Skip to main content

Prueba

Prueba: Mercedes AMG GLC 63. ¿El último V8 de su categoría?

Prueba: Mercedes AMG GLC 63
Nota

8

¿Un SUV de tamaño medio con motor V8 y 510 CV? Sí, todavía es posible

Con la llegada del nuevo Mercedes AMG GLC 63, el SUV recibe, por primera vez, todo un motor V8 de cuatro litros. Hasta ahora, el AMG GLC 43 llevaba el V6 de tres litros y 367 CV. El nuevo modelo sube la apuesta hasta dos niveles de potencia a elegir: 476 o 510 CV. ¿Cómo se sienten eso más de 100 CV extra al volante? Te lo contamos. Prueba: Mercedes AMG GLC 63. ¿El último V8 de su categoría?

Para diferenciarse claramente del Mercedes Clase GLC normal, este coche lleva la conocida parrilla Panamericana de AMG, hasta ahora reservada a las versiones GT. Los pasos de rueda se han ensanchado, para poder alojar a sus enormes ruedas y frenos. Los umbrales son ahora más bajos, y en la zaga presiden dos escapes, cada uno en una esquina, así como un pequeño alerón en el techo. La primera impresión cuando me acomodo en el asiento es que este SUV comparte interior con el Mercedes C 63, lo que cual es una buena noticia: la ergonomía y el refinamiento están también aquí a unos niveles superlativos. Los acabados son impecables, allá donde toques o mires encontrarás superficies de plásticos mullidos y materiales nobles. La pantalla del centro queda exactamente en mi campo de visión.

VÍDEO: ¡Y así es la versión Coupé! ¿Con cuál te quedas?

El volante es deportivo y achatado por debajo, y está forrado en Alcántara y cuero. el cockpit está enfocado a la conducción, todo me queda a mano sin realizar el más mínimo esfuerzo. ¡Arrancamos! Esta es la variante Mercedes AMG GLC 63 S, ¿y eso qué significa? Que lleva bajo el capó el V8 biturbo, en este caso, con la máxima potencia: 510 CV y nada menos que 700 Nm, para mover las alrededor de dos toneladas de este SUV. De entrada, la sensación es que pesa media tonelada menos. Basta con mirar a los datos oficiales para hacerse una idea de lo que digo: esta mole acelera de 0 a 100 km/h en solo 3,8 segundos, y tiene la punta limitada a 250 km/h, aunque si no fuera así, y visto el ímpetu de su giro, fácilmente se acercaría a la marca de los 300.

Se disfruta en rectas

Prueba: Mercedes AMG GLC 63
Prueba: Mercedes AMG GLC 63

Tengo que decir que este coche no está concebido para devorar curvas. Tiende a irse un poco del eje delantero cuando entras fuerte en los giros, y aquí sí que se nota sobremanera su peso y su tamaño. Como buen Mercedes, filtra muy bien las irregularidades del suelo, incluso en modo Sport. Si subo a los programas Sport + y Race, noto claramente cómo la dirección se endurece y se vuelve más rápida de reacciones, de modo que en carreteras de montaña, sin llevarlo al límite, permite una conducción más deportiva aunque, como he dicho, el hábitat de este coche son las vías amplias y, donde más demuestra su brutal empuje es en las rectas. No solo por la sensación de que te fusionas con el respaldo, sino también por un sonido típicamente V8 que te deleita los oídos, y te pone la carne de gallina cada vez que pisas el acelerador, especialmente cada vez que sucede una inserción de marcha.

Conclusión

Sigue siendo un GLC en toda regla, lo que es una buena noticia, porque sigue siendo muy práctico para el día a día. Tiene un maletero que cubica 550 litros, que llegan a los 1.600 si abates los asientos. Pero claro, no es un GLC normal, porque lleva un V8 bajo el capó. Y eso lo convierte en un coche que casi no tiene competencia: BMW no tiene en este segmento un V8, y Audi tampoco. Y vista la tendencia de los tiempo, es posible que sea el último modelo de su categoría con una mecánica así. Eso lo convierte, ya casi desde su lanzamiento, en un clásico. Apuesto a que su valor de depreciación será mínimo, y en unos años será incluso posible hacer negocio con un modelo así en el mercado de segunda mano.

Conclusión

Lo mejor

Su motor V8, por sonido y respuesta. Acabados y diseño.

Lo peor

Subvira más de lo deseado en carreteras de curvas al circular rápido.

  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    3.982 cc

  • Par motor

    700 Nm /1.750 rpm

  • Potencia

    510 cv /5.500 rpm

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Integral

  • Capacidad maletero

    1.600 L

  • Aceleración 0-100

    3,8 s

  • Velocidad máxima

    280 km/h

  • Consumo oficial

    14,1/8,7/10,7 l/100km

  • Precio

    119.150

  • Garantía

    2 Años

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de Mercedes Clase GLC Todo sobre Mercedes GLC

Y además