Prueba

Dacia Logan 2013: la segunda generación a prueba

Enrique Trillo

29/05/2013 - 10:21

El Dacia Logan 2013 es más bonito, aunque ya no tan barato. Ofrece mucho espacio y soluciones sencillas, pero teniendo en cuenta que sigue escatimando en calidad, ¿merece la pena el nuevo Dacia Logan?

El Dacia Logan 2013 sorprende por el paso al frente que ha dado en lo relativo al diseño. Ahora tiene aspecto de coche actual, algo de lo que su antecesor no podía presumir. Primera prueba superada.

Una vez ante el nuevo Dacia Logan, abro el maletero y me alegra comprobar que la capacidad de carga sigue siendo uno de sus puntos fuertes. Cubica nada menos que 510 litros. Eso es casi el doble de lo que ofrece la media de este segmento. Sin duda, este segundo punto lo aprueba con buenísima nota.

Ahora bien, cuando empiezo a valorar en profundidad el Logan 2013 descubro detalles poco cuidados que ensombrecen esa primera impresión tan positiva. Me refiero, por ejemplo, a los muelles de apertura del maletero (no están mal y cumplen su función, pero si estuvieran ocultos sería mejor), a la falta de guarnecidos o a la chapa del fondo de la zona de carga, que además de darle un aspecto descuidado dificulta el aprovechamiento del espacio al abatir los asientos.

Habitabilidad del Dacia Logan 2013

Es momento de pasar al interior para comprobar qué hueco ofrece a los ocupantes de la segunda fila. Y debo reconocer que cuenta con una habitabilidad ejemplar, ya que ofrece centímetros de sobra para las piernas y la cabeza. Además, dispone de unos cómodos asientos que son de agradecer para viajes largos. El tapizado, eso sí, es bastante básico.

Esa sencillez es común en todo el interior, donde encuentro plásticos duros y de tacto rugoso por todos lados. Además, la instrumentación es la más simple que existe: ruletas y palancas como en los utilitarios de Renault de hace una década.

Lo que no me parece tan justificable son los acabados: la guantera no encaja bien, la columna de la dirección deja un hueco para una regulación del volante que no existe ni como opción (ni en altura ni en profundidad) y los elevalunas manuales de las ventanillas traseras tienen unos rebordes no muy bien rematados.

Dinamismo de la segunda generación del Dacia Logan

Falta por saber cómo se comporta el Dacia Logan 2013 sobre el asfalto, pero lo he dejado para el final porque el dinamismo no es precisamente su cualidad más destacada. Básicamente apuesta por el confort y prefiere llevarte de manera cómoda de un sitio a otro sin que le exijas más. La configuración de la dirección y el cambio siguen ese mismo esquema. Además, el motor 1.5 dCi de 90 CV que he conducido en esta prueba tampoco se siente a gusto cuando le aprietas demasiado. Antes que regalarte un empuje sensacional, prefiere alegrarte la vida cuando llegas a la gasolinera y compruebas que gasta lo justo.

Cuando llegó al mercado en 2005, el Dacia Logan estaba disponible desde 7.800 euros (incluso algo menos con descuentos promocionales) y la versión diésel de 90 CV costaba 9.500 euros. Ahora el precio ha crecido bastante y eso hace pensar en una clara mejoría. El diseño ha ganado muchos enteros y se mantienen sus virtudes de siempre: gran habitabilidad y maletero enorme. Pero no puedo pasar por alto detalles que me parecen muy mejorables (falta de guarnecidos y ajustes). Pese a todo, como sigue siendo el más barato de su género debo valorarlo positivamente.

Abajo puedes ver el vídeo del ‘cras test’ del Dacia Logan y en el siguiente enlace, la ficha Euro NCAP del Dacia Logan.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Enrique Trillo

Enrique Trillo

Dame un coche, un circuito, barra libre y no necesito nada más en la vida.

Todo sobre Dacia

Dacia Logan Logan

Acabados de Dacia Logan 2012 más populares:

Ver todos los acabados
Todo sobre Dacia Logan

Buscador de coches