más interesante la motorización diésel de 160 CV, que es más rápida, gracias a una mecánica con mayor cilindrada y par, apenas hay diferencia de consumo entre ambos y tiene un sobreprecio con respecto a su hermano pequeño más que razonable. 

Opinión

El pequeño diésel de 130 CV del Peugeot 508 SW es lo suficientemente rápido para los conductores que desean diseño a buen precio. No consume demasiado, pero tampoco se puede decir que sea un 'mechero'.

Conclusión

Lo mejor

Comportamiento, equipamiento, diseño y capacidad del maletero.

Lo peor

Consumo medio por encima del homologado y espacio plazas traseras.

Y además