Prueba

Prueba BMW X2, el SUV más de deseado del momento

Precio BMW X2
Kike Ruiz

Su imagen, siempre con el paquete M Sport X, sorprende

Después de mucho tiempo esperando el momento, por fin puedo hablar de la prueba del BMW X2. En el mundo de los SUV parece estar todo inventado, pero aún así, hay muchas marcas que siguen queriendo exprimir un segmento que parece no tener fin. El X2 2018 que tengo delante es la prueba de ello.

La pregunta es, ¿hacía falta? ¿Era necesario en la gama BMW teniendo ya un BMW X1 como acceso a la familia X? Los de Múnich no dudan en su respuesta: SÍ.

Y no se quedan ahí, porque a finales de año llegará el padre de todos los X: el BMW X7. Pero me centro en el recién llegado: apunta 4,36 metros de largo, 1,82 de ancho y 1,53 de alto. Sus líneas le hacen parecer un tipo musculoso y dinámico, y es justamente lo que anuncian a bombo y platillo los responsables de su desarrollo. 

Todos los detalles del BMW X2 2018 en VÍDEO

Hablo con el responsable de producto, Markus Haberer, para que me explique cómo lo han conseguido. "Las suspensiones son las mismas que las de un X1 a nivel de estructura, pero el setting es más firme y duro", me cuenta. Incluso han variado la caída ligeramente para hacerlo más ágil y aplomado en el paso por curva. Decido que es hora de pasar a la acción y comprobarlo.

No te pierdas: Cinco virtudes y un defecto del BMW X2

De las dos versiones que existirán cuando se ponga a la venta en el mes de marzo, elijo de la gasóleo BMW X2 20d (la otra de gasolina se trata de un BMW X2 20i de 192 CV) con 190 CV y 400 Nm de par, cambio de 8 relaciones y tracción integral. Me cuelo al interior y aunque todo me recuerda a BMW por la disposición de sus mandos, hay algo que ha cambiado: las líneas son más sugerentes, no tan sobrias ni tan serias como en sus hermanos de gama.

Me fijo un poco más: Head-Up Display, sistema de información y entretenimiento BMW ConnectedDrive, sistema iDrive para controlar la pantalla de 8,8 pulgadas, control por voz...

Así es el interior del BMW X2

Como cabía esperar, el interior del BMW X2 se inspira en el de sus hermanos. Encontramos una posición de conducción más deportiva que la del X1 con una consola central orientada al conductor y una calidad de materiales destacada. Tal y como ocurre en muchos de sus hermanos, tenemos disponible los modos de conducción Comfort, Eco Pro y Sport que podrán accionarse desde el túnel de transmisión. Además, si hemos escogido un BMW X2 xDrive, tendremos un botón para controlar los descensos.

Virtudes y defecto BMW X2

 

¿Maletero? Buen dato

El BMW X2 es más compacto que el del BMW X1, algo que se ve reflejado en datos cuando hablamos de maletero. Mientras que un BMW X1 pasa de los 500 litros de cubicaje, el BMW X2 se queda en 470 litros. Eso sí, sus principales enemigos, como el Volkswagen T-Roc o el Audi Q2, se quedan en una cantidad más justa, con 445 litros y 405 litros respectivamente.

¿Cómo es al volante? 

Arranco y me dejo llevar por la precisión de un chasis bien afinado. La carretera acompaña: buen asfalto, poco tráfico... En el modo Sport se entrega con obediencia a las órdenes del pie derecho. El cambio es rápido y no falla, la dirección suficientemente informativa y los frenos tienen un tacto sin tacha. El Control dinámico de la suspensión (reduce la altura en 10 mm), o la suspensión deportiva M con barras estabilizadoras especiales son la guinda a un producto redondo. Sus rivales deben temerlo. Razones no faltan... 

Los precios del BMW X2

No son ningún secreto, ya que eran conocidos. Aquí los tienes:

BMW X2 sDrive20i 192 CV Automático: 40.650 euros
BMW X2 xDrive20d 190 CV Automático: 42.700 euros

Imagen de perfil de Kike Ruiz

Redactor de AUTO BILD

Lecturas recomendadas