Logo Autobild.es

He probado el Peugeot E-5008 en un viaje de Dinamarca a Suecia: ¿es un buen SUV eléctrico familiar?

Prueba del Peugeot E-5008

Sergio Ríos

Nos adentramos en un viaje entre Dinamarca y Suecia para probar el Peugeot E-5008. ¿Cómo es el nuevo SUV eléctrico de siete plazas de la firma francesa? Esto es lo que nos ha parecido.

Esta prueba del Peugeot E-5008 es peculiar, ya que se centrará en hacer un viaje por carretera entre dos países: Dinamarca y Suecia. Es así como Peugeot ha decidido presentar este nuevo SUV eléctrico, que pretende mantener la relevancia de este modelo entre los todocaminos y situarse como una opción adecuada para las familias.

Por supuesto, el Peugeot 5008 se ha concebido también con versiones microhíbridas e híbridas enchufables. No obstante, en esta última actualización ha cobrado más protagonismo la parte eléctrica, con tres versiones BEV disponibles. La primera es la que voy a conducir y la que me sirve como primer contacto con este modelo.

Diseño e interior del Peugeot E-5008

Es la primera vez que veo este SUV en persona, pero debo reconocer que no estoy sorprendido. No es porque tenga algo malo, sino porque es idéntico hasta el pilar B al E-3008 que probé hace unos meses. Ambos se basan en la plataforma STLA Medium y presentan atributos estéticos como los faros LED divididos con el diseño de las garras y el patrón degradado de la parrilla.

Junto a esto, otro detalle que llama la atención en el diseño del E-5008 son las llantas de 20” envueltas en neumáticos 235/50 R20 disponibles para este modelo y que se montan en la unidad azul en acabado GT que me acompaña. De nuevo, todo esto es familiar respecto del otro SUV de baterías de la marca, pero desde el lateral se aprecian diferencias importantes.

Una de ellas es su tamaño, ya que este es un modelo de 4,79 metros de largo. Asimismo, su silueta es más convencional y no hay una caída tipo ‘fastback’, sino un aspecto más anguloso que acaba en una zaga con pilotos LED unidos por una moldura y un gran portón con un spoiler añadido que da acceso a un maletero de 259 litros.

Prueba del Peugeot E-5008

Si te parece poca esta capacidad, debes saber que es porque el interior del Peugeot E-5008 cuenta con siete plazas divididas en tres filas de asientos. Si pliegas la más atrasada, tendrás 748 litros. ¿Y si también pliegas la segunda fila? Contarás con hasta 1.815 litros de capacidad.

Ahora bien, estas plazas también pueden ser muy útiles. En la tercera fila hay comodidades como posavasos y tomas de 12 voltios, así como un espacio razonable. Me sorprende caber con mi 1,90 m de altura, aunque mis piernas tocan con los asientos de la segunda fila. Por suerte, se pueden deslizar hacia delante para tener más espacio.

De hecho, puedes deslizar la segunda fila por secciones, de manera que puedes dar con varias configuraciones. En estos asientos, además, viajarás más cómodo, aunque ya no encontrarás tres asientos idénticos. Ahora hay una plaza central más estrecha, ya que no hay tantas familias numerosas que requieran de esa configuración.

Finalmente, sentado en el asiento del conductor veo cómo el habitáculo del E-5008 también es calcado al de su hermano menor, aunque no es algo malo. El salpicadero tiene un estilo inconfundible y futurista, con elementos como una pantalla panorámica de 21” que ofrece una mejor visión que el pasado i-Cockpit, si bien el volante sigue tapando levemente la zona inferior.

Dicho volante es, en la tendencia habitual de Peugeot, pequeño y achatado. Cuenta además con botones físicos, así como también hay mandos físicos en el túnel central. Eso sí, hay mandos táctiles en forma de accesos directos personalizables en la parte central del salpicadero, con los llamados i-Toggles.

Junto a esto, hay varios toques que me gustan del habitáculo. Por ejemplo, su diseño, así como el uso de materiales textiles en el salpicadero o del aluminio en unas molduras en las que se refleja la iluminación ambiental. ¿Otro punto positivo aquí dentro? La cantidad de huecos portaobjetos, que pueden ser de gran ayuda en el día a día.

Tres versiones y hasta 660 km de autonomía

La gama de versiones de este modelo cuenta con tres escalones, si bien no todos están disponibles en este momento. Todo comienza con la versión de 210 CV y 345 Nm de par, con una batería de 73 kWh, mientras que por encima se sitúa otra configuración de 230 CV, 345 Nm de par y una batería de 96 kWh. 

El modelo más prestacional rendirá 320 CV, tendrá dos motores, tracción total y la batería de 73 kWh. Por supuesto, el segundo escalón será el que ofrecerá más distancia con una carga, con unos 660 km de autonomía, pero hoy me acompaña la versión de 210 CV, con la que la autonomía del E-5008 se queda en unos razonables 502 kilómetros.

Al volante del Peugeot E-5008: de Dinamarca a Suecia

Prueba del Peugeot E-5008

Como te he mencionado al principio, para probar el Peugeot E-5008 vamos a realizar un viaje entre dos países. En concreto, partirá del aeropuerto de Copenhague (Dinamarca) y finalizará en la localidad costera de Ähus (Suecia). En total, serán más de tres horas de conducción, aunque buena parte del recorrido se llevará a cabo por autovías.

Sea como fuere, los primeros kilómetros son urbanos, hasta que pueda salir de la capital danesa. Así, me puedo acostumbrar a cuestiones como la postura de conducción, elevada y con el volante situado algo bajo. Es raro al principio, pero te acabas haciendo a ello.

En realidad, pronto te manejas bien, ya que el tamaño del volante y las cualidades de la dirección vienen de maravilla en entornos más revirados. Hacer giros cerrados o maniobras no requiere de un gran esfuerzo y, aunque este no sea un coche pequeño, se mueve con agilidad. 

Además de esto, hay elementos propios de cualquier coche eléctrico, como el silencio a bordo. Ahora bien, no todo es exactamente como te esperarías. Por ejemplo, no te encontrarás una aceleración brutal e inmediata, sino una más lineal y propia de un coche térmico. Si es algo positivo o no, depende de tus gustos, pero no podrás salir disparado en los semáforos.

Esto es algo que ya sucedía en el Peugeot E-3008 con la misma motorización, pero este es un coche más pesado (2.293 kg frente a 2.183 kg) y el efecto se acentúa más. No es que sea perezoso, pero quizás le vendría bien una aceleración más viva para situaciones como las incorporaciones a la autopista o algunos adelantamientos.

Prueba del Peugeot E-5008

En cualquier caso, como digo, no es un drama y las sensaciones son positivas en los primeros momentos al volante. Esto es algo que solo se acentúa cuando me encuentro en la autopista, donde se hace notar el mayor aplomo del E-5008 respecto de su hermano menor y la comodidad a bordo, sin que la suspensión peque de ser demasiado blanda.

Así, pronto llegamos al espectacular puente-túnel de Øresund, una creación de 7.845 m de largo que une Dinamarca y Suecia sobre el mar Báltico mediante carretera y vías de tren. Tras unos minutos, nos adentramos en Suecia, donde me encuentro algunos detalles esperados y otros que me pillan por sorpresa.

Sobre los primeros, algo llamativo y esperado es la gran cantidad de modelos de Volvo que pueblan las carreteras, haciendo que sea imposible no ver varios a cada minuto. Esto es lo que me evita pensar que estoy en Estados Unidos, teniendo en cuenta que me veo rodeado rápidamente de graneros, pick-ups y deportivos americanos y carreteras rectas infinitas.

Con estas vías, una casi nula elevación del terreno y unos límites de velocidad muy estrictos, reconozco que será difícil explorar el comportamiento dinámico de este SUV. Tendré mi oportunidad, sí, pero por ahora solo puedo comprobar cómo va en autopistas y autovías, donde cumple bien, aunque haya algún detalle mejorable.

Por ejemplo, a este ritmo el ruido de la rodadura de los neumáticos se adentra en el habitáculo a veces más de lo deseado. Además, algo que no me convence es la imposibilidad de ir a vela, teniendo siempre algo de retención. Hay tres niveles que manejas con las levas del volante y en ciudad puedes casi circular con un pedal, pero en carretera estás obligado a pisar el pedal derecho.

Prueba del Peugeot E-5008

En cualquier caso, una buena solución es activar el control de crucero, algo que hago hasta que llego a la zona de Vanstad. Aquí activo el modo Sport para explorar cómo se las agencia este SUV eléctrico en curvas y, en realidad, actúa mejor de lo esperado.

Lo primero que hay que tener claro es que los modos de conducción sí cambian cosas aquí. El Eco recorta claramente la potencia, mientras que el Sport ofrece una aceleración más viva (pero sigue siendo progresiva) y la dirección gana peso. Así, la conducción ofrece su punto entretenido, teniendo en cuenta las cualidades y el enfoque de este modelo.

En realidad, aquí compruebo ese aplomo que ha dejado entrever el coche durante el viaje y, aunque aspectos como su peso están presentes, me gusta cómo la dirección permite manejar curvas más reviradas con facilidad. En líneas generales, cumple mejor de lo esperado.

Prueba del Peugeot E-5008

Así, pronto volvemos a encontrar autovías y carreteras con menos curvas hasta el final de la ruta en Ähus, donde el día es soleado, pero el agua está a 10ºC en estos momentos. Aun así, son varios los vecinos que han decidido aprovechar del día de playa. Sin duda, están acostumbrados a temperaturas mucho más bajas.

De esta forma, finalizo 208 km de recorrido y el cuadro de instrumentos marca 233 km de autonomía tras haber salido con 502. Habiendo conducido por autopista, no está mal y el consumo ha oscilado entre los 14 kWh y los 16 kWh/100 km. El homologado se sitúa entre 17,7 y 18,3 kWh, pero la temperatura ha sido ideal, la velocidad media ha sido baja y apenas ha habido cambios de elevación.

En cualquier caso, el Peugeot E-5008 es un SUV eléctrico bastante razonable. Ofrece unas cualidades interesantes, así como mucha comodidad a bordo y practicidad. No obstante, quizás sus versiones de mayor autonomía o potencia puedan ayudarle a brillar más.

Precio y rivales del E-5008

En estos momentos, 47.660 euros es el precio del Peugeot E-5008 en el acabado Allure de acceso. Si quieres la versión GT, la factura asciende a 52.660 euros, pero ¿dónde están sus rivales? Por ejemplo, el Tesla Model Y de tracción trasera se ofrece por 42.990 euros con 455 km de autonomía. Además, el Mercedes EQB de 190 CV arranca en 58.502 euros y ofrece 533 km de autonomía.

Valoración

Nota7.5

El Peugeot E-5008 puede ser una opción interesante para quien busque un BEV para recorrer distancias mayores ocasionalmente. No es perfecto, pero su versatilidad, su personalidad y sus variantes disponibles pueden ser grandes atractivos.

Lo mejor

El diseño del interior, el espacio a bordo y la comodidad.

Lo peor

La entrega de potencia podría ser más inmediata y se agradecería poder conducir 'a vela'.

Etiquetas: SUV 7 plazas, Motor

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.