Prueba

Mercedes Clase V: probamos la nueva Viano

Javier Leceta

El Mercedes Clase V llega para sustituir a la antigua Viano. Tecnología, versatilidad, seguridad y motores más eficientes son las señas de identidad del Mercedes Clase V. Estará disponible a partir de junio con dos acabados y tres motorizaciones diésel. Cuando se complete la gama ofrecerá dos batallas diferentes y hasta tres longitudes. Su precio, a partir de 39.913 euros.

Si algo distingue a los modelos de la marca de la estrella es la calidad de sus acabados. Y eso es precisamente lo que ha querido hacer con su Mercedes Clase V: ofrecer un monovolumen que destaque por su versatilidad interior sin renunciar a la estética, acabados de calidad, confort y equipamiento tecnológico.

Así es el Clase V que llega como la 'nueva Viano': un vehículo que transmite sensación de calidad desde que te subes a él. Disponible con tres motorizaciones diésel (V 200 CDI -136 CV-, V 220 CDI -163- y V 250 BlueTEC -190-), el monovolumen alemán ofrece espacio hasta para ocho pasajeros. Llega con dos líneas de equipamiento (Clase V y Clase V Avantgarde) y una vez que se complete la gama contará con dos batallas y tres longitudes (de 4.895 a 5.370 mm).

Inicialmente se comercializará una versión larga (5.140 mm de largo y una batalla de 3.200 mm) y en enero de 2015 llegarán otra compacta y extralarga. Su precio estará comprendido entre los 39.913 euros (pvp mixto) de la versión V 200 CDI Clase V carrocería compacta y los 58.20 (pvp mixto) de la V250 BlueTEC Avantgarde Extralarga. También habrá disponible la edición especial de lanzamiento Mercedes Clase V Edition1 (83.946 euros). El Mercedes Clase V estará disponible en los concesionarios a partir del próximo 21 de junio.

Prueba Mercedes Clase V

Durante la presentación del Mercedes Clase V he tenido la oportunidad de probar la motorización tope de gama, la V 250 BlueTEC de 190 CV en el acabado menos lujoso (Clase V). Esta mecánica desarrolla un par de 440 Nm, aunque en las fases de aceleración dispone de una potencia adicional de 10 kW y 40 Nm. Según las cifras oficiales, acelera de 0 a 100 en 9,1 segundos y registra un consumo  de 6,0 litros (un 28% menos que el anterior bloque de seis cilindros).

Una peculiaridad de esta versión es que equipa de serie el cambio 7G-Tronic Plus con levas en el volante (este cambio es opcional en los otros dos modelos). Esta transmisión incluye la función ‘Agility Select’, que permite seleccionar cuatro modos de conducción: económico, confortable, deportivo y manual.

Una vez al volante del Mercedes Clase V, el monovolumen ofrece un buen confort de marcha y aplomo incluso a velocidades elevadas (eso sí no hay que olvidar que se está conduciendo un vehículo de grandes dimensiones). Aunque la marca asegura haber reducido casi a la mitad su ruido interior, en ocasiones y circulando por autopista se agradecería un sonido algo menor (eso sí, nunca llega a ser molesto). En cuanto al rendimiento del motor V 250 BlueTEC, los 190 CV se agradecen debido al peso del vehículo (3.050 kilos), ya que empujan sin problemas en cualquier circunstancia. Eso sí, es mejor recurrir al modo de conducción deportivo para exprimir al máximo su potencia y realizar adelantamientos con mayor soltura.

En general el cambio 7G-Tronic Plus funciona sin problemas en cualquiera de sus modos, aunque como comentaba anteriormente es posible que abuses del modo ‘Sport’ si te gusta realizar una conducción ‘alegre’. En modo manual funciona bien, aunque en alguna ocasión se agradecería que fuera un pelín más rápido.

En cuanto al interior, sin duda el habitáculo es uno de los aspectos más destacados: espacio a raudales, materiales de calidad y múltiples configuraciones para seis (dos filas dobles de asientos en la parte trasera), siete (segunda fila con dos asientos y una tercera banqueta triple) y hasta ocho pasajeros (dos banquetas triples). Opcionalmente, puede montarse una mesa plegable entre los asientos individuales. E incluso, el que quiera pernoctar en el monovolumen, puede equipar la tercera fila de asientos con una litera de confort. A la hora de utilizar el Mercedes Clase V como vehículo de carga, la luneta trasera de apertura independiente y el segundo plano de carga facilitan el trabajo.

El Mercedes Clase V también ha prestado especial importancia al apartado de la seguridad: en total ofrece hasta 11 sistemas de asistencia a la conducción. Eso sí, únicamente dos son de serie: el asistente para viento, que compensa la acción del viento lateral frenando las ruedas (tampoco esperes milagros porque con viento fuerte –como durante la prueba- algunos ‘bandazos’ son inevitables) y el sistema de alerta por cansancio o distracción ‘Attention Assist’. Otros elementos disponibles son la cámara de 360 grados, el control de velocidad con regulación de distancia y prevención de colisión, el asistente para señales de tráfico con función de advertencia de conducción en dirección prohibida, el control de ángulo muerto (especialmente útil en un vehículo con esta longitud) y el detector de cambio de carril. Otra tecnología destacada en el Clase V es el nuevo tren de rodaje ‘Agility Control’ con adaptación selectiva del sistema de amortiguación a las características de la calzada.

Sin duda, el nuevo Mercedes Clase V es una opción a tener muy en cuenta si buscas un vehículo espacioso, versátil y con acabados superiores a la media de su segmento. Además, estéticamente, los diseñadores de la marca han hecho bien los deberes.

Redactor Jefe

Lecturas recomendadas