Logo Autobild.es

Hemos probado la Mercedes Marco Polo por las Highlands escocesas

Hemos probado la Mercedes Marco Polo

Redacción AUTO BILD

La Asociación Local de Turismo ha designado la ruta más hermosa a través de Escocia como North Coast 500. AUTO BILD estuvo allí con la Mercedes Marco Polo.

Son las nueve de la noche, y el fin del mundo no está lejos. O al menos lo que aquí consideran el fin del mundo. Porque más allá de John o' Groats, ningún británico puede conducir sin dejar su isla natal. 

Pero vale la pena el esfuerzo. Finalmente, la Asociación Local de Turismo de Escocia designó la ruta más hermosa a través del norte hace casi diez años como North Coast 500, y la ofrece como una alternativa marítima a la Ruta 66: 500 millas (algo más de 800 kilómetros) de diversidad, con una nueva perspectiva en cada curva y vistas que invitan a detenerse y arrodillarse: ¡Ceud Mìle Fàilte – bienvenido a Escocia!

En ruta con la Marco Polo 

Aunque la NC500, que traza un gran arco desde Inverness pasando por John o' Groats, Ullapool y Applecross de regreso a Inverness, ha ganado mucha popularidad, y en verano puede estar tan concurrida como el anillo de autopistas alrededor de Londres. 

Sin embargo, justo después de Pascua, el norte está bastante tranquilo. Las mejores condiciones para viajar en una camper. Para la visita al Highlander y Nessie, Mercedes nos prestó la nueva Marco Polo, que completa el facelift de la furgoneta de Stuttgart este verano. 

 

Después de actualizar la Mercedes Clase V y la EQV con un toque elegante y darle al Vito una nueva apariencia para uso comercial, ahora también actualizan la versión de ocio de su bestseller y lanzan una Marco Polo renovada a partir de algo más de 70.000 euros.

Marco Polo, con funciones similares a una ‘Smart Home’

Nos ayudamos con el nuevo sistema MBUX, que muestra más gráficos en el tablero digital independiente y es tan intuitivo que el control por voz entiende comandos como John o' Groats o Kinlochbervie. Solo las numerosas teclas sensibles al tacto en el nuevo volante requieren algo de adaptación. 

Mientras que el EQV tiene un menú específico para el coche eléctrico, la Marco Polo tiene una categoría específica para camping: como en un ‘Smart Home’, todas las funciones se pueden controlar electrónicamente, desde la potencia del refrigerador hasta la iluminación, el techo elevable y la calefacción estacionaria. 

Y como no se pasa todo el tiempo dentro del vehículo, no solo hay sillas y una mesa plegable en el maletero, sino también una app para smartphone que permite controlar todas las funciones desde la zona de picnic o la cama.

Hemos probado la Mercedes Marco Polo, cockpit

Pero para la cama bajo el techo aún hace demasiado frío en la tienda de verano ventilada. Ahora es el momento de acumular kilómetros. Marco Polo fue un curioso explorador, y no se llega a China durmiendo. Lo mismo se aplica para John o' Groats. 

Quien ve el mundo a través de los ojos de nuestro fotógrafo ve en Escocia paisajes y luces de una dramatismo, calma y belleza que ninguna otra región de Europa puede ofrecer. Y, sobre todo, de una diversidad inesperada. Muchas veces basta una curva o una cima para encontrarse en un mundo diferente.

A la humedad y el frío pronto se une una sensación de soledad. No es una sensación desagradable, sino liberadora. Cada vez más, usamos toda la carretera y no nos preocupamos por conducir por la derecha o la izquierda, ya que no hay nadie más ocupando el espacio. 

Hemos probado la Mercedes Marco Polo, cockpit, interior

Mientras que en unas semanas en este mismo tramos nos veríamos atrapados detrás de autocaravanas durante horas, nosotros no vemos ningún otro coche durante horas. Ya no es la ley, sino las circunstancias, las que definen el ritmo. Vimos a un policía por última vez en Inverness, y apostarse aquí con un radar es tan fructífero como cazar a Nessie: donde no hay nada, no se puede atrapar nada.

Modelo superior con 237 CV y tracción total

En estas carreteras estrechas, la Marco Polo parece sorprendentemente dinámica. Especialmente el modelo superior 300 d con 237 CV, que con 500 Nm y tracción total da sensación de seguridad en cualquier situación adversa, incluso si no hay una recta lo suficientemente larga para probar el sprint de 0 a 100 en 7,9 segundos, y aun cuando el límite de velocidad de 60 millas por hora es un desafío en estas carreteras. Pero el consumo está cerca del valor normativo de 7.8 litros, y la autonomía roza las cuatro cifras, lo cual es bueno porque las estaciones de servicio aquí son tan escasas como cualquier otro signo de civilización.

Además, el coche ofrece una comodidad comparable a la de un lujoso hotel: la luz ambiental brilla en rojo cálido desde las salidas de aire, la climatización, los cables calefactores en el volante y los asientos calientan hasta la piel, la suspensión neumática de serie te hace sentir como en una nube incluso en los caminos llenos de baches de Escocia, de los altavoces sale música melancólica como la de "Local Hero" de Mark Knopfler, y uno se siente como el rey Carlos o mejor aún como Connor MacLeod de "Highlander", conduciendo por el paisaje árido y sin árboles y viendo castillos y fortalezas en ruinas en los lagos con nombres impronunciables como nan Ealachan o Assynt. Como en Skyfall, solo faltan el fuego en la chimenea y una tetera para el día perfecto de lluvia.

Hemos probado la Mercedes Marco Polo, cockpit, interior, dinámica

Reforzados y satisfechos en el pub, comienza la noche unas horas más tarde, aunque no sin gimnasia nocturna. En la Marco Polo primero hay que mover y girar sillas, abatir el banco, y sacar el colchón del techo elevable. Para quienes no quieren trepar y necesitan más espacio, es mejor dormir abajo, aunque no haya una base bien amortiguada. 

Mientras las ventanas traseras se cierran con persianas en dos pasos, el parabrisas requiere mucha paciencia para colocar la gran tela detrás de las viseras y fijarla en los lados.

Al menos uno se acuesta completamente plano. Con el facelift, Mercedes ha introducido un sistema de nivelación que simplifica mucho la vida: con solo presionar un botón, la suspensión neumática de serie nivela el coche incluso en los terrenos más inclinados. Compensa diferencias de altura de hasta doce centímetros, garantizando que solo se acurruca quien realmente lo desea.Diez minutos después de aparcar, me meto en la cama: ¡Oidhche mhath! ¡Buenas noches, Escocia!

Hemos probado la Mercedes Marco Polo, cockpit, interior, dinámica, exterior

Factores para decidir la compra

Sí, hay que prescindir del baño en la Marco Polo. Pero la “van” de Mercedes tiene todo lo necesario para unas vacaciones en ruta, y hace honor a su nombre. Al igual que el explorador de antaño, con este coche uno casi no quiere detenerse, y mucho menos regresar a casa, sino disfrutar la vida en plena marcha. El único inconveniente es el precio. 

Aunque los hoteles en Inglaterra también han subido mucho, se necesita viajar bastante para que una Marco Polo resulte rentable. Pero eso no debería ser un obstáculo: estoy deseando volver a partir mañana. No en vano, poco antes de Inverness hay un cartel que dice en grande "Beannachd", es decir, “Hasta luego". ¡Tomo esa palabra con gusto!

Valoración

Nota8

Lo mejor

Comportamiento, acabados, sistema MBUX, funcionalidades como en una 'Smart Home', buena relación potencia/consumo, confort, dinamismo. 

Lo peor

El montaje de la cama es algo complejo. Precio de partida algo elevado. 

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.