Skip to main content

Prueba

Prueba Mercedes AMG C 43 AMG Coupé 2019: un valor en alza

Review
Nota

8

Con 390 CV bajo el capó

Ya hemos probado al Mercedes AMG C 43 Coupé 2019, sin duda uno de los modelos más deseados de la Clase C de Mercedes. Ahora llega con una potencia de 390 CV bajo el capó extraídos de su motor V6 y una tecnología nunca antes vista. 
Pero primero, deja que eche un vistazo a la evolución de la Clase C de Mercedes. La que es sin duda la serie de turismos más vendida por la marca de la estrella afronta su quinto año de producción con interesantes modificaciones. 

Apunta: el frontal es donde más cambios vas a encontrar, así como en la configuración de los faros y también las luces traseras. Todo ello, bajo mi punto de vista le otorga más elegancia, pero a la vez más empaque y dinamismo. Su mirada ahora es más afilada.
En el interior, también hay jugosas novedades. Entre ellas me quedo con la instrumentación digital (disponible como opción) y en los sistemas que sitúan al Mercedes Clase C al nivel del Mercedes Clase S. 

Review

Y aunque me vaya a poner a los mandos del Mercedes AMG C 43 Coupé  2019, no puedo dejar de hablarte de las otras novedades que trae la gama. Y es que el Mercedes C200, con su motor de 184 CV añade una red de 48 voltios con alternador arrancador accionado por correa. ¿Qué ventajas se obtiene? El sistema contribuyen a reducir una vez más el consumo, ya que al acelerar, la función EQ Boost puede apoyar al motor con 14 CV adicionales, eliminando el lag del turbo.

AMG C 43 Coupé: un motor sobresaliente

Otras de las ventajas son el modo de planeo con el motor apagado (hasta ahora se hacía con el motor al ralentí). El sistema de parada y arranque también mejora, ya que el motor arranca de nuevo con gran rapidez, con menos vibraciones y casi sin ruido.

Review

Pero ahora toca hablar de la prueba del Mercedes AMG C 43 Coupé 2019. El motor V6 biturbo es el gran protagonista. Se añaden 23 CV hasta llegar a los 390 y se obtiene 520 Nm de par motor gracias a la mano de los ingenieros de AMG. Las prestaciones son brillantes: acelera de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos, lo que es una cifra destacable. ¿La clave? La eficaz transmisión automática de 9 velocidades: se llama AMG SPEEDSHIFT TCT 9G y ha sido optimizada igualmente por el equipo de desarrollo de Mercedes-AMG para aumentar la velocidad de cambio gracias a un software específico.

Review

A todo este pack, debes añadir de serie la tracción integral 4Matic con una distribución del par que da prioridad al eje trasero: 31% delante y 69% detrás.

AMG C 43: una dinámica soberbia

Me pongo en marcha. Ya desde el ralentí el sonido que llega a mis oídos me gusta. Es metálico, potente... Pisotón al pie derecho y el AMG C 43 Coupé sale catapultado hacia delante con una aceleración que no es fulminante pero sí muy convincente. La información que llega al volante es suficiente como para saber donde están los límites y el nivel de gris que sientes es muy alto. Cómo se nota que cuando los de AMG se ponen las pilas hace coches realmente alucinantes. 
El motor entrega lo mejor de sí a partir de las 2.500 vueltas y sigue acelerando de forma progresiva hasta llegar al corte a eso de las 6.500 rpm. No son muchas, así que hay que estar atentos al display para que la electrónica no actúe y corte la diversión de golpe.

Review

La caja de cambios actúa más que correctamente. Sube con decisión y solo le pongo una tacha en las reducciones, donde le falta algo de chispa y rapidez. Quizá sea porque el listón está muy alto, pero echo en falta más obediencia por parte de la caja.
De lo que no tengo tacha es de los frenos. El AMG C 43 Coupé 2019 se detiene justo donde le dices e incluso después de un uso intensivo en una carretera de montaña es capaz de seguir tus órdenes sin flaquear. Las pinzas muerden bien y la progresión del pedal del freno es sobresaliente.

Review

Me detengo para darme un respiro y analizar el interior. Es la viva representación viva de lo que es elegancia y deportividad. Las plazas traseras son más estrechas y eso dará más de un quebradero de cabeza a los más altos (nunca mejor dicho). El acceso tampoco pone las cosas fáciles, aunque me he visto en peores plazas. Al fin y. Al cabo en un coupe lo que importan con las plazas delanteras y las sensaciones que el conductor recibe y de eso, este Mercedes AMG C 43 Coupé sabe bastante. 

Conclusión

Lo mejor

Motor, prestaciones, dinamismo del chasis, imagen deportiva

Lo peor

Visibilidad posterior, cambio al reducir algo lento

Lecturas recomendadas