Skip to main content

Prueba

Coche eléctrico

Prueba del Mercedes EQA 100% eléctrico: comportamiento sublime

Prueba Mercedes EQA
Nota

9

El Mercedes EQA es el primer SUV compacto 100% eléctrico de la marca. Ya lo hemos probado, y estas son nuestras primeras impresiones

Con el nuevo Mercedes EQA, la marca presenta su segundo SUV eléctrico después del más grande Mercedes EQC. El EQA compacto es la rama totalmente eléctrica del conocido GLA y comparte la plataforma técnica con su hermano de propulsión convencional. 

Además del EQA 250, Mercedes ya ha anunciado que habrá un modelo superior del con más de 200 kW (272 CV), versiones de tracción total con un tren de transmisión eléctrico adicional y una variante de autonomía optimizada con un alcance de más de 500 kilómetros. También está prevista una versión AMG. El rendimiento podría basarse en la contraparte de combustión GLA, por tanto, es posible que llegue hasta 310 kW (421 CV).

Dimensiones y diseño

Mercedes EQA lateral

Los diseñadores le han dado al EQA un rostro propio. Aquí no se necesita aire de refrigeración, por eso la parrilla está cerrada y forma una unidad de diseño con los faros. 

Una franja de luz se extiende entre los faros LED. También en la parte trasera, los diseñadores conectan las dos luces principales con una tira de luz continua. Por lo tanto, el EQA corresponde al aspecto eléctrico típico de un eléctrico de Mercedes y oculta con éxito que todo lo que se encuentra entre las secciones delantera y trasera corresponde al GLA. 

Por supuesto, esto también se aplica a las dimensiones: la distancia entre ejes (2,73 m) y la anchura (1,84 m) son idénticas a las del GLA, y solo hay diferencias marginales en longitud y altura, 4.463 mm y 1.834 mm, respectivamente. El maletero cubica 340 litros, menos que los más de 400 del GLA. Pequeños sacrificios por conducir un coche movido por baterías.  

El básico, autonomía de más de 400 kilómetros

Mercedes especifica la autonomía del EQA 250 en 426 kilómetros según el estándar WLTP. Una batería de iones de litio va incorporada en la parte inferior como dispositivo de almacenamiento de energía, que tiene una capacidad de 66,5 kWh y suministra a un motor eléctrico de 140 kW (190 CV) en el eje delantero. 

La gestión del calor de la batería debe garantizar que las paradas de carga sean lo más breves posible, incluso en días fríos. Cuando el EQA está conectado al cable (la toma de está por cierto en la parte trasera derecha), puede cargar hasta 11 kW de corriente alterna. 

Si hay corriente continua, es posible una potencia de carga de hasta 100 kW. Se supone que un certificado de batería garantiza su funcionamiento durante un período de ocho años o 160.000 kilómetros, e incluye una pérdida de capacidad.

El software ayuda a aumentar la autonomía

Para contrarrestar el llamado “miedo a la autonomía”, Mercedes lanza un nuevo software. Se supone que los componentes electrónicos ayudan a ahorrar electricidad y carga: el Eco-Assistant se recupera en función del reconocimiento de señales de tráfico y los datos de navegación. 

Zaga Mercedes EQA

Durante el viaje, el sistema también comprueba continuamente dónde tendría más sentido una parada de carga y tiene en cuenta el clima, la topografía y la situación del tráfico. 

El "Green Charging" de Mercedes asegura que la compensación por la cantidad de electricidad cargada a partir de energías renovables se inyecta en la red eléctrica, lo que pretende indirectamente hacer que la conducción sea más ecológica. 

Interior: espacio como en el GLA

El habitáculo no ofrece sorpresas. El EQA es inconfundiblemente un Mercedes compacto y todo me es familiar,  desde el volante hasta la pantalla panorámica y la unidad multimedia MBUX

Cockpit EQA

Solo las pantallas EQ para información y entretenimiento y los elementos de luz adicionales en el tablero frente al asiento del pasajero son específicos de EQA. En resumen: no hay experimentos. 

Y eso está bien, porque es casi inmejorable en usabilidad intuitiva, a pesar de toda la modernidad que lleva encima. 

¡En marcha!

Cuando se trata de rendimiento de conducción, el EQA favorece la autonomía. El EQA 250, que pesa más de dos toneladas (peso en vacío: 2040 kg), acelera de 0 a 100 en 8,9 segundos. La velocidad máxima está limitada a 160 km/h.

En los primeros kilómetros lo primero que sorprende es su nivel de silencio y de confort. Pesa 500 kilos más que el GLA, principalmente por la batería, pero tiene un buen tacto de conducción. 

Pilotos EQA

Y no solo eso: el EQA parece de un segmento superior porque va totalmente aplomado, no se tambalea y gira con precisión. ¡Echábamos de menos un coche eléctrico compacto tan refinado! 

En nuestra primera vuelta lo llevamos al límite para conocer personalmente cada uno de los 375 Nm de par. Consumo de prueba: 22 kWh. Mercedes dice 17,7. El consumo medio real debería estar en algún punto intermedio, lo cual no está nada mal. 

Conclusión

Un refinado SUV eléctrico en un formato compacto con un excelente sistema multimedia y suficiente espacio. Y cuando se trata de conducir, ¡establece nuevos estándares!

Conclusión

Lo mejor

Comportamiento impecable, tecnología, acabados, autonomía

Lo peor

Precio elevado, prestaciones buenas, pero no excelentes

Datos técnicos de

Mercedes EQA 2021 250
Ver otros acabados de Mercedes EQA
  • Precio

    49.900

  • Tipo de Motor

    Eléctrico

  • Cilindrada

    - cc

  • Par motor

    375 Nm / -

  • Potencia

    190 cv / -

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Delantera

  • Capacidad maletero

    340 L / 1.320 L

  • Aceleración 0-100

    8,9 s

  • Velocidad máxima

    160 km/h

  • Consumo oficial

    0 l/100km

  • Garantía

    2 años

  • Tipo de combustible

    -

Etiquetas:

SUV compacto SUV

Y además