Prueba

Jaguar XKR-S Convertible: una deliciosa locura

Luis Guisado

04/12/2012 - 10:38

Si das rienda suelta a los 550 CV del Jaguar XKR-S Convertible vas a tener que despreocuparte por completo, por ejemplo, de tu peinado. A cambio, sabe compensarte con unas sensaciones únicas a cielo descubierto. Merece la pena.

Que puedas disfrutar de los 550 CV del Jaguar XKR-S Convertible a cielo descubierto es algo que siempre habrá que agradecer a la marca inglesa. Si ya es un auténtico placer conducir cualquier coche descapotado, subirte a este es hacerlo con unas mariposillas en el estómago bastante curiosas. Y eso que acceder a su interior no es una maniobra del todo fácil, ya que vas sentado muy bajo y casi te tienes que dejar caer para que te recojan sus cómodos y deportivos asientos de piel con innumerables ajustes eléctricos. 

¿Es eso un problema? En absoluto. Una vez que te sitúas al volante, no hay muchos coches en los que te puedas encontrar más feliz. Sobre todo, cuando en 18 segundos escondes la capota y el solazo te da de lleno en la cara. Para los que no han podido coger ni un rayito de sol durante el verano, no deja de ser una buena (y cara) manera de broncearse y apurar los días buenos.

De todas formas, esos detalles se te van a olvidar de un plumazo en cuanto des vida al V8 sobrealimentado y abras las mismísimas puertas del infierno. El estruendo del XKR-S Convertible es tal que, de repente, tendrás a media calle con los ojos clavados en ti. Y es que ese traje blanco, tan deportivo como elegante, tampoco te ayuda a pasar desapercibido. Fíjate en todos los aditamentos estéticos con los que viene acompañado: las nuevas tomas de aire en el frontal, los faldones laterales, el prominente alerón trasero junto con el difusor o las llantas específicas de 20 pulgadas. Todo el conjunto hace que el Jaguar descapotable más potente y radical de la gama sea un monumento sobre ruedas. No hay peros que valgan.

Más sensaciones que la versión Coupé

Con respecto al Jaguar XKR-S Coupé, esta variante Convertible pesa 42 kilos más. ¿Se nota? Si te soy sincero, habrá algún purista que te diga que la versión cerrada siempre será más eficaz yendo a por un tiempo en circuito. Y le doy la razón, pero si te digo que el Coupé ya me resulta un coche con un sobrepeso considerable, 42 kilos más en la báscula con 550 CV bajo el capó no me parecen motivo de alarma. En otras palabras, que cuando hundes el pie derecho en el acelerador la espalda se te queda pegada al respaldo y la adrenalina te empieza a recorrer todo el cuerpo de igual forma que en el Coupé. 

La dirección del Jaguar XKR-S Convertible presenta el tarado perfecto entre firmeza y asistencia. No es todo lo informativa que me gustaría, pero es rápida y precisa. El volante tiene un aro grueso, ideal para que te agarres con fuerza ante los desmanes de una zaga que si vas sin los controles conectados te va a dar más de una sorpresita. No deberás ser el rey del drifting, pero sí que tendrás que tener buenas manos para controlar el deslizamiento de las ruedas traseras, que como aceleres más de la cuenta te devolverán una tremenda humareda de las ruedas. 

¿Eres de los que prefieren un paseo descapotado tranquilo? Pues en ese caso, elige otro convertible diésel de pocos caballos, porque este Jaguar XKR-S descapotable parece pedirte batalla y que conduzcas siempre en modo 'Dynamic' (mejora la respuesta del acelerador, el cambio y la suspensión). De todas formas, no nos volvamos locos. Este Jaguar es un Gran Turismo, no un deportivo de carreras. Y de eso te das cuenta cuando sientes las inercias en la entrada de las curvas y notas cómo los neumáticos pierden la batalla haciendo deslizar el morro. Aunque si lo que tienes por delante es una enorme recta y vas en una zona sin límites (de esas de las que disfrutan en Alemania), no te cortes... ¡gas, gas, gas!

Lecturas recomendadas

Todo sobre Jaguar

Jaguar XK XKR Convertible

Acabados de Jaguar XKR Convertible 2006 más populares:

Ver todos los acabados
Todo sobre Jaguar XK

Buscador de coches