Prueba

Coches 4x4

El Mitsubishi Outlander PHEV, primer SUV híbrido enchufable

Vicente Cano

13/08/2014 - 11:32

El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV no solo es el primer SUV híbrido enchufable del mercado, sino también el único que ofrece tracción total permanente y que tiene capacidad para recargar sus baterías durante la marcha o moverse en modo 100% eléctrico hasta 50 km.

Desde la aparición en el mercado del Mitsubishi i-MiEV, en 2006, la marca japonesa se ha tomado su tiempo para lanzar su primer híbrido, aunque la espera ha merecido la pena porque el nuevo Mitsubishi Outlander PHEV, como sucedió con el urbano eléctrico, ofrece varias soluciones tecnológicas tan innovadoras que seguramente marquen una tendencia en el mercado europeo. El Mitsubishi Outlander plug-in no solo es un SUV híbrido enchufable, también es el primer vehículo de su categoría que dispone de tracción total permanente gracias a los dos motores eléctricos de 60 kW que actúan en los dos ejes y, además, ofrece la posibilidad de rodar con total normalidad hasta 50 km en modo exclusivamente eléctrico.

AUTOBILD.ES ha viajado a Barcelona con objeto de llevar a cabo la primera prueba del Outlander PHEV y lo primero que es necesario decir acerca de este modelo es que resulta el más confortable, lujoso y adecuado para la ciudad que cualquiera de los Outlander equipados con mecánica diésel. Incluso, cuando se le exige el máximo es capaz de alcanzar mejores cifras de aceleración que cualquiera de sus hermanos de gama a pesar de tener unos 300 kg más de peso.

La tecnología del Mitsubishi Outlander PHEV

Como decía arriba, el Mitsubishi Outlander híbrido enchufable dispone de tres motores, dos eléctricos y uno de combustión, que se coordinan con arreglo a tres modos básicos de conducción de manera automática, dado que este modelo no dispone de caja de cambios. El motor convencional es un propulsor de gasolina DOHC MIVEC, de 2.0 litros, que ofrece 121 CV de potencia con 190 Nm de par, pero que solamente envía su fuerza al eje delantero en una de las tres configuraciones de marcha posibles. También sobre las ruedas de delante actúa uno de los dos motores eléctricos, alojado bajo el capó a la izquierda y que rinde 60 kW/82 CV con 137 Nm de par. Este dispositivo está acoplado a un inversor que le permite recargar las baterías con el par sobrante del motor de combustión en determinados momentos.

En el eje posterior del Outlander plug-in hay un segundo motor eléctrico de 60 kW/82 con 195 Nm, que va justo debajo del maletero, pero solo le roba unos 14 litros de capacidad –se ha elevado la altura de media unos 19 mm en esta zona para alojarlo-. El paquete de baterías de iones de litio tiene 12 kWh de capacidad, se sitúa bajo el suelo del habitáculo y está compuesto por 80 celdas refrigeradas por aire. La pila ofrece en conjunto 300 V y solamente quita unos 45 mm de altura libre al suelo en el interior. El depósito de combustible tiene 45 litros -15 menos que en el Mitsubishi Outlander normal- y está situado bajo los asientos posteriores.

Además de la posibilidad de mantener o recargar las baterías durante la marcha gracias a dos botones que se sitúan en el túnel de transmisión, una operación que puede hacerse al 80% durante 30 minutos de viaje, el Mitsubishi Outlander PHEV ofrece dos modos de carga eléctrica gracias a dos enchufes situados en el lado opuesto a la boca de llenado del carburante. En un enchufe doméstico convencional, a 230 V y 10 amperios, esta operación se puede completar en 5 horas y puede gestionarse de manera remota gracias a una aplicación disponible para iPhone y teléfonos Android. Mitsubishi ofrecerá una instalación doméstica adicional, que requiere un cable de mayor grosor entre otras cosas, con la que la recarga a 16 A puede darse en solo 3 horas.

Además, Mitsubishi Outlander híbrido enchufable dispone también un enchufe con el estándar de carga ultrarrápida Chademo, a 300 V, que puede llenar el 80% de las pilas en solo 30 minutos. Salvo la gestión de la energía que contienen las baterías, dado que en Japón es posible devolver a la red doméstica parte de esta carga cuando es necesario, todas las demás operaciones del Outlander PHEV se realizan de manera automática gracias a un sofisticado software que controla todo su complejo sistema operativo bajo la premisa de obtener siempre la máxima eficiencia. Esto quiere decir que este Outlander no ofrece bajo ninguna condición toda la potencia conjunta de sus tres motores como si estuvieran conectados de manera continua, ya que su funcionamiento siempre es en paralelo.

Los modos de conducción del Mitsubishi Outlander PHEV

El Mitsubishi Outlander PHEV está plenamente orientado a aquellos países donde ya hay algunas ciudades en las que se encuentran restricciones para la circulación de vehículos a partir de una determinada cantidad de emisiones de CO2. Así, cuando las baterías están completamente cargadas, este Outlander Plug-in puede llegar a ofrecer una autonomía plenamente eléctrica, según el primero de sus modos de conducción (EV Mode), de unos 50 km. Esto de por sí no está mal, pero lo mejor es que este modo de conducción sin emisiones está disponible hasta que se superan los 120 km/h o la última ralla de la batería desaparece del panel de control situado en el salpicadero. Otro de los aspectos muy bien pensados de este modelo, ya que por debajo siempre queda un 30% de la carga salvaguardada para una situación de emergencia.

En el segundo modo de conducción del Outlander PHEV, este actúa como un híbrido en serie, ya que el motor de gasolina envía todo su par al generador, que se encarga de mantener las baterías en un régimen de carga óptimo y ésta, a su vez, de alimentar los dos motores eléctricos. Este modo es el más ahorrador hasta que se alcanzan los 120 km/h, dado que los motores eléctricos son menos eficientes a altas velocidades. Por último, este Outlander también puede funcionar como un híbrido en paralelo siempre que la batería tenga poca carga, en ese momento, el motor de combustión entrega toda su fuerza al eje delantero y también opera el motor eléctrico sobre el posterior, con una potencia conjunta de unos 149 kW (203 CV).

Cuando el motor de combustión del Mitsubishi Plug-in envía par al eje delantero, si este resulta excesivo, el sobrante se transfiere al conversor para recargar las baterías. El conductor no necesita hacer nada en ninguno de estos casos, pero en la pantalla que hay en el salpicadero se le informa convenientemente de todo lo que está sucediendo bajo el capó y los asientos. Tampoco se nota durante la marcha el salto entre los modos de conducción y como algunas partes han recibido un tratamiento de aislamiento acústico extra, solo notas que el motor de gasolina entra en acción si te encuentras en subiendo por una pendiente y pisas el pedal del gas.

¿Merece la pena el Mitsubishi Outlander PHEV?

A estas alturas ya sabes que el Outlander PHEV es un coche caro y sofisticado. Mitsubishi lo ha homologado con un consumo medio en ciclo europeo de 1,9 l/100 km, aunque durante mi primera prueba del Mitsubishi Outlander híbrido enchufable, de casi 150 km en los alrededores de Montserrat y Castelldefels (Barcelona), hice una media de 4,8 l/100 km habiendo salido con las baterías totalmente cargadas de la ciudad condal. Tampoco está nada mal teniendo en cuenta que se trata de un SUV de 1.810 kg de peso y que la carretera estaba llena de desniveles y curvas.

En marcha, el aplomo es considerable también beneficiado porque las baterías reducen unos centímetros su centro de gravedad. Otra de las cosas que están muy bien en este coche es que puedes regular la fuerza con la que actúa el freno motor para recargar las baterías hasta en cinco posiciones distintas, sin que la más alta llegue a ser tan exagerada por ejemplo como la del BMW i3, pero sí suficiente para intentar completar trayectos sin llegar siquiera a pisar el pedal del freno. Gracias a toda esta tecnología, desarrollada por entero entre el fabricante de automóviles japonés y Mitsubishi Heavy Industries el Mitsubishi PHEV puede ofrecer hasta 824 km de autonomía.

En países como Holanda, donde los impuestos anuales para un vehículo de estas características pueden fácilmente estar cercanos a los 5.000 euros al año, no cabe duda de que se va a convertir en un auténtico fenómeno, ya que allí estará exento de estas tasas. Mitsubishi ha realizado un encargo de 100 unidades para España, que según mi opinión es una cifra bastante razonable, dado lo deprimido que está nuestro mercado, aunque aquí su amortización será algo más intangible ya que para poder aprovechar todas sus características debes vivir a uno 20 km de tu trabajo si no tienes donde enchufarlo allí o a 40, si dispones de un sitio donde cargarlo en tu casa y en tu empresa. En esos casos, este Mitsubishi Outlander PHEV es un SUV lujosamente acabado, cómodo, dinámico, lógico y totalmente recomendable.

Prueba Mitsubishi Outlander PHEV (por Hugo Valverde)

La firma de los diamantes ha echado el resto para ofrecer un producto novedoso a un precio realmente atractivo. El Mitsubishi Outlander PHEV, que es el primer SUV híbrido enchufable que se fabrica en serie y el primer 4x4 de este tipo, tiene un precio base de 42.000 euros. A esa cantidad hay que restarle los 3.000 euros de descuento por la campaña de lanzamiento y, posiblemente, unos 4.000 del Plan Movele que piensa aprobar el Gobierno en estos días.

Una de las características más importantes del Outlander PHEV es que tiene tres modos de conducción: ‘EV puro’ (la conducción es eléctrica), ‘Híbrido serie’ (el motor de combustión se activa automáticamente y únicamente para accionar el generador) e ‘Híbrido paralelo’ (asume la función de potencia motriz primaria). Además, el conductor puede cargar la batería cuando el vehículo está encendido con tan solo pulsar un botón –el coche utiliza el par sobrante para ello-. Como curiosidad te puedo contar que este SUV híbrido tiene un botón denominado 'Save' con el que el conductor puede conservar la carga de la batería a su antojo.

Otra de las cualidades a destacar es que se puede cargar un con enchufe convencional, eso sí, tarda cuatro horas para una carga completa – 240 V – 15 A. Si eres realmente impaciente, una carga normal con enchufe rápido lleva unos 30 minutos para el 80% de la carga total.

La capacidad del maletero es otro punto que también juega su favor. A pesar de equipar un motor eléctrico en el eje posterior y una batería en el piso, el volumen máximo solo se ha visto reducido 14 litros, con lo que cubica 463. Eso sí, en esta versión es imposible optar por la disposición de siete plazas.

Prueba Mitsubishi Outlander PHEV

Después de darte tantos datos, seguro que quieres que te cuente qué me ha parecido este coche en marcha. Si te soy sincero, el Mitsubishi Outlander híbrido enchufable me ha sorprendido gratamente. Lo primero a destacar es, sin duda, su autonomía en modo eléctrico. Según el fabricante japonés, este SUV PHEV puede recorrer 52 km ‘tirando’ solo de los dos motores eléctricos que tiene, uno en cada eje. Durante la prueba, la batería ‘solo’ ha durado 42 km, aunque, gracias a la frenada regenerativa, que se activa cuando se levanta el pie del acelerador o cuando se frena y que puedes regular su intensidad a través de las levas del volante, he sumado algún que otro kilómetro más.

Lo segundo que me gustaría subrayar es lo bien insonorizado que está el habitáculo. Mitsubishi ha instalado en el Outlander PHEV lunas más gruesas y ha llevado a cabo un tratamiento específico para los bajos; buen trabajo.

Por último, pero no por ello menos importante, son las transiciones tan suaves que realiza al pasar de un modo a otro. Todo pasa desapercibido y algunas veces tienes que mirar el cuadro de instrumentos o la pantalla táctil de la consola para ver cuál de los motores está en funcionamiento.

El Mitsubishi Outlander PHEV es una buena opción de compra si quieres un coche amplio, con un consumo realmente bajo, en este caso gracias a su modo eléctrico, principalmente, y con un precio apropiado si te aprovechas de los descuentos existentes. Además, su equipamiento de serie es realmente completo: llantas de aleación de 18'', cuadro de instrumentos con display multi-información LCD de 4,2‘‘, siete airbags, sistema de tracción Super All Wheel Control (S-AWC), sistema de asistencia de arranque en cuesta (HSA), faros delanteros Xenón Super-HID de haz de luz ampliado, sistema de asistencia al aparcamiento posterior con cámara de visión trasera, sistema de apertura de puertas sin llave y encendido del motor mediante botón, portón del maletero eléctrico y Bluetooth, entre otros elementos.

Prueba Mitsubishi Outlander PHEV (por Enrique Trillo)

Si estás valorando la compra de un SUV, pero Mitsubishi es una marca que ni te habías planteado. Mucho menos barajas un híbrido como opción. Y si ya te digo enchufable me dirás que si estoy loco... Pero antes de que cierres, te recomiendo que leas atentamente esta prueba, porque este Outlander PHEV te va a hacer cambiar de opinión. Así de claro.

Está equipado con un motor gasolina de cuatro cilindros atmosférico con 121 CV, que cuenta con el apoyo de dos bloques eléctricos de 82 CV (uno en cada eje), que se encargan de proporcionar tracción a las cuatro ruedas. 

En condiciones normales las ruedas delanteras del Outlander PHEV son las encargadas de la tracción, a través del motor de gasolina o del eléctrico unido a este eje. Solo cuando se pulsa el botón Twin motor 4WD lock (o al demandar toda la potencia haciendo kick down en el acelerador) empieza a funcionar el eléctrico del eje posterior y con él las ruedas traseras se suman a la fiesta. 

Si dudas de su empuje, te aseguro que ya desde parado muestra un temperamento sensacional, porque con los tres propulsores trabajando a la vez se logra una potencia conjunta de 203 CV. Aunque lo importante aquí es el par, ya que a los 190 Nm del motor de combustión se suman los 137 del eléctrico delantero y los 195 del trasero. Eso sí, ten en cuenta que si pisas a fondo se vuelve más ruidoso de la cuenta. 

A este respecto hay que aclarar que en condiciones normales de uso es un coche que sorprende por todo lo contrario. Es todo calma y silencio. De hecho monta cristales de mayor grosor y un mejor aislamiento acústico que otros Outlander.

El consumo, crucial

Su comportamiento apuesta por el confort y en zonas de curvas le cuesta moverse un poco debido a sus 1.800 kilos de peso (unos 300 más que el resto de la gama). No obstante, lo ideal es tomárselo con calma para viajar cómodo y gastar lo justo. A ello invita su cambio automático de una sola relación.

El fabricante promete una autonomía completamente eléctrica de 50 kilómetros. Yo no he logrado alcanzar esa cifra, pero sí es cierto que no es complicado completar unos 40 kilómetros si ruedas por ciudad. Y sin necesidad de ser especialmente cuidadoso con tu forma de conducir. 

En el modo híbrido he logrado una gasto medio de 6,8 litros, es decir, que la media consumo cada 100 km en este test ha sido de 3,9 litros.

Lo que menos me ha gustado de este coche son los frenos, ya que en este test ha necesitado más de 40 metros para frenar desde 100 km/h. Aunque buena parte de la culpa la tienen los neumáticos Toyo R37 que este modelo monta de serie.

En nuestro comparador de seguros hemos calculado lo que costaría asegurar un Mitsubishi Outlander PHEV. Para calcular el precio, tomamos como referencia un hombre de 40 años, con 10 de antigüedad de carné y sin siniestros, que vive en Madrid, utiliza el coche a diario, aparca en un garaje colectivo y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, el seguro a todo riesgo más recomendable por su calidad-precio lo ofrece Genesis Auto, por 825 euros.
 
Este coste podría ser menor si optas  por una póliza a todo riesgo con franquicia. En este caso, la más barata sería la de Qualitas Auto. Cuesta 275 euros con franquicia de 290 euros.

Conclusión

Este Outlander PHEV es único porque se puede enchufar, pero si lo comparas con otros SUV híbridos (no enchufables), como el Audi Q5 o el Lexus RX 450h, también se queda solo. Porque ofrece un ambiente ‘premium’, mucha tecnología y equipamiento y resulta más barato que unos rivales que superan los 60.000 euros. Lógicamente, no es perfecto. No es tan lujoso, sus aptitudes todoterreno son limitadas y los frenos no han respondido demasiado bien. Y ten en cuenta que (con ayudas) te puede costar ¡32.500 euros!

Lecturas recomendadas

Todo sobre Mitsubishi

Mitsubishi Outlander Outlander

Buscador de coches